Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Autocaravanismo | Un fenómeno en auge

Autocaravanas, una forma de vida sin regulación

Miles de tinerfeños disfrutan «con la casa a cuestas» de algo más que una simple afición

Un grupo de autocaravanas estacionadas.

«Más que de una simple afición, se trata de una forma de vida». Así resume el autocaravanismo Juan Martín Beltrán, presidente de la Asociación Ecologista de Autocaravanas Club Costa Adeje (ACAT). Una manera de pasar el ocio con amigos o familia al aire libre, con seguridad y la casa a cuestas. Fenómeno en auge que cada vez tiene más adeptos en Tenerife, donde miles de personas aprovechan el fin de semana o los días festivos para recorrer las carreteras. La ausencia de regulación, la falta de espacios específicos o un cierto estigma social son aspectos que afronta Beltrán durante el dialogo.

Autocaravanas, una forma de vida sin regulación

Aclara que ACAT «vela por los intereses de los usuarios de autocaravanas y campers homologados». Añade que «no somos un club de campistas, aunque respetamos todas las opciones». Considera que «cabemos todos: autocaravanistas, campers, caravanistas y campistas. Que cada cual defienda sus intereses con el mismo fin común. Tenemos derechos y obligaciones, pedimos el mismo trato y que se cumpla la ley».

Autocaravanas, una forma de vida sin regulación

Uno de los problemas del colectivo son las sanciones relacionadas con la normativa de Tráfico, que suelen imponer los ayuntamientos con base en las competencias delegadas en Seguridad Vial y Movilidad. Martín valora: «Han hecho bandos con la idea de que no habría un frente común en defensa de nuestros intereses y tenían razón, hasta ahora. Pero lo que han logrado es despertarnos del letargo y que empecemos a defender nuestros derechos».

También hay quejas de vecinos, a los que no les gustan las autocaravanas «porque les quitan el sitio a sus coches», apunta. Desde el ámbito municipal «merman nuestro derecho constitucional de aparcar libremente en la vía pública como cualquier otro vehículo». Apostilla que «no hay base legal para desplazarnos solo a nosotros». En resumen, «un panorama confuso porque las administraciones no buscan la solución, sino optan solo por prohibir».

En alza.

Cada vez hay más aficionados al autocaravanismo. Lo fundamenta: «Es una forma de vida como dueño de tu propio destino y de cómo quieres vivirlo. Y solidarios, tanto con otros conductores como con los vecinos de donde estacionamos». No olvida, «la tranquilidad y seguridad de viajar en tu burbuja-vivienda, sin mezclarte, si no quieres».

Áreas específicas.

ACAT valora «la promesa de hace mucho tiempo del Cabildo sobre áreas recreativas que incluyan espacios para nuestros vehículos, pero no se acaba de hacer realidad». Piden que «cuenten con nosotros, que tenemos la experiencia de haber visto, estado y utilizado este tipo de infraestructuras en toda Europa y podemos ser de gran ayuda; lo haríamos encantados y gratis». Destaca que «no buscamos puntos de estacionamiento y pernocta, porque para ello ya tenemos la vía pública, pero sí demandamos lugares que cuenten con un punto ecológico para vaciado, llenado y contenedor para la basura. Así, donde sea, y cuantos más, mejor».

Normativa.

Juan Martín reflexiona: «No buscamos más que un único objetivo: libertad de viajar, estacionar, pernoctar o acampar. Así lo recogen tanto la Ley de Seguridad Vial como la Constitución». También reclama «infraestructuras para nuestros vehículos, que deberían estar reguladas y ofertadas desde el momento en el que son homologados por el Ministerio del Interior, pasan la ITV y se paga seguro, rodaje etc., como cualquiera. Por lo tanto, los mismos derechos». Pide que se cumpla la Instrucción 08/V-74, específica para Autocaravanas y Campers, del Reglamento General de Circulación. Plantea que «la exclusión de determinados usuarios debe ser necesariamente motivada y fundamentada en razones objetivas, pero no por su criterio de construcción o utilización ni por razones subjetivas».

Estigma y solidaridad.

Martín valora: «Si la sociedad nota el rechazo y la animadversión hacia las autocaravanas, sobre todo de algunos políticos, llega un momento en el que cree que es verdad». Deja claro que «aunque hay quien acampa en la vía pública, el sambenito ya lo tienen colgado las autocaravanas; si lo ven, denuncien, pero no nos demonicen ni nos hagan pagar a justos por pecadores». Invita a visitar cualquier página web y ver cómo es una autocaravana, vehículos autónomos «con lo necesario para no ensuciar lugares que solemos dejar más limpios que como los encontramos». Considera que tienen un estigma encima y la respuesta está en «querer saber cómo vivimos esta experiencia y ser objetivos». Cree «incuestionable» que el autocaravanismo «genera riqueza y crea economía». También solidaridad, como la recaudación de material para La Palma, la donación a la Cruz Roja de la Isla Bonita y la exención de la cuota 2022 a los 17 socios palmeros del colectivo.

El ejemplo de San Miguel.

El presidente de ACAT valora «muy positivamente» la normativa especifica para autocaravanas y campers homologados aprobada el 25 de noviembre del año pasado por unanimidad en el Ayuntamiento de San Miguel de Abona. «Un paso», resume. Tiene claro, además, que «el autocaravanismo sigue en auge por la seguridad y el confort que da el vehículo, las sensaciones y los lugares que visitas con tu casa sobre ruedas». Recuerda «el aislamiento en tiempo de pandemia y confinamiento en 2020, cuando varios ayuntamientos habilitaron espacios para nuestros vehículos. Pasó la ola y de vuelta a la casilla de salida». Concluye con un mensaje a los compañeros de aventura caravanística para invitarlos a visitar Tenerife: «Que disfruten del inigualable paisaje, la gastronomía, la cultura, playas, montes, senderos... Y de la gente. Que pregunten si no saben, que respeten el entorno y que se lleven buenas vibraciones. Seguro que vuelven».

Compartir el artículo

stats