Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Coalición Canaria propone el libre acceso de los animales de compañía al transporte público

Los nacionalistas defienden la eliminación de las actuales restricciones tanto en las guaguas como en el tranvía

Una persona con sus perros en una guagua El Día

El consejero de CC-PNC en el Cabildo Antolín Bueno planteará a través de una moción en la Comisión Plenaria Permanente de Sostenibilidad, Carreteras, Innovación y Cultura “el libre acceso de los animales de compañía al transporte público”. Tanto a las guaguas de Titsa como a los tranvías de Metrotenerife. En su detallada argumentación, Bueno recuerda que “el pasado día 5 de enero entró en vigor La Ley 17/2021 que considera a los animales seres sintientes”. Señala que “modifica el Código Civil para adaptarlo a la verdadera naturaleza de los animales y a las relaciones de convivencia que se establecen entre ellos y los seres humanos”. Valora que “esto supone una variación en la regulación de estos seres para encajarla en la cada vez mayor sensibilidad social”. El consejero nacionalista considera que “sigue siendo necesario avanzar en las relaciones cotidianas entre las personas y sus animales”. Entre ellas destaca la movilidad de las personas en transporte público en compañía de sus animales.

En Europa

Bueno resume que “a diferencia de muchas ciudades europeas, la mayor parte de los transportes públicos españoles ponen muchas trabas a los canes viajeros”. Sobre todo a los perros que pesen más de diez kilos”. Al contrario, Europa se mueve a favor del viaje del perro en transporte público. Por ejemplo, “en Alemania, el perro es uno más y puede acceder a cualquier medio de transporte”. Y, prosigue, “en el Reino Unido es habitual viajar con perros en las guaguas, agarrados con correa”. Por úlimo, Estocolmo “es un pequeño paraíso para los urbanitas con mascota que permite a perros y gatos desplazarse en sus guaguas sin pagar billete”. Bueno toma como suya la frase de un usuario de la guagua: "No comprendo por qué un perro educado no puede viajar en transporte público". Los propios pasajeros hacen propuestas como restringir los horarios de los desplazamientos del can en el transporte público a determinadas franjas, con menor afluencia de público, podría ser una solución para que el animal viajara tranquilo y sin molestar.

También en España

Afortunadamente, continúa Bueno, “ya hay ciudades en España que aceptan animales de compañía en el transporte público”. Y Lo hacen “sin necesidad de transportín, una medida necesaria para facilitar la movilidad sostenible y el día a día, lo que contribuye a evitar el abandono”. Cartagena, Donostia, Fuengirola, Irún, Ourense, Palma de Mallorca y Sant Cugat del Vallès son las primeras ciudades que han dado el paso, aunque cada una aplica una política diferente, más o menos restrictiva. Además, Alcoi y Mérida modificaron la ordenanza municipal hace años para permitir perros de compañía en el transporte público, pero en la práctica aún no se aplica esta medida. A estas dos se ha sumado Jaén en julio de 2021, pero un mes después, aún no se había aplicado. El conjunto de normas de acceso de perros al transporte público que se aplican en esas ciudades abarcan desde llevar la documentación sanitaria al día a que el animal esté limpio y atado con una correa corta. Algunas ciudades exigen un seguro de responsabilidad civil al usuario. El cuidador del animal es el responsable de cualquier incidente o daño que se produzca en el vehículo. El perro debe llevar bozal (salvo en Donostia donde solo se aceptan perros pequeños en brazos. Algunos lugares limitan el tamaño máximo del perro o no permiten que suban perras en celo ni perros potencialmente peligrosos (PPP). En algunas ciudades se prohíbe que suban animales en horas punta o en los servicios nocturnos y se limita el número de perros por vehículo . Por subir con el perro se paga un billete adicional de 0,30 euros en Palma (excepto los que vayan en transportín) y de 0,57 en Fuengirola. En el resto no se paga nada. Ourense prepara un carné perruno que deberá solicitarse al Ayuntamiento para poder llevar al perro en la guagua. En localidades como Irún se estipula la manera de resolver los conflictos que puedan surgir. En este sentido, su reglamento establece que en el momento en el que algún viajero se sienta molestado (reacciones alérgicas, olores o ruidos) por las condiciones de un animal y hubiera embarcado antes que el cuidador este tendrá que trasladarlo a otra zona del vehículo. En Donostia se entiende que, por lo general, la persona que acceda primero a la guagua tiene prioridad. En caso de discrepancias prevalece el criterio del conductor.

Y en Tenerife

Situación en el transporte público en Tenerife.El acceso de los animales de compañía al transporte público en Tenerife tiene que avanzar en paralelo las demandas de la sociedad actual en consonancia con lo que ya es realidad en muchas ciudades europeas. Este es otro eje clave en la moción de CC. Lo explica el proponente: “Se trata de que una persona en cualquier ciudad o pueblo de la Isla salga a pasear con su perro y que pueda parar a tomar algo en una terraza, entrar en un establecimiento o gestionar el DNI en un edificio público donde los animales sean bienvenidos”. Ya por la tarde, “cansados”, relata Bueno “sería deseable, que nosotros y nuestro perro, de 24 kilos, pudiésemos regresar a casa en el tranvía, la guagua o un taxi, sin discriminación por el peso o la raza del animal. Bueno enumera los avances de los últimos años. Así, desde de octubre de 2015, Titsa ya permite el acceso de animales de compañía al interior de las guaguas en su transportín, rígido o no, sin superar las medidas de 60x35x35 ni los diez kilos de peso. Los perros guía debidamente documentados también pueden acceder al servicio de transporte público. Desde de mayo de 2016, el Tranvía de Tenerife permite viajar con perros guía y aquellos animales domésticos y no peligrosos que se transporten en receptáculos de dimensiones reducidas y convenientemente preparados para que no ensucien ni incomoden a los demás usuarios.

TaxiCan

En octubre de 2018, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife presentó la iniciativa denominada ‘TaxiCan’, que permite a los profesionales del sector extender de manera libre y voluntaria sus servicios a los animales domésticos de sus clientes. En su afán por reforzar la condición de ciudad amiga de los animales, el Consistorio aprobó esta medida el pasado marzo, para ser el primer municipio de Canarias que brinda esta posibilidad.. La medida no discrimina, por ejemplo, entre la raza y el tamaño de los perros que viajarán en los taxis, aunque sí especifica una serie de normas de obligado cumplimiento. Antolín Bueno subraya: “Dentro del objetivo de lograr convertir a Tenerife en una Isla amiga de los animales, se hace necesario avanzar en aquellas medidas que permitan a las mascotas y a sus propietarios tener una movilidad sostenible, por lo que se deben adecuar y actualizar las normas que regulen el acceso de los animales a los medios de transporte público”. El consejero añade otra idea: “Que sirvan para incentivar el uso por parte de la ciudadanía del transporte público frente al privado, y ayude a combatir los graves problemas de movilidad y saturación en nuestras carreteras.

La moción solicita en primer lugar “apoyar y promover las iniciativas públicas y privadas orientadas a eliminar las restricciones actuales que impiden la libre y sostenible movilidad de los animales de compañía y sus propietarios”.. Asimismo solicita a las empresas públicas Titsa y Metrotenerife “la adecuación de la normativa y la adaptación de las guaguas y tranvías que permita el acceso libre de los animales de compañía, sin discriminar por raza y tamaño”. Por último, trasladar este acuerdo y colaborar con los Ayuntamientos de la Isla que así lo requieran, “para conseguir implantar en los ámbitos y competencias municipales, las normas y medidas que permitan el libre acceso de los animales de compañía a los medios de transporte público de sus competencias”.

Compartir el artículo

stats