Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ten-Bel pagará la deuda por la luz y la repercutirá en las comunidades

La propiedad espera que la negociación con Endesa concluya en breve, mientras trata con Industria individualizar los contadores

Uno de los grupos generadores colocados en Ten-Bel

Ten Bel Turismo SL pagará la deuda que tiene contraído el complejo por el suministro de energía eléctrica y la repercutirá en las comunidades que conforman esta urbanización. El administrador de la sociedad, Ángel Cristóbal, también anunció que otro objetivo es individualizar la titularidad de los contadores por comunidades a fin de evitar que se reproduzca el problema actual de corte del suministro por impago, medida que afecta, asimismo, a quienes están al corriente en el abono del consumo de luz.

«Para nosotros es prioritario restablecer el servicio, por lo que estamos en negociación directa con Endesa», explica quien también asegura que el impago se genera «porque hay una mayoría de comunidades que mantienen una deuda que ha generado esta situación», si bien aclara que hay otras que son cumplidoras.

El 29 de diciembre pasado, Endesa cortó la luz a todo Ten-Bel porque la empresa titular del contrato no paga el consumo desde hace meses. Diez horas después, ya en el 30 de diciembre, los afectados, unas 1.500 familias (más de 4.000 personas), recobraron el servicio mediante generadores que se mantienen en uso, aunque algunas comunidades tienen dificultades para pagar su alquiler y el carburante que se necesita para mantenerlos en funcionamiento.

Ángel Cristóbal asegura que el esfuerzo ahora también está centrado en «resolver el tema de cara al futuro». El propósito es «individualizar los contadores por comunidades en contrato directo con Endesa y que los problemas afecten solo a quienes no paguen». Para ello, Ten-Bel encuentra buena disposición en la Consejería de Industria. «Avanzaremos lo más rápidamente que podamos en esta línea, asumiendo la parte de instalaciones que nos corresponda para esa individualización».

Ten-Bel lo forman 2005 apartamentos distribuidos en seis comunidades que se gestionan como una unidad de explotación, lo que implica la contratación centralizada de servicios esenciales como agua, telefonía, gas y luz. En la actualidad, todos ellos se contratan y prestan ya de forma unipersonal, salvo el caso de la energía, que la sociedad adquiere en alta y distribuye desde el transformador principal a los emplazados en cada comunidad para su reparto entre los vecinos.

La venta de apartamentos –realizada con el amparo de la legislación– dio lugar a que, salvo Alborada, las comunidades pasaran de uso turístico a residencial, pero, en virtud del Plan Insular de Ordenación del Territorio (PIOT), Ten-Bel sigue siendo de uso turístico. Este hecho imposibilita individualizar por apartamento los contadores de luz –aunque cuentan con uno dentro de la red interna que creó la urbanización– para su contratación directa con el suministrador (Endesa) , lo que obliga a hacerlo por comunidades.

La coincidencia de este problema con las fechas navideñas ralentiza la gestión administrativa de las medidas planteadas para terminar con un problema que Ten Bel Turismo asegura que «es antiguo». Cristóbal explica que «hasta ahora se ha ido paliando, pero esta vez nos ha pillado a todos por sorpresa porque éramos conocedores y estábamos intentando negociar con Endesa que no se produjera».

El administrador de la sociedad, Ángel Cristóbal, muestra su agradecimiento al gobierno municipal de Arona «por su colaboración y apoyo desde el primer momento así como en la búsqueda de una solución: los generadores». La mayoría de ellos procedentes de La Palma.

Compartir el artículo

stats