Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

2021 fue un año cálido y con poca lluvia

Los datos de diciembre determinan la subida de medio grado en las temperaturas máximas habituales y un descenso de las precipitaciones propias del mes

Una mujer y un niño juegan el pasado lunes en el Parque Nacional del Teide María Pisaca

El año 2021 ha sido en Tenerife «cálido y con poca lluvia». Así lo valora David Suárez, delegado provincial de la Agencia Estatal de Meteorología, quien toma como base las elevadas temperaturas y las escasas precipitaciones que refleja el avance climatológico del pasado mes de diciembre, dado a conocer hace unos días. Las máximas han estado medio grado por encima de lo habitual y las lluvias han sido inferiores a las normales en el último mes del año. Suárez advierte que se trata de una extrapolación, ya que en abril o mayo se publicará el balance definitivo, ya con todos los datos incluidos.

El balance de diciembre demuestra que fue un mes cálido, tanto en Canarias como en Tenerife, con una anomalía positiva en las temperaturas medias de más 0.3 grados, todavía más elevada en las máximas (+0.5°) que en las mínimas (+0.2°). El decimosexto diciembre más cálido desde 1961, al mismo nivel que los de 1979 y 2016. Las temperaturas estuvieron por debajo de la media hasta el día 19 y por encima desde esa fecha en adelante hasta alcanzar una anomalía de +4° el 31. Las máximas superaron los 28 grados en zonas de la Isla. Por contra, las mínimas más bajas se produjeron a mediados de mes. En Izaña se registraron cinco días de heladas, tres menos (ocho) que la media del periodo que se toma como base. El número de noches tropicales (30 grados o más) fue muy bajo, algo habitual; las estaciones con más casos, dos, están en Tenerife: Guía de Isora y Tacoronte.

Pluviometría.

El comportamiento pluviométrico fue «muy seco». Ha sido el undécimo mes de diciembre con menos precipitaciones desde 1961. En cuanto al año hidrológico en curso (1 de octubre de 2021-31 de diciembre de 2022) el primer trimestre arroja la cuarta precipitación más baja desde 1961. Cabe destacar los 17 días de lluvia registrados en Las Mercedes (La Laguna) con un total de 69 litros por metro cuadrado que la sitúa la primera en Canarias en cuanto a jornadas y la tercera en la cantidad caída. Otro dato:el 14 y 15 del mes, un frente frío provocó chubascos de intensidad muy fuerte en Taganana (Santa Cruz). A nivel global no se registraban tantos rayos (145) en las Islas desde 2014. David Suárez lo explica: «Las borrascas pasaron cerca, pero no nos afectaron de lleno».

Insolación.

La insolación es otro factor a tener en cuenta para calificar el mes pasado como «muy cálido», pues se registró un número de horas de sol superior a la media en casi todas las estaciones principales, siendo el decimotercero del ranquin desde 1991. El número medio de horas de sol fue de 230, un 4% por encima de la media (datos de satélite) del periodo de referencia, 1991-2020. La estación con más horas de sol fue Izaña, con 272.5, un 26 % por encima de la media; en el polo opuesto, Tenerife Norte registró 139.2 horas, pese a todo un 3 % superior s la media. En cuanto a los datos de la radiación solar, la media fue de 3.46 kWh por metro cuadrado. El máximo, 3.96 kWh/m2, lo registró Montaña Blanca, en las faldas del Teide.

Viento y calima.

La velocidad media en Canarias fue de 21.6 km/h, un 5 % menor que la esperada. Tuvieron lugar dos episodios de viento fuerte (noreste), con rachas muy fuertes. Como había ocurrido ya en noviembre no se alcanzaron los 100 kilómetros por hora. En Izaña se llegó a la segunda velocidad media más alta, 25 Kkm/h, tras el Alto de Igualero, en La Gomera (27 km/h). En general, se produjo un número intrusiones de calima por debajo del esperado, ninguna de especial relevancia en cuanto a visibilidad.

Modelo de referencia.

Desde octubre del año 2020 se utilizan como referencia para la vigilancia del clima los valores medios extraídos de las rejillas mensuales y anuales de temperatura y precipitación en Canarias y sus dos provincias. El periodo de referencia es 1981-2010. Suárez explica que este cambio de metodología «puede dar lugar a pequeñas diferencias con respecto a los resultados obtenidos anteriormente».

La previsión.

El año 2022 ha comenzado en la Isla, según el análisis del delegado de la AEMET, como terminó 2021 en lo que respecta al tiempo atmosférico: «cálido y muy seco». En cuanto a las tímidas heladas –más que nevadas– del pasado lunes y martes de esta semana en el Parque Nacional del Teide no van a tener, en principio, continuidad los próximos días. El pronóstico hasta la próxima semana es el de dominio del potente anticiclón del norte de Europa, entre las Islas Británicas y el Cantábrico, que bloquea una borrasca situada al oeste de Canarias, la entrada de aire africano y la escasa probabilidad de lluvias. Tiempo estable, seco e incluso cálido. De todas maneras David Suárez aclara que «aún resta mes y medio de invierno con meses de bastante pluviosidad habitual como febrero y marzo, y una primavera siempre imprevisibles. Así que el panorama puede cambiar mucho». Ese sería el futuro deseable pero sobre lo que ya ha ocurrido señala: «Lo cierto es que en diciembre no ha llovido lo esperado cuando es un mes de precipitaciones habituales. Y en enero, por ahora, solo ha habido un episodio puntual, el 5 y el 6 en el Nordeste de la Isla, con unos 20 litros por metro cuadrado». Muy lejos del panorama que dejó la borrasca Filomena en enero del año pasado con la mayor nevada de los últimos cinco en el Teide y unas temperaturas negativas de récord de hasta 12 grados bajo cero. 

Cierre de sendero por hielo y nieve

La Dirección del Parque Nacional del Teide, que ocupa Miguel Durbán, decidió ayer cortar en su totalidad el acceso al sendero número 11, el del Mirador de La Fortaleza, como medida preventiva ante la presencia de hielo y nieve. Solo deja excluido de esta prohibición a aquellas personas con tarjeta federativa de montaña en vigor, en la fecha de realización de la actividad, que dispongan del equipamiento adecuado. En un comunicado también recomiendan extremar todas las precauciones en el resto de senderos de la red. Algunos noveleros han comenzado su tradicional romería hacia el parque Nacional en cuanto caen los primeros copos. Su gozo en un pozo porque apenas hay escarcha e hielo, lo cual equivale a peligro.

Compartir el artículo

stats