Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Guancha pone fin a todas las restricciones en el consumo de agua

El tratamiento del 100% del agua de la red pública en la EDAS de Cruz de Tarifes permite reducir los niveles de flúor para que sea apta también para menores de 8 años

Depósito de Cruz de los Tarifes, en La Guancha, que continúa con una restricción vigente por exceso de flúor. | | DELIA PADRÓN

El Ayuntamiento de La Guancha anunció ayer el final de todas las restricciones vigentes en el municipio para el consumo de agua. Desde febrero de 2021, hace ya diez meses, los menores de 8 años no podían consumir agua de la red pública por el exceso de flúor, que durante varios meses obligó incluso a prohibir su ingesta a la población de todas las edades en este municipio de 5.540 habitantes.

En un comunicado oficial, el Ayuntamiento guanchero señala que «desde el pasado lunes 13 de diciembre, el agua de La Guancha puede ser consumida nuevamente por toda la población, sin limitación alguna. Tras los análisis correspondientes, desde la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias se ha comunicado al Ayuntamiento de La Guancha que el agua vuelve a ser apta para su consumo tras comprobar que se han corregido los niveles de fluoruro».

El alcalde de La Guancha, Antonio Hernández (PP), celebra que «ahora sí podamos decir que la ingesta de agua de abastecimiento urbano no tiene ninguna restricción. Hemos conseguido normalizar el nivel de flúor y, por tanto, no existen restricciones, ni por edades ni por zonas. De forma que podemos decir que volvemos a tener un agua de máxima calidad, tratada al 100% en planta», en la Estación Desalinizadora de Aguas Salobres (EDAS) de Cruz de Tarifes, «y cumpliendo con todos los parámetros que establece Sanidad».

"Podemos decir que volvemos a tener un agua de máxima calidad, tratada al 100% en planta y cumpliendo con todos los parámetros que establece Sanidad"

Antonio Hernández (PP) - Alcalde de La Guancha

decoration

Atrás quedan diez meses muy complicados en La Guancha por problemas en el suministro de agua y en la citada EDAS, que afectaron a los niveles de los depósitos locales y elevaron de forma notable el contenido de flúor del agua de la red pública. La obligación de tratar el 100% del agua de Vergara se debe a que sale de forma natural con unos 7 miligramos de flúor por litro, cuando Salud Pública sitúa el límite máximo aceptable para consumo humano en 4 miligramos para los mayores de 8 años y en 1,5 miligramos en el caso de los niños menores de esa edad.

Durante décadas, los habitantes de La Guancha sufrieron en su dentadura los efectos de consumir durante la infancia el agua con exceso de flúor de la galería de Vergara. La fluorosis manchaba los dientes y la gente de fuera reconocía a los habitantes de la localidad por esa característica. El propio alcalde sufrió este problema y recuerda que «era una mala seña de identidad, ya que incluso nos llamaban los de los dientes podridos. Se convirtió en un problema social y por eso, a mediados de los años 90 del siglo XX, se construyó la EDAS de Cruz de Tarifes y se comenzó a tratar el agua».

Con la entrada en funcionamiento de la EDAS y el incremento de los controles respecto al contenido de flúor, la fluorosis dental pasó a la historia en La Guancha. En la actualidad, ante cualquier incremento del contenido de flúor por encima de 1,5 miligramos por litro, Salud Pública prohíbe que los menores de 8 años de edad consuman el agua afectada directamente o en alimentos cocinados.

La EDAS de Cruz de Tarifes, que depende del Cabildo de Tenerife, permite la eliminación del exceso de sales del agua a través de un sistema de electrodiálisis reversible, cuyo objetivo inicial era sólo eliminar el flúor pero que también reduce notablemente la conductividad o presencia de otras sales, «por lo que aquí contamos con un agua de excelente calidad», explica el alcalde guanchero, que además es licenciado en química. Un tratamiento que, a su juicio, permite que la localidad cuente con unos análisis de calidad del agua que en prácticamente la totalidad de los parámetros, a excepción del flúor, «son mejores que en la mayoría de aguas embotelladas».

Dependencia absoluta de Vergara

El sistema de abastecimiento de agua potable del municipio de La Guancha es único en Canarias, ya que el 100% del agua que se consume en esta localidad norteña de 5.540 habitantes proviene del mismo lugar: las dos galerías de Vergara. Además, el agua se trata en su totalidad en una planta desalinizadora para reducir el exceso de flúor. El agua de La Guancha sale de la galería con mayor caudal de Canarias, la de Vergara, que cada hora permite extraer del subsuelo de la isla unas 2.200 pipas por hora, 1.056.000 litros cada 60 minutos. La propiedad de Vergara I y II se reparte en 3.000 acciones, de las que el Ayuntamiento de La Guancha posee unas 100. Ser propietarios de una parte del agua les permite abaratar costes, pero la factura por la compra y el tratamiento del agua es de más de 700.000 euros anuales.

Compartir el artículo

stats