Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Miguel Rodríguez Fraga Alcalde de Adeje

«El partido que nos gobernó 30 años ha sido una maldición para nosotros»

«Tiene gracia que quienes pararon el Hospital durante años ahora lo quieran resolver en un mes»

José Miguel Rodríguez Fraga Carsten W. Lauritsen

Camino de cumplir 35 años como alcalde del municipio, José Miguel Rodríguez Fraga (Vilaflor, 29 de abril de 1947) forma parte de la marca de este destino turístico de primer nivel mundial. Hoy preside las asociaciones de España y de Canarias que reúnen a los municipios del sector más importantes. 

Al tiempo, mantiene las reivindicaciones para subsanar el déficit que padecen la comarca y la Isla.

Preside las asociaciones española y canaria de municipios turísticos. ¿Dos colectivos con objetivos comunes?

En el caso de la nacional, suma el 10% del turismo extranjero, 20% de pernoctaciones, 15% de las plazas hoteleras del país, el 5% de empleo turístico y el 13% del PIB; en el caso de Canarias, representa el 80% de turistas alojados, 80% de plazas alojativas y 91% de las pernoctaciones. Hablamos de un peso específico importante. Surgen casi de forma simultáneas y de la necesidad del sector y los municipios de participar en la toma de decisiones y políticas que apuntalan a España y Canarias como líderes turísticos. Los objetivos fundamentales son resolver la definición de lo que es municipio turístico vacacional y articular mecanismos para su financiación.

Costa Adeje es un modelo, un referente. ¿Qué le falta?

No morir de éxito. Tenemos un buen producto fruto de empresarios que arriesgan, trabajadores que responden y una oferta complementaria rica. Hay que seguir respondiendo a una sector muy dinámico y siendo competitivos. No quiero ser el destino más barato, no; quiero ser el mejor, que la gente quiera venir aquí porque somos los mejores, no los más baratos. Ese objetivo es ambiental, social y económico.

Adeje es mucho más que turismo. Siguiendo la línea anterior, ¿Qué le falta?

Muchas cosas. La autopista marca las dos realidades, la turística y la social. Con ese escenario, tratamos de permeabilizar ambos espacios manteniendo el modelo de forma que la riqueza fluya en el territorio. Estamos mejorando el equipamiento de primer nivel con el que contamos –construimos un teatro, proyectamos construir un gran estadio y otras cosas– para incorporarlo a la oferta turística como un valor añadido, porque permitirá reforzar y mejorar nuestra oferta cultural, gastronómica y comercial. En ese trabajo, hemos de recuperar espacios naturales y culturales, de seguir modernizando Costa Adeje en la línea de la transición digital y verde y hacer que el turismo gire hacia lo nuestro.

La solución de Arona tiene que ser política; la jurídica no funciona ni la veo en el horizonte

Escuchándole, cabe concluir que repetirá como candidato a la Alcaldía.

Si tuviera que decidirlo ahora, te digo que sí. La vida irá diciendo, pero, en cualquier caso, tenemos que proyectar. Más allá de las personas, el compromiso es dejar proyectos de alcance, consensuados y muy trabajados con la sociedad.

Usted preside el PSOE de Canarias. Lo que queda de mandato político se presenta interesante y parece que en 2023 irrumpirá la extrema derecha en las instituciones canarias.

Hay un avance de ideologías debido, también, a la torpeza de los partidos convencionales, que hay entrado en una dinámica populista que genera hartazgo en el ciudadano. Producimos cada vez más tensión y menos identificación con el sistema democrático. El respeto a la ciudadanía pasa por dejarse de boberías y centrarse en trabajar desde la pluralidad. Pero no evolucionamos hacia posiciones emocionalmente inteligentes, lo que propicia este populismo radical por ambos lados.

En el mandato, ¿el PSOE pierde una oportunidad en la Isla?

Está ganando una oportunidad en la Isla y en el Archipiélago. Hemos de tener en cuenta el escenario. Pedro Martín no ha tenido tregua; el Gobierno regional, ni te cuento. Ambos lo han gestionado bien. En situaciones como esta, me planteo qué hubiera pasado con gobiernos de Coalición Canaria o del PP. Más que solucionando los problemas, estaríamos echándole la culpa a Madrid. Sin embargo, el Parlamento de Canarias ha sido ejemplar en el país, en la Cámara todos han estado a la altura en la gestión de la pandemia.

¿Sigue pensando que el de Arona es un gobierno fallido y que la situación tiene una difícil solución?

Es una obviedad. Se pierde la mayoría y se rompe el gobierno por la mitad. Es una situación dura y no le veo fácil solución.

¿Qué papel tuvo?

Ofrecerme para lo que hiciera falta y resolver el tema desde una posición equidistante. Intervengo al principio como mediador, luego las cosas han evolucionado de forma que se ha resuelto jurídicamente un problema que es político. La solución tiene que ser política, la jurídica no funciona porque, al final, hay que votar, resolver problemas y gestionar. No la ha tenido ni la veo en el horizonte. El alejamiento de las partes es cada vez mayor, hasta donde percibo. Personalmente, tengo buena relación con ambas partes. Hago una valoración política: se ha perdido la mayoría que el pueblo de Arona entregó al PSOE para que resolviera gravísimos problemas estructurales que tiene ese Ayuntamiento desde hace mucho tiempo. Al cabo de un año, nos encontramos que se rompe el gobierno. Intenté, con pasión, que hubiese entendimiento y acuerdo, pero no fue posible. Pero que conste: Quiero que Arona funcione. No somos ni una burbuja ni competidores de Arona.

Hablando de funcionar, el Sur tiene grandes asuntos enquistados, caso hospital...

Seguimos teniendo grandes disfunciones, pero no le podemos pedir a este Gobierno de Canarias y a este Cabildo que en dos años, con lo que ha llovido, resuelva lo que se ha enquistado durante los 25 años que llevamos peleando por el hospital. Solo se ha avanzado cuando ha intervenido el PSOE. Ahora, hay voluntad y saldrá, pero tiene gracia que quienes lo paralizaron durante años ahora lo quieran resolver en un mes.

Sin embargo, en carreteras sí ha habido avances...

Te digo una cosa: voy a Gran Canarias, ayer (por el jueves) estuve en Lanzarote... Me pregunto qué pasó con Tenerife en todo este tiempo. Seguro que en esas islas hay problemas de movilidad, pero nosotros estamos a 50 años de ellos. Lo que quiero es ser como ellos. ¿Qué ha pasado durante todo ese tiempo, que seguimos con las mismas infraestructuras que estaban cuando yo estudiaba, prácticamente? Para nosotros ha sido una especie de maldición el partido que nos ha gobernado durante tanto tiempo.

La Isla coincide en que el Aeropuerto Tenerife Sur requiere una mejora urgente...

Se tenían que hacer muchas cosas mucho antes. Y no ha sido el Sur el que se ha callado. El presidente del Cabildo ha sido, desde la Alcaldía, y es un gran defensor del aeropuerto no del Sur, del Aeropuerto de Tenerife. El punto por donde entran los turistas y nos movemos los canarios no puede ser una chapuza y un apaño. Tiene que haber un proyecto que esté al nivel de la oferta y del liderazgo turístico que queremos para la Isla. No lo está. Pedro Martín ha planteado, con buen tino, que hagamos un plan y no pasemos otros 20 años llorando. Eso tiene que tener respuesta. Como lo requiere la movilidad.

¿Y el tren?

No lo veo. Un sistema rígido, único por el litoral no resuelve el problema de movilidad en la Isla. Debe aplicarse un sistema más permeable, más en red. Eso requiere un cambio de mentalidad. La forma de pensar de los canarios es pon transporte público para ti para poder ir yo en mi coche.

En ese marco están los puertos de Fonsalía, Los Cristianos, Granadilla y las conexiones marítimas con las Islas Verdes.

Carecemos de una planificación seria y clara. Tiene que haber un plan. Fonsalía, en su momento, era la gran solución y, a la vuelta de los años, volvemos a cuestionar el modelo, a hablar de recuperar Los Cristianos como un puerto más turístico y Granadilla, un proyecto concebido hace 30 años, está sin terminar y no responde a las necesidades actuales. Hay que avanzar, otras Islas avanzan; no sé por qué nosotros no.

¿Le quita el sueño el caso Monkey Beach Club, una obra en vía judicial?

No. No me gusta, pero cumple con el PMM, el Gobierno canario dice que es viable y yo no puedo estar jugando con la seguridad jurídica de quienes invierten.

Compartir el artículo

stats