Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Foro de EL DÍA y Aqualia | La importancia del saneamiento

Tenerife precisa casi 790 millones de euros para completar la red de saneamiento

La Isla cuenta en la actualidad con 12 depuradoras en marcha y en breve tendrá 15, cuando en el año 2017 solo contaba con cuatro, según datos del Consejo Insular de Aguas

36

Foro "La importancia del saneamiento"

Resolver el déficit de redes de saneamiento que padecen los 31 municipios de la Isla requiere una inversión cifrada en torno a 790 millones de euros. Con la mitad de ese gasto, Tenerife alcanzaría «niveles interesantes» de conexión al alcantarillado y se resolvería el problema de las aguas residuales. El Plan Hidrológico Insular de Tenerife (PHI) establece que son necesarios 505 millones de euros en materia de depuración y colectores generales, de los que se están ejecutando 260 millones. En esta materia, la planificación y realización de los trabajos se enfrentan al problema de la diseminación geográfica, que se trata de resolver a través de los planes directores municipales de saneamiento, documento que recoge qué hacer en cada caso.

Es una de las conclusiones de La importancia del saneamiento, un encuentro organizado por Aqualia y EL DÍA celebrado ayer en el Hotel Médano, de Granadilla de Abona, con la participación de su alcalde, José Domingo Regalado; Javier Rodríguez Medina, consejero del área de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático del Cabildo de Tenerife; Javier Davara, gerente del Consejo Insular de Aguas de Tenerife; Fran Blanco, delegado de Aqualia en Canarias, y Diego Carballeira Díaz, jefe de servicio de Entemanser en el municipio granadillero.

«En 24 meses, Granadilla de Abona será otra. La transformación será total»

José Domingo Regalado - Alcalde de Granadilla de Abona

decoration

La gran transformación.

Granadilla de Abona sirve de prototipo para evaluar la situación de la Isla en este campo y como laboratorio para aplicar soluciones. El municipio tiene hoy 62.000 habitantes de derecho (el censo crece a razón de 1.300 habitantes por año), pero carece de depuradora y de red de saneamiento. Sin embargo, «en 24 meses, Granadilla de Abona será otra», aseguró el alcalde, José Domingo Regalado. En ese periodo, contará con una red de saneamiento mayor, la depuradora de Los Letrados y la Estación Depuradora de Aguas Residuales Industriales (Edari) en el Polígono. «La transformación será total y alcanzará a la medianía». Ello será posible con una inversión en marcha próxima a 40 millones de euros procedentes de fondos europeos, nacionales, regionales, insulares y municipales.

La falta de inversión en saneamiento durante décadas –las autoridades municipales huían del ruido, el polvo, los cortes de tráfico y las molestias generales a la ciudadanía– se revierte en la actualidad debido, de forma prioritaria, «a la alta concienciación social y ambiental» que conlleva el cuidado del entorno. «El tratamiento de las aguas residuales juega un papel muy relevante en ello», sostiene Javier Rodríguez, que lidera «una de las consejerías mejor dotadas del Cabildo»: Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático.

A mediados de 2023 aumentarán las cifras y se depurarán 51 hectómetros y otros 30 serán regenerados

decoration

Convenio con Acuaes.

El 8 de julio pasado, el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico y el Cabildo de Tenerife, junto a la sociedad mercantil estatal Aguas de las Cuencas de España (Acuaes), firmaron «el mayor convenio de la historia del Cabildo con el Estado», con una inversión de 170 millones de euros. «Permitirá acabar con el problema de vertidos que tenemos en esta Isla». Rodríguez Medina explicó que se «está haciendo» con el desarrollo de cinco sistemas de saneamiento y depuración. «Uno de ellos se encuentra en Granadilla, cambiará el municipio y promoverá un cambio de paradigma», reflexionó asegurando que «cumpliremos lo que establece la directiva europea de aguas».

Canarias es una de las regiones de la Unión Europea con más sanciones por no tratar las aguas de forma adecuada. «Con este convenio, Tenerife saldrá de ese podium tan poco honroso». Lo hará con el sistema que ya está en ejecución en el Suroeste (Guía de Isora-Santiago del Teide) y la de Los Hinojeros, que se encuentra en la fase previa de levantamiento faunístico del entorno (eleva en un millón de euros el coste de la obra) en el que se ejecutará la depuradora, estaciones de bombeo y colectores sirviendo tanto a la medianía como a la costa granadillera.

«No tiene sentido tener los grandes colectores y las depuradoras si no les llega agua»

Javier Rodríguez - Consejero insular de Desarrollo

decoration

Público y privado.

«El desarrollo de las infraestructuras pasa por la colaboración público-privada sí o sí», defendió Fran Blanco, delegado de Aqualia en Canarias, quien completó el diseño que esbozó el consejero insular del esfuerzo del Estado y del Cabildo señalando que la cadena incluye «un desarrollo urbanístico y una aportación municipal que, nos consta, está haciendo». Es ahí donde Blanco incidió en que se materializa la colaboración público-privada «para desarrollar las infraestructuras lo más rápidamente posible, por su necesidad actual». Una urgencia que se establece «para preservar el medio y mantener las playas en condiciones».

La Isla «sabe lo que tiene que hacer en saneamiento y depuración». Reconocer la situación para buscar y gestionar una solución fue el primer acierto de Tenerife, a juicio del gerente del Ciatf. Javier Davara citó como el siguiente acierto «la apuesta, hace 30 años, por el tratamiento de las aguas residuales en la regeneración». La Isla cuenta en la actualidad con 12 depuradoras en marcha y en breve habrá 15, cuando en el año 2017 solo contaba con cuatro. «Aquí regeneramos y lo hacemos de forma sostenible económicamente», ya que el coste se obtiene de los agricultores que se benefician del producto. «Aquí, el saneamiento y la depuración conlleva preservar el medio, sí, pero también generar en el sector agrícola».

Granadilla de Abona recibe una inversión de 40 millones en cinco obras, incluida la depuradora

decoration

El ejemplo de Granadilla.

En apenas 15 años, el censo granadillero pasó de 33.000 habitantes a unos 66.000 flotantes (62.000 residentes), lo que expone la obsolescencia de la infraestructura hidráulica local. Esta reflexión del jefe de servicio de Entemanser, Diego Carballeira. Las obras en marcha de la depuradora, las estaciones de bombeo y los colectores «permitirán que zonas de medianía, de la zona alta y San Isidro –la localidad con mayor densidad demográfica– canalicen de manera eficiente las aguas a la depuradora de Los Letrados».

«El desarrollo de las infraestructuras pasa por la colaboración público-privada sí o sí»

Fran Blanco - Delegado de Aqualia en Canarias

decoration

Agua regenerada.

Si el alcalde aseguró que Granadilla experimentará un gran cambio en materia de saneamiento durante los próximos dos años, el consejero insular de Desarrollo Sostenible defendió que «el convenio con Acuaes transformará la Isla». Ambicioso y con la regeneración de las aguas como una variable a destacar, sostiene que «el desarrollo tecnológico nos permite dejar de hablar de aguas residuales y sí hablar de aguas regeneradas». Para el consejero, Javier Rodríguez Medina, en un contexto de emergencia climática como el actual «no tiene sentido mantener el esquema de depurar las aguas, eliminar la carga contaminante y llevarlas por un emisario submarino». La apuesta es «convertir el agua depurada en regenerada y darle uso en el sector primario. Eso es economía circular y en lo que estamos trabajando».

La concienciación de la sociedad en el aprovechamiento de las aguas residuales para mantener niveles hídricos adecuados «existe desde hace mucho tiempo». La demanda derivada de ese hecho «son las actuaciones de las administraciones y la ejecución de esas obras para mantener un lugar confortable en el que vivir», reflexiona el delegado de Aqualia en Canarias, Fran Blanco.

Obras de cuyas molestias son conscientes todos los intervinientes. «Posiblemente puedan causar un perjuicio desde el punto de vista político», al estar prevista la realización de los trabajos en un periodo que incluye las elecciones municipales (mayo de 2023), «pero la sociedad ha cambiado. Hace decenas de años, en la costa de Tenerife veíamos tubos conectados a la playa desde las viviendas. Eso ya no es tolerado por la ciudadanía», resolvió el alcalde.

«Si depuramos y vertemos al mar, nadie lo ve y cumplimos, pero todas las obras de las que hablamos no están solo para depurar, sino para generar agua y pueden transformar la fisonomía de la Isla», reflexionó Javier Davara. En Tenerife se regeneran cada día 11 hectómetros cúbicos (mil millones de metros) «y en unos años pasaremos al doble». Ese agua se distribuye entre agricultores, campos de golf, núcleos turísticos y zonas verdes públicas, entre otros. Un agua que se traslada desde Santa Cruz de Tenerife hasta Santiago del Teide.

Invertir en redes de saneamiento forma parte del cambio de paradigma y la transformación social

decoration

Complicidad.

Completar la red de saneamiento en toda la Isla «requiere que los 31 municipios y el Consejo Insular de Aguas de Tenerife seamos capaces de engarzar los esfuerzos». De no hacerlo así, «replicaremos los problemas que hemos sufrido hasta ahora», dijo el consejero insular, quien celebró la concienciación de los regidores municipales «sobre la necesidad de invertir en desarrollar la red de saneamiento de sus municipios. No tiene sentido tener los grandes colectores y las depuradoras si no les llega agua. No estaríamos solucionando nada».

Javier Rodríguez rescató las palabras del delegado de agua en Canarias y del alcalde de Granadilla para aludir a la transformación social y a la necesidad de denuncia y crítica pública y ante las administraciones competentes –especialmente empleando el cauce de las redes sociales–, de aquellas acciones contrarias a la sostenibilidad.

«Aquí, el saneamiento y la depuración conllevan preservar el medio y generar agua de regadío»

Javier Davara - Gerente del Ciatf

decoration

Edaru y Edari.

Diferenciar las aguas residuales de origen urbano y las de origen industrial es un matiz al que aludió Javier Rodríguez. «Sí, las aguas urbanas son el problema de mayor entidad, pero no el único problema». De ahí que el Ciatf ejecute ahora mismo una depuradora industrial en el Valle de Güímar como parte del «ciclo integral del agua».

Realidad y optimismo.

Sobre el futuro inmediato, Javier Davara empleó datos: «En 2017, esta Isla tenía una capacidad de depuración de 24 hectómetros cúbicos y 12 de regeneración; a mediados de 2023 serán 51 hectómetros de depuración y 30 de regeneración». El gerente del Ciatf enfatizó que «ahora toca hacer llegar las aguas. En Granadilla será fácil por su orografía, bastará con bombear hasta la depuradora, pero hay otros que tendrán que desarrollar sus redes de saneamiento».

«Trabajamos la educación para construir la cultura del saneamiento sostenible»

Diego Carballeira - Jefe de servicio de Entemanser

decoration

La regeneración como una actividad que «garantizará la futura recarga de los acuíferos subterráneos, muy sobreexplotados durante los últimos años», la canalización de las aguas pluviales «para reutilizarlas dentro del proceso del ciclo del agua» y «la concienciación y educación desde la infancia para ir construyendo de forma exponencial la cultura del saneamiento sostenible» fueron otros aspectos introducidos en el debate por Diego Carballeira Díaz, jefe de servicio de Entemanser en Granadilla de Abona.

Desde la perspectiva empresarial, Fran Blanco, delegado de Aqualia en Canarias, concluyó que en materia de saneamiento «se está caminando a bien, a buen ritmo. Estamos en un momento dulce, con muchas obras».

Comienza la transformación

«Comienza la transformación más importante de la historia de Granadilla de Abona». El alcalde, José Domingo Regalado, defendió que el suyo es un municipio «llamado a ser uno de los más importantes de Canarias». A su juicio, «si avanzamos en esta materia, que se está haciendo, lo veremos en 24 meses, lo verán los ciudadanos». Todo ello con permiso de la pandemia. Eso sí, «debemos cambiar la Ley de Contratación con la Administración Pública, porque con el sistema actual estamos abocados al colapso», concluyó.

Compartir el artículo

stats