Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Orotava

El Pajar: la memoria escrita de la etnografía en Canarias

Rafael Gómez León dirige esta publicación desde sus inicios, en 1987, cuando surgió como un vocero de las medianías villeras

Rafael Gómez León junto al primer ejemplar de El Pajar y otros números. E. D.

La revista El Pajar surgió en 1987 como un boletín informativo, un vocero de las asociaciones de vecinos y jóvenes de los barrios de La Florida y Pinolere, en La Orotava. Aquel proyecto de desarrollo comunitario, del que nacieron la Asociación Cultural Pinolere y su popular feria de artesanía, fue el origen de una publicación que años después, a partir de 1995, se transformó en el Cuaderno de Etnografía Canaria, algo así como la biblia de la artesanía y la etnografía del Archipiélago.

Rafael Gómez León ha sido siempre el director de El Pajar, en todas sus etapas, y aún se mantiene al frente mientras prepara el número 35, que verá la luz en diciembre. Será un número con 400 páginas, que sigue fiel al reto de llegar también «más allá del mar», con trabajos llegados de la península, Cuba, República Dominicana, Italia o Alemania. «Cada vez hay más investigadores de fuera que se interesan en volcar sus investigaciones en una publicación hecha en Tenerife, en un barrio como Pinolere», valora.

«Aquel boletín para dar voz a los vecinos y generar un movimiento participativo fue algo pionero en las medianías de La Orotava. Y desde el principio se preocupó por la conservación de la tradición oral y la visibilización de la cultura popular para evitar que se perdiera. Desde 1995, con el nacimiento del proyecto cultural de Pinolere, se profundiza más y en aquel primer número de esta segunda etapa se elabora un monográfico sobre la cestería, donde aparecía el cestero Juan González Fariña en la portada», recuerda Gómez. En ese tiempo, la revista estaba más vinculada a cada edición de la feria.

Junto a aquel inicio del nuevo El Pajar, un grupo de investigadores escribe el libro Pinolere, historia y tradición, «que es el primer trabajo multidisciplinar en profundidad respecto a un barrio del municipio, a la par con otro de La Perdoma, con apartados arqueológicos, históricos, etnográficos, educativos, culturales, sociales... Un hito. Una auténtica enciclopedia sobre Pinolere», subraya.

Ya convertida en un referente para la artesanía, la etnografía y la cultura popular en el Archipiélago, El Pajar es memoria viva de las islas, «el anuario de la etnografía de Canarias», en palabras de su director. Una publicación atractiva para especialistas e investigadores, pero concebida con un objetivo divulgativo, «adaptado a todos los públicos, sin elitismo». En los últimos 26 años ha dedicado sus páginas a la mujer rural, la alfarería, la cestería de mimbre y de castaño, la herrería, el calado y el bordado, los latoneros, los tapadores de pajares, los carboneros, el imaginario festivo, la cultura ganadera, los canteros, los caminos tradicionales o la indumentaria.

Su tercera época, a partir de 1999, ha sido la de la consolidación de El Pajar como un referente, pese a las dificultades económicas. Para Gómez, esta revista es pasado y futuro, pues seguirá propiciando nuevos conocimientos: «Cuando alguien va a preparar un trabajo sobre alguna cuestión que hemos abordado, acude a El Pajar, donde grandes expertos en temas concretos aportan sus artículos y, además, mucha bibliografía que dará pie a más investigaciones».

Un legado a salvo

El ingente legado de la revista El Pajar está a salvo. La digitalización de todos sus números ha permitido que la valiosa información recopilada durante 34 años esté a disposición de las personas que muestren interés. En sus páginas se refleja una realidad a veces dolorosa, ya que según recalca Rafael Gómez León, «hemos sido auténticos notarios de la desaparición de muchos oficios tradicionales». Y en El Pajar quedan reflejadas esas técnicas y costumbres, a salvo del olvido.

Compartir el artículo

stats