Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Mercadillo del Agricultor de Tacoronte se traslada por obras a una carpa provisional

Los trabajos de mejora en su espacio habitual obligan a esta mudanza que durará un mes

Antonio Gil, José Daniel Díaz y José Ángel García en la carpa que albergará durante un mes el Mercadillo de Tacoronte. E. D.

El Mercadillo del Agricultor de Tacoronte se trasladó este sábado por obras a una carpa provisional, ubicada justo enfrente de su sede de siempre. Esta mudanza temporal es necesaria para la ejecución de los trabajos de sustitución de la cubierta del mercadillo, que ha cumplido ya 40 años. El presidente de la Asociación del Mercadillo, José Ángel García Rodríguez, subraya que «muchos socios han valorado este traslado como un reto y un aliciente, ya que son conscientes de que las instalaciones que se renuevan quedarán mucho mejor que antes».

García añade que «lo importante es que la actividad siga, porque la mayoría de los agricultores viven de esto y no pueden perderse ni permitirse un fin de semana sin ventas, y mucho menos en estas fechas».

La carpa provisional acogerá 60 puestos con lo mejor del campo de la zona, además de la repostería, el pan y el resto de productos que se ofrecen cada semana. La oferta se mantiene, pero los agricultores que tenían doble expositor «han realizado el esfuerzo de agrupar su mercancía en uno solo», reconoce García.

Las obras ya han comenzado y el cálculo estimado para su conclusión es de unos 20 días más. Los afectados consideran que la medida provisional adoptada es positiva «porque permite que los socios puedan seguir viniendo y vendiendo sus productos a la clientela».

El alcalde de Tacoronte, José Daniel Díaz Armas (NC), resalta que el Consistorio ha tenido que llevar a cabo «una importante movilización de medios técnicos» para hacer posible esta mudanza «con las condiciones necesarias para acoger a unas 5.000 personas cada fin de semana, con comodidad, capacidad de aparcamiento y en un lugar muy cercano, seguro y adaptado a los requerimientos sanitarios».

El mandatario tacorontero recuerda que «desde el principio se insistió en que esta medida se concretara en la misma zona y con los mismos espacios, y está a tan solo ocho metros de las instalaciones de siempre». Díaz añade que la obra proyectada, que cuenta con un presupuesto de 240.000 euros, prevé sustituir la actual cubierta, que contiene amianto, por otra de un material ligero, seguro, luminoso y eficiente desde el punto de vista aislante. También se cambiará el pavimento. Antonio Gil Goya, concejal de Obras y Servicios, confía en que el primer mercadillo de Tenerife pueda reabrir en su sede habitual con el inicio del próximo año 2022.

Compartir el artículo

stats