Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ANÁLISIS

La conexión marítima de las tres Islas Verdes con Tenerife

Los ingenieros de Caminos, Canales y Puertos valoran que hay dos opciones razonables para esta conexión: ampliar Los Cristianos o redimensionar el proyecto de Fonsalía

Zona de Especial Conservación (ZEC) Teno-Rasca y la ubicación de los puertos de Fonsalía, Los Cristianos y Granadilla.

La Demarcación de Santa Cruz de Tenerife del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos ha redactado un informe en el que analiza los cuatro puertos de Tenerife capaces de servir de conexión con las tres Islas Verdes: La Palma, Gomera y Hierro. A saber: Santa Cruz, Granadilla, Los Cristianos y el futurible Fonsalía.

Tanto la extensión, como los análisis de detalle del informe, exceden de las dimensiones de este artículo, por lo que nos limitaremos a exponer y comentar sus conclusiones:

1ª.- A día de hoy, las tres Islas Verdes se conectan con el mundo exterior principalmente a través de Tenerife, y esto afecta a la práctica totalidad de su tráfico de pasajeros y mercancías. Esta conexión es indispensable para su mero abastecimiento.

2ª.- El informe descarta la conexión a través de los puertos de Santa Cruz de Tenerife y de Granadilla por diversas razones. Destacamos las siguientes:

Ni Santa Cruz ni Granadilla

Se descarta Santa Cruz de Tenerife, incluso para la conexión con La Palma, por la mayor distancia (un 15% más que a Granadilla), porque no permite simultanear tráficos pasando por la Gomera y porque, probablemente, requeriría un barco casi exclusivo para esa línea, lo que aumentaría considerablemente el precio del transporte y la huella de carbono.

Se descarta Granadilla porque la distancia de navegación respecto a Los Cristianos se incrementa en casi un 70% con San Sebastián de La Gomera y en un 22% con La Estaca y con Santa Cruz de La Palma. Esto se traduce en un incremento en casi media hora de la duración del trayecto con los tres puertos de las Islas Verdes.

Además, considerando los viajes que realizan anualmente las dos navieras que trabajan actualmente en esta conexión, operar desde Granadilla, en lugar de Los Cristianos, supone un incremento de 3.237 horas más de navegación al año, ya que tendrían que recorrer 104.500 millas náuticas más de navegación. Este incremento de trayecto equivale a dar cada año 4,8 vueltas al planeta Tierra por el Ecuador.

Antes o después, habrá que afrontar una de las dos opciones propuestas

Este aumento en las horas de navegación tienen directa repercusión en la huella de carbono, en los costes de operación –proporcionales a las horas de trayecto–, en el número de barcos para mantener el mismo servicio y en convertir la travesía en incómoda por el tramo entre Rasca y Granadilla, que puede provocar un trasvase de pasajeros al avión, medio más carbointensivo. Por todo esto, no es de extrañar que ninguna naviera de las que actualmente prestan este servicio haya solicitado a la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife operar desde Granadilla, a pesar de los problemas que existen actualmente en Los Cristianos.

Por otra parte, ninguno de estos dos puertos están incluidos en el Eje Transinsular de Transportes de Canarias, ya sea porque no cumplen el objetivo prioritario del Eje 8 del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) y/o porque el Gobierno canario consideró que no era la mejor opción.

3ª.- Por tanto, las dos únicas opciones razonables de conexión de las islas verdes con Tenerife son los puertos de Los Cristianos o de Fonsalía.

4ª.- Para el caso que se opte por el Puerto de Los Cristianos, hay que considerar que actualmente presenta problemas de operatividad, que se agravarán en el futuro dadas las proyecciones de tráfico de pasajeros, vehículos y mercancías analizadas en el informe. Ya hoy existen saturaciones puntuales, pero frecuentes, en la explanada de embarque y desembarque de los ferris, que se suma a los problemas derivados de la congestión de tráfico en la Avenida de Chayofita y en la conexión con la TF-1 (la autopista del Sur), un problema que, aunque está generado por el tráfico local, afecta de lleno al puerto, especialmente a la salida de vehículos en los desembarques.

Además, el puerto de Los Cristianos presenta déficits en el número y dimensiones de los dos únicos atraques de que dispone, ya que las esloras de varios buques que operan actualmente en el puerto son mayores que la longitud de los muelles en los que atracan. Hay buques que operan en la segunda alineación cuya manga (entre 27 y 30 metros) es superior al ancho del tacón (19,8 metros) en el que atracan. Esto representa un problema cuando coinciden dos buques operando a la vez, lo que les obliga a extremar las precauciones en las maniobras, especialmente con condiciones climáticas adversas.

A la vista de lo expuesto, consideramos que para resolver estos problemas sería necesario construir una dársena exterior, lo que implica invadir la Zona de Especial Conservación (ZEC), además de resolver los problemas de tráfico de la avenida Chayofita y de la conexión con la TF-1.

El otro puerto isorano

5ª.- Para el caso que se opte por el puerto de Fonsalía, consideramos que habría que tramitar un nuevo proyecto, con un diseño basado en el principio de desarrollo sostenible. Es decir, de las dimensiones estrictamente necesarias para el objetivo que se pretende alcanzar, ya que se debe conjugar la necesidad irrenunciable de desarrollo y progreso económico de la sociedad, con el respeto al medio ambiente y la preservación de los valores naturales. Por tanto, consideramos que no se justifican ni la dársena pesquera, ni el dique-muelle para el atraque de cruceros y, tampoco, invertir dinero público en una dársena deportiva que, de ser viable técnica, económica y medioambientalmente, sería perfectamente construible por la iniciativa privada. Todo ello reduciría a menos de la mitad el presupuesto del proyecto actual de 2010 de Fonsalía.

6ª.- También cabría la opción de construir el puerto del proyecto actual, con un presupuesto de 203 millones de euros de 2010, pero, en base al principio de desarrollo sostenible, no lo podemos recomendar.

7ª.- En caso de optar por Fonsalía, mientras el puerto se tramita, construye y entra en servicio pasarían más de diez años, por lo que habría que invertir en el Puerto de Los Cristianos para evitar su colapso y, además, resolver el problema de tráfico de la avenida Chayofita y la conexión con la TF-1, que, en todo caso, tendrá que afrontarse en algún momento, independientemente de cuál sea el puerto de conexión que se elija.

Los ingenieros de Caminos, Canales y Puertos recomendamos que los esfuerzos se deben enfocar hacia las propuestas expuestas en los puntos 4 y 5 de estas conclusiones. La elección de una u otra de estas propuestas se ha de realizar en base a un análisis multicriterio que englobe la rentabilidad económica, social y ambiental de la inversión. Este análisis excede del alcance de nuestro informe.

Finalmente, consideramos que, antes o después, habrá que afrontar una de las dos opciones propuestas o, alternativamente, seguir operando indefinidamente desde el Puerto de Los Cristianos hasta su colapso total.

Compartir el artículo

stats