Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Acción Social gestiona 65 plazas para personas con daño cerebral

El Día de la Enfermedad, que tuvo lugar ayer, pone en valor las 35 asistencias diurnas, 10 residenciales y 20 de autonomía personal

Dos médicos analizan la radiografía del cerebro de un paciente. E. D.

Tenerife cuenta con 65 plazas para la atención de personas con daño cerebral adquirido. De ellas, 35 son diurnas, diez residenciales y 20 responden al capítulo de la autonomía personal. La consejera de Acción Social, Marián Franquet, explica que en los dos últimos años han aumentado un 46% e incluyen atención residencial y promoción de la autonomía personal. Franquet pone en valor el trabajo de las asociaciones que acompañan a este tipo de pacientes con motivo del Día Nacional del Daño Cerebral Adquirido, que se celebró ayer, 26 de octubre.

Esa atención se lleva a cabo a través de diferentes entidades a las que el Cabildo y el Gobierno de Canarias destinan una partida anual de 1,2 millones de euros, en el marco del Convenio de Cooperación para la prestación de servicios a personas en situación de dependencia.

Marián Franquet destaca la labor de «quienes atienden a problemas que no siempre son tenidos en cuenta». La cartera de servicios «ofrece a los afectados y sus familiares diversos actuaciones de carácter multidisciplinar e integral para abarcar un modelo biopsicosocial».

Asimismo, la consejera hace hincapié en el esfuerzo llevado a cabo por la Corporación insular en los últimos dos años para mejorar la atención de las personas con daño cerebral. Valora que se ha traducido en un incremento del 46% en las plazas para los afectados y subraya: «Ha venido acompañado de una mayor diversificación de esas plazas porque incluyen la atención residencial y la promoción de la autonomía personal».

Franquet resalta la atención que se presta a través del Anillo Insular de Políticas Sociales. Sobre todo por el asesoramiento y la actividad consensuada que ofrece la Asociación de Daño Cerebral (ADACEA) que figura entre las entidades que conforman la red.

«La presencia de la ADACEA en el Anillo Insular nos permite llegar a más personas y garantizar el acompañamiento en el proceso de estancia hospitalaria, alta, rehabilitación e inclusión de las personas y familias afectadas por el DCA”, asegura Franquet. El Cabildo dota con 30.000 euros adicionales a la asociación, permitiéndole así mejorar sus recursos.

De las 65 plazas que se ofrecen, 35 de ellas se destinan a la atención diurna; es decir a personas que forman parte de los distintos centros de día del Cabildo. Otras diez están dirigidas a la atención residencial con pernoctaciones y 20 se orientan a la promoción de la autonomía personal en cualquier tipo de residencia.

En la actualidad, el Cabildo colabora con tres entidades que tratan este tipo de problemas: las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, la Asociación de Daño Cerebral Adquirido (ADACEA) y la Fundación Canaria General de la Universidad de La Laguna (FGULL), que se dedica concretamente al asesoramiento e intervención neuropsicológica ambulatoria a los pacientes y el acompañamiento a familiares, de cara a afrontar la nueva situación.

El daño cerebral adquirido (DCA) es la afectación de las estructuras encefálicas en personas que, habiendo nacido sin ningún tipo de daño cerebral, sufren en un momento posterior de su vida lesiones cerebrales que llevan a una afectación del funcionamiento cognitivo, emocional, conductual y/o físico.​

Las principales causas de esta patología inhabilitante para las personas son los ictus o Accidentes Cerebrovasculares (ACV), cada vez más frecuentes y en personas de menor edad; los traumatismos Craneoencefálicos (TCE) y los tumores cerebrales

Otras posibles causas hay que buscarlas en procesos infecciosos (meningitis, encefalitis,…) o las anoxias cerebrales de diverso origen, bien por infarto de miocardio o enfermedades metabólicas. Cuadros y necesidades nuevas que precisan respuestas nuevas.

Compartir el artículo

stats