Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Drago Milenario y el Pino Esrengado, candidatos isleños a Árbol del Año 2022

Los ejemplares de Icod y Arico compiten con otros 9 en el concurso abierto hasta el 20 de noviembre

El Pino Esrengado de Arico. Es un ejemplar muy curioso de pino canario tumbado por la fuerza del viento en los altos de Arico, en el caserío de El Bueno. Se encuentra en mal estado, rodeado por cables de electricidad, y es poco conocido. El Ayuntamiento de Arico ha prometido mejorar su entorno y tratar al ejemplar para garantizar su supervivencia.

Dos árboles singulares de Tenerife, el Drago Milenario de Icod de los Vinos y el Pino Esrengado de Arico, aspiran a convertirse en Árbol del Año de España 2022. Estos ejemplares isleños se encuentran entre los 11 elegidos por los organizadores para ganar un título del que saldrá el aspirante español a Árbol del Año 2022 en Europa. Organizado por Bosques sin Fronteras, en colaboración con el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, el concurso tiene como principal objetivo destacar los árboles monumentales como un importante patrimonio natural y cultural a apreciar y proteger.

Es un ejemplar muy curioso de pino canario tumbado por la fuerza del viento en los altos de Arico, en el caserío de El Bueno. Se encuentra en mal estado, rodeado por cables de electricidad, y es poco conocido. Andrés Gutiérrez

En el Árbol del Año no cuenta la belleza, el tamaño o la edad de los aspirantes, sino la historia y la relación con las personas. Se premian árboles que sean «una parte integrante de la comunidad humana junto a la que viven», señalan las bases del concurso. Las votaciones se abrieron el jueves y permanecerán hasta el próximo 20 de noviembre en la web arboleuropeo.es. Ayer, un día después de que comenzaran las votaciones, el Drago Milenario ocupaba la sexta posición, con 546 votos, mientras el Pino Esrengado se encontraba en la décima y penúltima, con 150.

Es una de las principales atracciones turísticas de Tenerife. Con una edad que ronda los 700 años, es un hermoso ejemplar de drago canario, con una estampa única. Hay una leyenda que dice que cuando este drago florece, ese año vendrán riquezas. Andrés Gutiérrez

Lideran las votaciones el Carballo del Bosque del Banquete de Conxo, en Santiago de Compostela (7.260 votos) y la Sabina de Blancas, en la Comarca del Jiloca, Teruel (4.232). Luego, compiten, además de estos y los dos ejemplares tinerfeños, el Roble de Los Manaderos (Piedralaves, Ávila, 960 votos), la Encina de Los Perros (Aldea de El Álamo–El Madroño, Sevilla, 634), el Moral de Las Tormentas (La Sequera de Haza, Burgos, 595), la Olma de Nuevo Baztan (Nuevo Baztán, Madrid, 477), el Tejo de Arangas (Cabrales, Asturias, 220), la Encina Milenaria de Rute (Rute, Córdoba, 219) y El moral de Villoviado (Burgos, 79).

Los dos aspirantes de Tenerife que pasaron el corte y han llegado a la final del Árbol del Año 2022 de España partieron de iniciativas ciudadanas. La del Pino Esrengado de Arico surgió de un chicharrero, Héctor Moreno, amante de la naturaleza. «Siempre me ha llamado la atención este ejemplar, tumbado por el viento, como la sabina de El Hierro. Además, está en mal estado y es muy poco conocido, por lo que lo propuse para que tuviera el reconocimiento y popularidad que se merece y para favorecer su conservación», explica Moreno.

En los altos de Arico, en el caserío de El Bueno, «sobrevive este pino aislado de extraño porte abanderado, un árbol de aspecto rectante cuya copa crece horizontalmente hacia el oeste», apunta la referencia de la web arboleuropeo.es. «Deja entrever un enorme arco leñoso que ramifica en un laberinto de múltiples formas, algunas circulares, para acabar besando el árido suelo color crema», añade la referencia. Este árbol representa a una especie autóctona de las Islas, el pino canario, que resiste al fuego.

El otro candidato tinerfeño es mucho más conocido no solo en las Islas, sino en el mundo. Es el Drago Milenario de Icod, «por el que han pasado todas las historias posibles debido a que durante muchos siglos por debajo de sus ramas pasaban todo tipo de vehículos», apunta la web. Aún así, todavía sigue en pie. Es un enorme ejemplar de drago declarado Monumento Nacional en 1917. Tiene 700 años de antigüedad, mide 18 metros de altura y es uno de los puntos más visitados por los turistas de la Isla.

Es un ejemplar muy curioso de pino canario tumbado por la fuerza del viento en los altos de Arico, en el caserío de El Bueno. Se encuentra en mal estado, rodeado por cables de electricidad, y es poco conocido. El Ayuntamiento de Arico ha prometido mejorar su entorno y tratar al ejemplar para garantizar su supervivencia. Arriba, plano general del árbol y a la izquierda, un primer plano de sus ramas.

Compartir el artículo

stats