Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto de la Cruz

Condena unánime al ataque xenófobo contra una muestra de fotos de migrantes en Puerto de la Cruz

Alguien rajó, a la altura del cuello o de la boca, 16 retratos de residentes en el campamento de Las Raíces

Una de las imágenes atacadas en la muestra del Festival Periplo. E. D.

Puerto de la Cruz vivió ayer una jornada triste, marcada por un acto vandálico con tintes xenófobos y racistas que suscitó una condena unánime y un movimiento político y ciudadano en defensa del respeto y la tolerancia hacia las personas migrantes. En la madrugada del martes al miércoles, alguien rajó, a la altura del cuello o de la boca, 16 retratos de migrantes que pasaron por el campamento de Las Raíces y que formaban parte de una exposición del Festival Internacional de Literatura de Viajes y Aventuras de Puerto de la Cruz, Periplo.

Luz Sosa, autora de las fotografías de ‘Las Raíces’, ayuda a reparar una de las imágenes dañadas, junto al alcalde, Marco González (PSOE). | | E.D.

Los retratos, de gran formato, estaban en la céntrica plaza de la iglesia de la Peña de Francia. Antes habían pasado por espacios públicos de Buenavista del Norte y La Orotava. Nadie esperaba un ataque que ha generado «un profundo rechazo» y que el alcalde, Marco González (PSOE), ha calificado como «un delito de odio».

La exposición, formada por retratos en primer plano de diferentes personas migrantes del campamento provisional de Las Raíces, en el municipio de La Laguna, invita a una reflexión sobre los fenómenos migratorios y sobre los derechos de personas que viajan a otros países para buscar un futuro mejor. Las fotografías son de Luz Sosa y los textos, que presentan cada una de estas historias de vida, han sido escritos por Paula Fernández Hernández.

Luz Sosa se mostraba ayer «consternada» por lo que calificó como «un acto horrible, que va más allá del vandalismo y se convierte en una acción xenófoba y racista». Un ataque que, a su juicio, «se hizo muy a conciencia y de manera muy fea, ya que el corte coincide en muchos casos con el cuello de estas personas, que ahora aparecen como degolladas. Al ver esta imagen, dan ganas de llorar y, a la vez, nos reafirma en la necesidad de trabajar aún más por la tolerancia en una sociedad que aún es capaz de generar este tipo de acciones».

«Es un acto horrible, que va más allá del vandalismo y se convierte en una acción xenófoba y racista»

Luz Sosa - Fotógrafa

decoration

«La respuesta social de rechazo ha sido unánime y esperamos que esta situación desagradable nos sirva también para hablar aún más de inmigración y generar conciencia entre la gente», apunta Sosa. Tras el impacto inicial, las autoras, la organización de Periplo y el Ayuntamiento portuense acordaron celebrar un acto público de reparación de las imágenes. Numerosas personas se acercaron a la plaza para colgar mensajes de apoyo y respeto, y colaborar en la reparación simbólica de estos daños causados a retratos en primer plano, de casi dos metros de altura, que sitúan al espectador cara a cara con personas, con nombres y apellidos, que «sufren para tratar de cumplir sus sueños».

El área de Cultura, organizadora del Festival Periplo, y las autoras de Las Raíces, acordaron mantener la exposición atacada en la calle como «reivindicación de una lucha y de un trabajo de concienciación que está más justificado que nunca y que tiene que proseguir en la búsqueda de una sociedad tolerante, solidaria y abierta, como siempre ha sido a lo largo de los siglos la de Puerto de la Cruz».

El alcalde portuense calificó este acto como «una salvajada» e insistió en darle la vuelta para «crear conciencia y seguir trabajando contra el racismo y la xenofobia, en momentos en los que se agudizan las miserias humanas». Anunció, además, la apertura de una investigación para tratar de descubrir al autor o autores de «este delito de odio». El presidente insular, Pedro Martín (PSOE), también aprovechó su visita en la mañana de ayer a la ciudad turística para remarcar «el carácter cosmopolita y tolerante de Puerto de la Cruz, que ninguna barbarie de madrugada va a poder cambiar».

Compartir el artículo

stats