Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conectividad aérea | La recuperación después de la pandemia

El vuelo directo de Tenerife a Nueva York ofertará 13.400 plazas el próximo verano

El objetivo es abrir un mercado millonario por el número de turistas y su alto poder adquisitivo

14

Presentación conexión aérea nueva Tenerife - Nueva York Carsten W. Lauritsen

El nuevo vuelo directo de Tenerife a Nueva York, anunciado por la compañía United Airlines, ofertará 13.400 plazas el próximo verano –de junio a septiembre de 2022– para abrir un mercado millonario en un doble sentido: el cuantitativo, porque son miles los estadounidenses que podrán disfrutar de las excelencias turísticas de la Isla, y el cualitativo, dado el alto poder adquisitivo medio del viajero del país norteamericano. Son los dos factores clave, junto a la diversificación más allá del atractivo del sol y playa, para impulsar un flujo de turistas hacia la Isla. Además, se abre una nueva línea de acción integrada en la mejora de la conectividad aérea tras la pandemia.

Unir Tenerife con Estados Unidos en un vuelo directo. La vieja aspiración vuelve a hacerse realidad a través del acuerdo alcanzado entre el Cabildo y United Airlines. Seis operativas semanales, tres de ida y tres de vuelta, van a conectar, de momento durante cuatro meses, ambos destinos. Estas nuevas rutas fueron presentadas ayer por el presidente insular, Pedro Martín, al que acompañaron el consejero delegado de Turismo de Tenerife, David Pérez, y la directora del área, Laura Castro. El objetivo pasa por consolidar la iniciativa más allá de los primeros dos años. Además, Martín confirmó un incremento global del 5,5% en la reserva de plazas aéreas para este invierno respecto al mismo periodo previo a la Covid-19 (2019-2020). En cifras, de los 1.451.000 de hace dos años a los 1.476.000 previstos para ahora. Por último, se ha puesto de relieve, en positivo, la consolidación de la presencia de las denominadas aerolíneas de bandera en la Isla.

Pedro Martín detalló el acuerdo alcanzado por Turismo de Tenerife para establecer esta conexión directa entre la Isla y Nueva York,a partir del próximo 9 de junio. La duración aproximada del vuelo oscila entre las seis horas y media y las siete horas y veinte minutos, con un precio que variará entre los 600 y los 700 euros en el viaje de ida y vuelta. Al respecto, el presidente del Cabildo comparó este cálculo con el elevadísimo coste del desplazamiento a Londres, para destacar que «hay que esperar al desarrollo de la conexión aérea y a su consolidación para intentar equlibrar la tarifa». El presidente insular subrayó que «en esta ocasión se ha descartado la opción de Miami, después de hacer un balance respecto a lo ocurrido entre 2009 y 2011 cuando esa era la base y el destino, también en la costa este». «Hacia allí se dirigió entonces la estrategia y no salió bien». Martín envió un recado a otras formaciones políticas, como es el caso de Coalición Canaria: «Cuando nosotros llegamos al gobierno insular simplemente no había nada de nada en cuanto a lo concreto. Apenas el deseo de abrir este mercado sin ninguna otra planificación».

Un avión Boeing 757-300, con tres frecuencias semanales para unir el aeropuerto Internacional Liberty de Newark con el de Tenerife Sur. El aeródromo americano representa un hub de conectividad con toda la costa este, el resto del enorme país, e incluso Canadá. Un potente nudo de conexiones que permite derivar el flujo de potenciales visitantes desde y hacia la conurbación que forman New Jersey y New York.

Martín aseguró que esta es «una magnífica noticia» y pasó a explicar que su génesis «ha sido el fruto de unas intensas negociaciones, iniciadas hace meses, para abrir, a partir de ahora, la puerta a un nuevo mercado turístico, pero también de negocios». Sin olvidar otros flujos de visitantes, según las actividades que se podrían desarrollar en la Isla. Entre ellas, nutrir el mercado audiovisual de rodajes «con referencia al material hecho aquí para productoras del tipo de Disney». O las que puedan aprovechar posibles beneficios fiscales, además del nicho de negocios, con especial incidencia en los hoteles de cuatro o cinco estrellas, los preferidos por los estadounidenses. La gancho, explican los promotores de la idea, es el de siempre: «Un clima que se mantiene estable y en térmicos similares entre enero y diciembre del año natural».

En dirección inversa.

Las autoridades isleñas también han diseñado de manera figurada el sentido inverso del viaje, desde Tenerife a Estados Unidos. Valoran desde esta perspectiva que la población de la Isla pueda, por primera vez, «viajar a Nueva York de forma directa para conocer la Gran Manzana como destino de vacaciones u ocio». Por eso, Pedro Martín ha expuesto que «el pasado mes de diciembre se llevó a cabo una prueba con el fin de testar la situación del mercado y actuar en consecuencia». «Tras esta campaña para dar a conocer el destino –algo fundamental en un lugar donde Canarias y Tenerife apenas suponen una mera referencia geográfica llena de tópicos– se vendieran nada menos que 300.000 dólares en billetes». Desde el propio Estados Unidos y hacia un lugar por descubrir. Esto, valora Martín, «ha reforzado nuestra idea de seguir adelante con esta ruta».

Insiste Martín en «potenciar la ruta más allá del umbral de septiembre de 2022». Por otra parte, destaca el hecho de «ir de la mano del Gobierno estatal y su sello, Turespaña». Subraya también la importancia de la próxima convención de turoperadores y agentes de viaje de Estados Unidos a celebrar en San Diego, California antes del final de año. Martín recuerda que esta apertura de ruta ya se había intentado antes con otras compañías como Iberia, por ejemplo, y que han sido meses de negociaciones con United Airlines hasta que han dado sus frutos». Martín pone en valor «el gran trabajo durante toda la pandemia de Turismo de Tenerife». Por un lado, en el sentido de recuperar la conectividad, que, apunta, «este invierno será un 5,5% superior que la de 2019-2020». Y también «por incrementar el número de compañías de bandera que ya operan o comenzarán a hacerlo en los próximos meses». Entre estas últimas. Martín relaciona «Air France, Swiss Airlines, airBaltic, Aeroflot o Lufthansa». La compañía alemana vuelve después de una década para atender al tercer mercado de la Isla. Con el objetivo de «recuperar tras la pandemia un turismo tradicional en paralelo a otros mercados que se abren a la Isla por primera vez».

Fruto de una estrategia.

La directora insular de Turismo, Laura Castro, puso en valor el resultado de la negociación, fruto de la estrategia de la empresa pública. Dio una cifra: «Solo en 2019 se alojaron en la Isla 18.000 estadounidenses, más de la mitad que en toda Canarias». «Se trata de un perfil muy interesante, con un poder adquisitivo medio alto, que, además de venir de vacaciones, podría hacerlo con otros fines vinculados al ámbito de los negocios, los cruceros o los rodajes», matiza. Asegura Castro que «contar, por primera vez, con esta ruta directa a Nueva York es una oportunidad de destacar a toda la cadena de valor turística insular, con una de las mayores concentraciones de hoteles de cinco estrellas de Europa». Porque el viajero estadounidense suele optar para alojarse en una planta de lujo. A ello añade Castro que «este es el principio de un camino, a concretar. Tenemos que llenar esas plazas y ese trabajo supone la apertura de una nueva oportunidad».

El cronograma.

El consejero delegado de Turismo de Tenerife, David Pérez, precisó que el trayecto de ida Tenerife Sur-Nueva York tendrá lugar lunes, miércoles y sábado, a las 21:50 horas, y el de vuelta, martes, viernes y domingo, a las 12:00 del mediodía. Ha explicado los detalles de la negociación y ha puesto en valor, también, el apoyo de la Secretaría de Estado de Turismo, a través de Turespaña. Ha expuesto que, a la intensa campaña promocional aparejada al lanzamiento, le acompañará «la apertura de una nueva oficina de representación de Tenerife en el destino».

169 plazas.

El avión de la compañía United Airlines operará a partir del 9 de junio con tres frecuencias semanales. Lo hará un Boeing 757, que tiene capacidad para 169 personas. De ellas, 16 viajan en Business Class. Pedro Martín ha recordado que «hasta ahora se había hablado mucho de conectar Estados Unidos con Tenerife pero no había nada tangible, solo un deseo sin que se hubiera concretado». Martín ha indicado que desde antes de la crisis de Thomas Cook, Turismo de Tenerife ha trabajado en la búsqueda de nuevos mercados. Ha mencionado esa prueba previa para testar el estadounidense llevada a cabo el pasado diciembre o el hecho de haber llegado a nada menos que 75.000 agentes de viajes. Martín incide en que «esto es el fruto de un trabajo concienzudo para explicar a una persona que vive en Nueva York que le lleva menos tiempo venir a Tenerife que ir, por ejemplo, a Hawaii». El mercado tradicional en el país se dirige hacia el Caribe o México, que están cerca, y prima la costumbre de no irse muy lejos de vacaciones. El presidente del Cabildo también resalta la importancia que esta nueva ruta tendrá para aquellas personas que quieran abrir nuevas líneas de negocio. En este sentido, recuerda las muchas empresas audiovisuales ya asentadas en Tenerife que están generando trabajos para el mercado norteamericano.

Pedro Martín resaltó asimismo que en la próxima temporada de invierno y en concreto los dos próximos meses la previsión es poder superar los tres millones de pasajeros. Asimismo, ya se manejan datos para el primer trimestre de 2022, donde se prevé superar los cuatro millones. Son cálculos «esperanzadores» que indican el horizonte de «una franca recuperación del mercado». Y, además, eso demuestra que «el trabajo desde Turismo de Tenerife ha sido acertado». David Pérez, por su parte, anuncia que hay conversaciones avanzadas para que los órganos estatales del sector respalden esta nueva ruta a través de una intensa promoción del destino insular en la costa este de Estados Unidos. Así, el próximo mes de diciembre la empresa TDT va a estar en la feria de turoperadores de San Diego (California). Asimismo, se va a llevar a cabo la licitación de una oficina de representación en Nueva York.

Compartir el artículo

stats