Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Úrsula Jorge Andrés Pérez Presidente de la Asociación de Vecinos La Quinta de Chimaque

Jorge Andrés Pérez: «Pagamos 600.000 euros anuales de IBI al Ayuntamiento de Santa Úrsula y en La Quinta no se reinvierte casi nada»

«Estudiamos la viabilidad de trasladar a la Fiscalía todo lo que está ocurriendo aquí», señala el presidente de la Asociación de Vecinos La Quinta de Chimaque

El presidente de la Asociación de Vecinos La Quinta de Chimaque, Jorge Andrés Pérez Hernández, junto a la piscina municipal de Santa Úrsula, cerrada desde hace más de dos años. Carsten W. Lauritsen

La Asociación de Vecinos La Quinta de Chimaque, de Santa Úrsula, ha convocado para el 24 de octubre una protesta por las carencias en dos urbanizaciones pendientes de recepción

Jorge Andrés Pérez Hernández, natural de La Cuesta de la Villa y residente en La Quinta, en Santa Úrsula, es el presidente de la Asociación de Vecinos La Quinta de Chimaque. Este colectivo ha convocado para el próximo domingo 24 de octubre una manifestación para exigir al Ayuntamiento que reciba ambas urbanizaciones y las dote de infraestructuras y servicios básicos como el alumbrado público. Los residentes en esta zona se quejan de que pagan el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) más alto de la localidad y no tienen ni luz en las calles. Según sus cálculos, «pagamos 600.000 euros anuales de IBI al Ayuntamiento y aquí no se reinvierte prácticamente nada».

¿Qué reivindicarán en la manifestación convocada para el 24 de octubre en Santa Úrsula?

Nosotros lo que queremos reivindicar, básicamente, es que el Ayuntamiento recepcione las dos urbanizaciones de La Quinta para que podamos contar con unos servicios dignos en alumbrado público, saneamiento y mantenimiento de carreteras, aceras, zonas verdes y mobiliario urbano. Para nosotros es fundamental contar con alumbrado por la noche en todas las calles para acabar con la inseguridad ciudadana, los accidentes y las caídas.

¿La protesta está autorizada?

Nosotros ya comunicamos a la Subdelegación del Gobierno que el domingo 24, a las 10:30 horas, vamos a concentrarnos junto a la piscina municipal para trasladarnos hacia el Ayuntamiento a través de la avenida de Los Pesqueros, el puente peatonal, la zona deportiva y la avenida Doctor Pérez. También les hemos comunicado que vamos a ocupar la vía para llegar al Ayuntamiento y leer allí un manifiesto. Coincide con las fiestas patronales y un acto de motor, así que se va a juntar mucha gente. Los vecinos ya se están organizando para preparar sus carteles y pancartas. Tenemos la propuesta de acudir con chalecos amarillos, como en Francia, para hacernos ver aún más.

¿Qué les ha respondido el Ayuntamiento?

La última información que tenemos del Ayuntamiento, que se nos trasladó verbalmente, es que el caso de La Quinta Vieja está judicializado, con todo lo que eso puede conllevar, y respecto a La Quinta Nueva, nos dicen que están intentando negociar. Lo que nos transmiten es que intentan llegar a un acuerdo con la empresa, que es Acciona, pero que cuando está cerca de cerrarse, cambian al interlocutor y hay que volver a empezar. No han hecho nada más.

¿Han iniciado protestas por otras vías?

Nosotros nos hemos quejado al Diputado del Común por el alumbrado público y por las carencias de la web municipal. Eso tampoco ha dado ningún resultado. Siguen sin contestarnos.

¿Esperan que con esta movilización se logre algún avance?

Esperamos que así sea. Esperamos que por fin decidan sentarse y hablar con nosotros. Es verdad que focalizamos las quejas en el Ayuntamiento, que es la administración a la que pagamos los servicios y el IBI, pero nadie nos ha dicho de unir fuerzas para reclamar ante Acciona o de ir de la mano del Ayuntamiento en algunas demandas. Está claro que el urbanizador debe entregar la urbanización en los términos acordados, pero cuando planteamos empujar juntos, el Consistorio se aparta. ¿Por qué? Pues porque quizás el Ayuntamiento, en algún momento, autorizó actuaciones de las que ahora se retracta. Por ejemplo la depuradora. Acciona dice que tiene autorización para hacerla donde está y el Consistorio dice que no. Nosotros quedamos en medio.

¿El Ayuntamiento les presta algún tipo de servicio?

Sí, se encarga de la limpieza vial, el mantenimiento de jardines, la señalización vial, el alumbrado público sólo en una parte de La Quinta, el abastecimiento de agua, las licencias de obras, los vados... Y nos cobra el IBI. Nosotros hemos hecho un cálculo: en La Quinta hay unas 2.000 viviendas censadas, en base a los contadores de agua autorizados, de manera que, a una media de 300 euros anuales, pagamos unos 600.000 euros de IBI al Ayuntamiento cada año y aquí no se reinvierte casi nada. Son unos 6 millones de euros en los últimos diez años. Nos sentimos abandonados, primero por el Ayuntamiento y luego por el resto de administraciones. Hemos ido a tocar muchas puertas y tampoco encontramos amparo. Hemos acudido al Diputado del Común, a la Delegación del Gobierno, al Gobierno de Canarias y estamos esperando a que nos den cita el presidente del Cabildo y el presidente de Canarias. Le hemos pedido amparo a todos, a ver si hacen entrar en razón al ayuntamiento. Alguna solución debe haber.

¿Cómo se explica que una parte de La Quinta tenga alumbrado y la otra no?

No nos lo han explicado y creemos que tampoco lo podrían explicar. Después de la manifestación vamos a volver a pedir otra reunión con el Ayuntamiento para ver en qué se ha avanzado en el último año. Probablemente no hayan hecho nada. Entendemos que, al ser más antigua, en La Quinta Vieja se puso el alumbrado de aquella manera. En la parte nueva se empezó mal porque se dieron cédulas de habitabilidad por la que fueron imputados un exalcalde (Ricardo García) y otros miembros de Gobiernos locales anteriores. Eso hizo que la normalidad de la recepción se alterara.

¿Las farolas de La Quinta Nueva nunca funcionaron?

Sí, hubo un tiempo en el que funcionaban y ese coste lo asumía Acciona, pero entiendo que se cansarían de pagar. El problema con esto, y también con instalaciones como la piscina municipal, es que el día que quieran volver a ponerlo en marcha se encontrarán con que las ratas se habrán comido los cables, o que los han robado; que los sistemas ya no están homologados; que las luminarias estarán rotas... Lo que suele pasar cuando algo se abandona.

En verano se quejaban de una plaga de ratas, ¿se ha actuado?

No, para nada. Nosotros hemos presentado denuncias ante la Policía Local y el Seprona de la Guardia Civil. Las ratas son el problema, pero todo proviene por la existencia de una colonia de gallinas salvajes, a las que la gente alimenta, que ayudan a que las ratas proliferen. Por aquí campan a sus anchas. El Ayuntamiento desratiza de vez en cuando, pero no se hace cargo de las gallinas, aunque se está incumpliendo la ley de protección animal y la ordenanza de protección animal municipal.

¿Han recibido respuesta sobre la demanda de que el puente peatonal se utilice como vía de escape de vehículos en situaciones de emergencia?

Lo planteamos después de lo que vivimos en el incendio de febrero de 2020, pero el Ayuntamiento nos respondió que no es suyo y el Cabildo nos dijo que la parte superior tampoco les pertenece. Así que, por lo visto, el puente no es de nadie. Hemos reiterado esa pregunta a través del Diputado del Común.

¿Existen vertidos de aguas residuales en La Quinta?

Sí, y los hemos denunciado también ante el Seprona. En La Quinta hay tres puntos de vertidos de aguas residuales: uno en la depuradora de La Quinta Vieja, donde hay un flujo constante de agua; otro en la depuradora de La Quinta Nueva, que no está en servicio, pero el agua corre. Todo el mundo vierte al alcantarillado de la urbanización que va a una depuradora que no funciona. Cerca del número 13 de la avenida de Los Pesqueros hay otro rebosadero de la red de saneamiento que vierte directamente al barranco de La Cruz. Todo está en manos del Seprona y por ahora no sabemos nada más.

¿Y a dónde van a parar esas aguas residuales?

Pues el agua simplemente sale por ahí y se pierde.

¿Cuántas denuncias han presentado por estas situaciones?

Han sido varias. Por las ratas y por las gallinas, por los vertidos, por la falta de alumbrado, por los baches y las aceras destrozadas, por las parcelas llenas de maleza... Ahora lo último que se planteó en la asamblea de la Asociación de Vecinos es encomendar a un gabinete jurídico que estudie la viabilidad de trasladar a la Fiscalía todo lo que está ocurriendo aquí. ¿Si esto son urbanizaciones privadas, por qué se invierte dinero público en algunas cosas? Si esto no es público, ¿por qué arreglan jardines que teóricamente son privados? En algún escrito nos han dicho que La Quinta es una urbanización privada, y eso le han respondido a una señora que se cayó en una acera en mal estado. ¿Entonces por qué ofrecen algunos servicios sí y otros no? Eso no tiene sentido.

Compartir el artículo

stats