Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guía de Isora

Aqualia usa en Fonsalía un sistema que reduce el coste energético para desalar

La desaladora cuenta con la mayor planta del mundo con esta tecnología única e innovadora | Es un proyecto europeo que desarrollan 120 socios de ocho países

27

Presentación proyecto MIDES Carsten W. Lauritsen

Aqualia desarrolla el proyecto Mides, que persigue reducir un 85% el consumo energético en desaladoras. Lo aplica en la instalación que el Consejo Insular de Aguas de Tenerife (Ciatf) tiene en Fonsalía (Guía de Isora). Lo consigue empleando la energía química que contiene el agua residual para desalar agua de mar. Los microorganismos la depuran de forma anaerobia (sin emplear oxígeno) generando electricidad que se almacena en una pila microbiológica. Esta tecnología se aplica en depuración, desalación y en depuración más regeneración con el fin de obtener agua de riego.

En la desaladora de Fonsalía «es la primera vez que se desala agua de mar con una celda microbiana de desalación» y cuenta con «la mayor planta del mundo con esta tecnología» única e innovadora, si bien su capacidad es «relativamente baja» de forma obtiene cuatro metros cúbicos de agua potable al día.

Este proyecto está financiado por la Unión Europea con un coste de 8 millones de euros. En su desarrollo participan 120 socios de siete países europeos, según Víctor Monsalvo, jefe del departamento de Ecoeficiencia de la compañía Aqualia. «Es el único proyecto innovador del sector del agua seleccionado por el Gobierno para la Expo de Dubai 2022».

El presidente del Cabildo, Pedro Martín, resaltó que el proyecto Mides «permitirá reducir el coste energético en los procesos de desalación de agua en la Isla, uno de los problemas más acuciantes de Tenerife». Valora que se trata de una iniciativa de «especial interés» para Canarias y Tenerife. Los resultados de su desarrollo condicionarán su réplica en otros lugares de la Isla. Para Martín, Mides es uno de los proyectos de investigación más importantes en los que se ha implicado el Cabildo tinerfeño.

«Tenemos que articular medidas para favorecer una transición hacia un modelo energético mucho más sostenible», indicó el consejero insular de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez. Aseguró que el Consejo Insular de Aguas es «el mayor consumidor de energía eléctrica de la Isla», pero desde el año 2020 «el cien por cien» de su consumo procede de fuentes renovables. Para el consejero insular, la desaladora de Guía de Isora «es vertebradora y tratará de forma adecuada las aguas residuales de Santiago del Teide y de Guía de Isora». Al acto de presentación del proyecto asistieron ambos regidores, Emilio Navarro y Josefa Mesa, respectivamente, así como Javier Davara, gerente del Ciatf, acompañados de Fran Blanco, director de la empresa Aqualia en Canarias.

Con el desarrollo de este proyecto, Aqualia refuerza su alianza con la Administración canaria en su implicación en la búsqueda y desarrollo de sistemas ecoeficientes que conduzcan a la mejora continua de la calidad de los servicios ofrecidos por la compañía.

Compartir el artículo

stats