Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Miguel de Abona

La primera playa de San Miguel será San Salvador y estará disponible en 2024

El alcalde establece esta obra como prioritaria por el carácter creciente de municipio turístico | Los trabajos incluyen la colocación de arena y empiezan el próximo mes

Arturo González, alcalde (d); Teresa Berástegui, consejera regional de Turismo; Fernando Miñarro, director general de Infraestructura, y Rosa Ramos, concejala. E. D.

«No podemos ser el cuarto municipio de la Isla en camas turísticas y no tener playa», reflexionaba el alcalde de San Miguel de Abona, Arturo González, cansado tras décadas planteando la construcción de la playa de San Blas, una obra que los sucesivos gobiernos municipales consideraron prioritaria. El silencio del Ejecutivo central lleva al regidor a promover una actuación en la zona litoral anexa para crear la playa de San Salvador. El primer paso se dará en noviembre, cuando comienza la obra en tierra.

Ubicada en Golf del Sur, colindante con el puerto deportivo de San Miguel y Amarilla Golf, tiene los trabajos incluyen el machaqueo de callaos para cubrir de arena la playa, la mejora de los accesos y el espacio de alrededor, así como la construcción de un paseo peatonal. Una obra a la que Arturo González vuelve a aplicarle el calificativo de «prioritaria». Explica que con ella «se mejorarán los accesos al mar y se minimizarán los impactos ambientales que actualmente existen en la zona, entre otros aspectos».

El alcalde destaca que el proyecto recoge «la conservación de los principales elementos de interés ambiental», por lo que en su desarrollo se utilizarán materiales nobles y duraderos que encajen con el entorno, además de que la zona será dotada de «vegetación propia del ambiente marino». Asimismo, esta franja litoral será dotada de los servicios y el mobiliario adecuado.

La playa San Salvador se encuentra en el ámbito de influencia de un Lugar de Interés Comunitario (LIC), por lo que el alcalde aclara que «debemos ser muy rigurosos con la conservación de los sebadales que se encuentran a lo largo de todo el litoral sanmiguelero». Esa es la causa de que la intervención tiene que limitarse a la zona de tierra «mejorando los accesos y machacando los callaos».

La finalización de los trabajos que comenzarán en tres semanas está programada para el mes de abril de 2024. En la realización de las obras se invertirán 2.603.334 euros, de los cuales 1.803.334 euros se corresponderán con la aportación del Ayuntamiento de San Miguel de Abona, mientras que los 800.000 restantes serán aportados por la Consejería de Turismo. Su viceconsejera, Teresa Berástegui, visitó la zona esta semana acompañada por el alcalde sanmiguelero.

Compartir el artículo

stats