Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Granadilla de Abona

La escuela de fútbol, en riesgo por el impago de la subvención del año

Esmugran, que reúne a unos 600 menores, protestará el jueves ante el Ayuntamiento | La entidad queda en una situación crítica

Presentación del inicio de una campaña deportiva anterior. E. D.

La Escuela Municipal de Fútbol de Granadilla (Esmugran) convoca una concentración en la plaza González Mena (frente a la Casa Consistorial) para protestar por el impago de la subvención del año en curso por parte del Ayuntamiento, lo que deja a la organización «en una situación económica crítica y con incertidumbre» sobre su futuro. La cita es a las 11:00 horas del jueves.

Esmugran aglutina a unos 600 menores, a los que «dedicamos nuestro esfuerzo y experiencia para aumentar sus capacidades y enseñarles los valores del deporte base». Fue fundado en 2013 «con la intención de los responsables del área de Deportes de hacer llegar a los niños y niñas de este municipio los recursos formativos y de vida sana a través de la práctica del fútbol». Para ello, el Ayuntamiento de Granadilla comprometió la concesión de una subvención anual a través de los presupuestos municipales. «El proyecto se ha consolidado convirtiéndose en una de las escuelas de fútbol más grandes del Archipiélago canario, pero con serios problemas siempre centrados en el desempeño de la Corporación municipal», apunta la dirección.

La situación actual no es nueva. Asegura Esmugran que, «tras muchos años de incidencias y retrasos, una vez más, la subvención de 2021 ya justificada no llega, ni se sabe si llegará». Un hecho que produce «el consiguiente endeudamiento para este club y la incertidumbre de un futuro incierto». Una situación a la que llega esta entidad «por la desidia e incapacidad de este Ayuntamiento en aprobar y gestionar los presupuestos seis meses después del inicio del ejercicio». Una causa a la que suman «la limitación de justificar la subvención (aún no recibida) antes del 31 de octubre», apuntan.

Pero la burocracia empeora la situación a la que se enfrenta este club. Explican que se encuentran con que el Ayuntamiento de Granadilla de Abona carece «de un técnico jurídico» en el área de Deportes y que, además, se topan con «la arbitrariedad de la Intervención municipal». En Esmugran hay «hartazgo» y preocupación porque «se pone en riesgo el fomento del deporte en nuestra sociedad». Pero estas circunstancias no afectan de forma exclusiva a Esmugran, que decide actuar públicamente también «en apoyo de todos los colectivos deportivos de este municipio, que se encuentran en la misma situación».

Otras reivindicaciones

El club deportivo reivindica, además, la aprobación urgente de los presupuestos municipales «en tiempo y forma», la creación de las bases para otorgar subvenciones, «exigir el pago de las justificaciones presentadas y no informadas» por el Ayuntamiento de Granadilla de Abona, la convocatoria pública de la plaza de interventor titular, crear el organismo autónomo de deportes y dar estabilidad a la plaza de técnico municipal del área de Deportes

Desde la Escuela Municipal de Fútbol Granadilla de Abona (Esmugran) se solicita «el apoyo de todos los deportistas, clubes y medios para, entre todos, obtener una estabilidad en la formación y la práctica deportiva que nos permita garantizar la vida sana a nuestros menores y vecinos».

No es este el único conflicto abierto entre el Ayuntamiento de Granadilla de Abona y los colectivos deportivos del municipio. El Club Deportivo Anadona Médano mantiene activa, desde septiembre, una campaña de recogida de firmas ante la falta de respuesta del Ayuntamiento a su petición de que facilite la utilización del Campo Municipal La Hoya del Pozo durante más días y horas (hasta ahora lo tiene asignado los martes y los jueves). La respuesta llegó con posterioridad. Desde el área municipal de Deportes se les hizo saber que el resto de clubes tienen derecho al uso de estas instalaciones.

El Club Deportivo Anadona fue creado hace algo más de un año, duplicando en este periodo la cifra de inscritos. Los 300 menores con que cuentan están divididos en 11 grupos que tienen que compartir el terreno de juego, lo que dificulta la práctica deportiva. Por ello, plantean la necesidad de promover un uso racional de este campo de fútbol de forma que se eviten perjuicios.

Compartir el artículo

stats