Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

candelaria

El suministro de electricidad en Tenerife se basa en dos grupos caducados en 2020

El Gobierno de Canarias, avalado por el informe de Red Eléctrica, deniega el desmantelamiento de dos grupos inoperativos de la central de Las Caletillas

Central térmica de Las Caletillas, en Candelaria. E. D.

El Gobierno de Canarias deniega la autorización administrativa para desmantelas y demoler los grupos de vapor números 5 y 6 de la central térmica de Las Caletillas, por entender que «no es posible su cierre sin poner en riesgo la seguridad del suministro». Este equipamiento estuvo en funcionamiento durante 41 y 35 años, respectivamente, siendo ambos declarados indisponibles por su titular desde el 1 de enero de 2020, por no cumplir con los valores límite de emisión de la Directiva Europea 2010/75, de emisiones industriales.

La decisión de la Dirección General de Energía, dependiente de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, está en consonancia con el informe preceptivo del operador del sistema, Red Eléctrica de España (REE), si bien Endesa sostiene que «se trata de instalaciones que han superado ampliamente su vida útil, que no reúnen las condiciones técnicas ni tecnológicas para poder proporcionar un funcionamiento de emergencia y que no cuentan, por su situación de obsolescencia tecnológica, con disponibilidad y suministro de repuestos estándares en el mercado».

El Ejecutivo asegura que no es posible su cierre sin poner en riesgo la seguridad del suministro

La directora general de Energía, Rosa Ana Melián Domínguez, respalda la propuesta del jefe de servicio de Transporte y Generación, Florencio Blanco, y rechaza la petición que Endesa formuló el 30 de septiembre de 2020 «debido al impacto en la cobertura de la demanda, en la seguridad de la red de transporte y en la mantenibilidad del sistema eléctrico».

Entre los argumentos que justifican tal decisión se cita que la eliminación de estos grupos de la central de Las Caletillas «supone una reducción de la potencia disponible en el sistema eléctrico de Tenerife de 74,56 MW (megavatios)». Asimismo, la falta de este equipamiento aumenta la probabilidad de pérdida de carga y agrava la situación ante casos de indisponibilidad o para realizar los mantenimientos programados. En cuanto a la seguridad de la red de transporte, el cierre de estos grupos de vapor lleva a que, «en determinados escenarios, se produzcan sobrecargas ante contingencias simples que solo pueden ser solucionadas mediante deslastre de carga, dificultando o, incluso, imposibilitando trabajos de mantenimiento o el desarrollo de la red de transporte o del resto de grupos de generación.

Los grupos 5 y 6 estuvieron activos durante 41 y 35 años, superando por mucho la vida útil estipulada

Compensación

En la resolución publicada por el Boletín Oficial de Canarias (BOC), Endesa aclara que si se le exigiera seguir forzosamente desarrollando la actividad de generación «sería necesario reconocerle un régimen retributivo adecuado» que le resarza «con una razonable rentabilidad». La eléctrica recuerda que « la negativa al cierre conllevaría la restitución de los perjuicios que esa denegación le ocasione», en el caso de que se viera obligada a mantener operativos los grupos para los que la empresa solicita su demolición.

Se da la circunstancia de que, mediante resolución emitida el 22 de diciembre de 2020, la Dirección General de Política Energética y Minas del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico otorgó funcionamiento limitado para los grupos de vapor 5 y 6 de la central de Las Caletillas. La misma estableció 937 horas de funcionamiento desde el 1 de enero hasta el 17 de agosto de 2021, así como de 188 horas a partir de esa fecha hasta el 31 de diciembre de 2021. A partir del 1 de enero de 2022, solo podrán funcionar durante un periodo máximo de 500 horas al año.

Compartir el artículo

stats