Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

comercio minorista | Pacto en un sector económico clave

Paz social en el sector de la alimentación de Tenerife tras más de un año de conflicto

Patronal y sindicatos firman un convenio colectivo que cierra la herida abierta desde 2019, el motivo de las movilizaciones de los trabajadores hasta alcanzar este acuerdo

Varias personas hacen cola ante las cajas de un supermercado de Tenerife. María Pisaca

El sector de la alimentación en Tenerife ha encontrado la paz social entre empresas y trabajadores a través del convenio colectivo firmado en el Tribunal Laboral Canario con la mediación de la Consejería de Economía y Empleo del Gobierno de Canarias, a través de su director general de Trabajo, Alejandro Ramos. El documento, con vigencia de hasta el próximo 31 de diciembre, lo rubricaron por un lado los representantes de los sindicatos de la Comisión Negociadora –UGT, Sindicalistas de Base (SB) y CCOO– y por otro los representantes de la patronal del sector, la Federación de Alimentación y Consumo de Canarias (FACCA). El acuerdo beneficia a un sector compuesto no solo por supermercados y tiendas (venta minorista), sino también a distribuidores, importadores y el sector turístico

Este nuevo convenio desbloquea un conflicto que se prolongaba desde hace más de dos años, justo cuando finalizó la vigencia del anterior, el pasado 31 de diciembre de 2018. Las movilizaciones de los trabajadores ante las sedes empresariales o los organismos oficiales han protagonizado este periodo. Unos 10.000 empleados del sector, la inmensa mayoría en la isla de Tenerife, se van a beneficiar del acuerdo. La parte sindical resalta el «logro de la histórica reivindicación» de los trabajadores al ser el primer Convenio Sectorial del Comercio en Canarias que establece el derecho a los dos días de descanso efectivo semanales. Destaca esta parte la labor de Alejandro Ramos, director general de Trabajo, para alcanzar este objetivo.

Los sindicatos iniciaron la negociación con la intención de que el Convenio del Comercio de la Alimentación «no siguiera siendo el único sectorial en el que los trabajadores tuvieran que recuperar los 20 minutos establecidos de descanso diario». No sólo se ha logrado eso, apunta Manuel Fitas, de Sindicalistas de Base, sino que «se ha convertido en el primer convenio sectorial del comercio canario en el que se establecen los dos días de descanso efectivo a la semana».

«Supone un hito histórico haber conseguido los dos días de descanso semanal»

Manuel Fitas - Sindicalistas de Base

decoration

En cuanto a los incrementos salariales se ha acordado vincularlos a los aumentos del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que afecta al 90% de los trabajadores. Se van a producir desde los 15 euros establecidos desde el 1 de septiembre de 2021 a lo que determinará el Gobierno para los años 2022 y 2023, hasta alcanzar el 60% del salario medio, 1.049 euros en 14 pagas; o sea, 14.686 anuales. La redacción establece que la Comisión Negociadora se reunirá el 15 de enero de 2022 para actualizar el salario a los incrementos del SMI e iniciar de nuevo las negociaciones del próximo convenio, en el que los sindicatos retomarán su reivindicación de incluir los 20 minutos de descanso diario como tiempo efectivo de trabajo, incluido en la jornada laboral, y que se establezca el reconocimiento salarial escalonado de las diferentes categorías profesionales, que en un 90% han quedado equiparadas salarialmente por los incrementos en los últimos años del SMI. De manera que perciben el mismo salario en el convenio ayudantes, cajeros, dependientes, administrativos, Jefes de Sección y Encargados. La firma del convenio, apunta Sindicalistas de Base, «ha demostrado que es fundamental la unidad de acción de los sindicatos en la firme defensa de los derechos del conjunto de la clase trabajadora».

Noemí Concepción Batista es secretaria general de FACCA y ha sido parte integrante de la Mesa Negociadora. Es una voz autorizada para dar la versión de la patronal. Desde ese punto de vista entiende que «el acuerdo alcanzado para la firma del convenio colectivo del sector de alimentación pone fin a una ardua negociación marcada por la dificultad vivida en estos tres últimos años». Añade Concepción que «el contexto de dificultad actual de las empresas del sector ha condicionado la negociación, en especial por la concurrencia de varios factores coyunturales».

Entre esas circunstancias, desde Facca apuntan en primer lugar «a las significativas subidas del Salario Mínimo Interprofesional desde 2019 hasta 2021 –siendo más que previsible que esta tendencia continúe en el año 2022– lo que ha incrementado los costes laborales y afectado negativamente a la creación de empleo».

Por otro lado, argumentan que «en la crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19, donde si bien destacamos el papel esencial que representó nuestro sector, no se puede olvidar que hablamos de un sector que incluye no solo supermercados o tiendas (venta minorista) sino también distribuidores, importadores y el sector turístico (turistas, restauración, hotelería...) cuyas ventas y consumo son una parte esencial del negocio global». Y añaden: «Al quedar paralizada ha afectado negativamente a la rentabilidad». ,

«Hemos sufrido mucho, pero se ha conseguido la mejora de las condiciones laborales»

Noemí Concepción - Secretaria general de FACCA

decoration

En tercer y último lugar, señala la gerente de Facca, «hay que analizar el coste económico que ha supuesto adaptarse a las medidas de prevención y la reducción de márgenes comerciales ante la situación de crisis generalizada». Valora Noemí Concepción que «a pesar de lo que pueda parecer, el comercio minorista del sector de alimentación también ha sufrido por la crisis sanitaria, situación que necesariamente ha condicionado la negociación para dar lugar al acuerdo firmado al final».

La portavoz de la patronal resume: «Es evidente que era necesario un acuerdo –logrado gracias al esfuerzo de todos los negociadores– tanto para cerrar una difícil etapa como para transmitir seguridad, tranquilidad y paz social a todas las partes afectadas». Reconoce la portavoz de Facca que «en este sentido, la clave para desbloquear la situación ha sido mejorar las condiciones sociales de las personas trabajadoras».

Concepción reflexiona para concluir: «Quiero reiterar la voluntad de todas las partes para lograr el mejor acuerdo posible en las actuales circunstancias, pero también reconocer a las empresas del sector el esfuerzo para asumir el nuevo descanso semanal». El convenio está en revisión a la espera de su publicación.

Compartir el artículo

stats