Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Icod de los Vinos | Patrimonio histórico y religioso

Conexión América-Icod-Madrid

La Ciudad del Drago cede tres de sus símbolos religiosos para una gran exposición temporal en el Museo Nacional del Prado

28

Traslado de la Virgen y el caimán de Las Angustias Andrés Gutiérrez

Una empresa especializada se encargó este jueves de embalar para su traslado a la Virgen de Las Angustias, que se talló en México hace casi 400 años; la cruz de filigrana de plata de la iglesia de San Marcos, elaborada en Cuba en el siglo XVII, y el caimán disecado que se trajo de Tabasco como ofrenda.

Tres símbolos religiosos de Icod de los Vinos comenzaron ayer un viaje hacia el Museo Nacional del Prado, en la capital de España, donde formarán parte de la exposición Tornaviaje. Arte Iberoamericano en España. Esta muestra temporal hará visible la conexión América-Icod-Madrid y servirá para compartir con el mundo la belleza de la pequeña Virgen de Las Angustias, que se talló en el siglo XVII en México y que permanece en la Ciudad del Drago desde hace casi 300 años; el caimán o cocodrilo disecado, que llegó del estado mexicano de Tabasco como una original ofrenda a la virgen y que ha sorprendido y atemorizado a generaciones de icodenses, y la cruz de filigrana de plata de la Parroquia de San Marcos, elaborada en un taller de La Habana, en Cuba, y considerada una obra única en el mundo.

EL DÍA fue testigo ayer de la delicada labor de embalaje y traslado de estos tres tesoros del arte religioso. Un trabajo que comenzó en la ermita de Las Angustias con el exvoto del caimán que el fundador de este templo, Marcos de Torres, trajo desde México para llamar la atención de sus conciudadanos. El reptil, disecado con una antigua técnica que ha permitido acreditar su origen americano, colgó durante décadas del techo del templo y ahora se conserva en una urna de cristal y madera. Fue restaurado hace unos años y desde entonces presenta un mejor aspecto, puesto que ha recuperado la dentadura, los ojos, la forma de las patas y el color.

Tras bajar la urna, situada en un lateral de la ermita, los operarios se encargaron de preparar un molde de espuma para proteger al animal durante su traslado hasta el Museo del Prado, donde permanecerá expuesto entre el día 5 de octubre de 2021 y el 13 de febrero de 2022. Se espera que esté de regreso a Icod sólo unos días después. Para despedir al caimán, aunque hay dudas de que en realidad sea un cocodrilo, acudieron dos representantes de la Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores, la hermana mayor Inmaculada Méndez de León y Álvaro López, nieto de la Camarera de la Virgen. Además, estuvo presente el trabajador municipal del área de Patrimonio e investigador local Miguel Delgado.

Méndez, en representación de los 50 cofrades, subraya que en el colectivo «están tranquilos» porque saben que tanto la virgen como el caimán «quedan en buenas manos», y además tienen la experiencia de un préstamo anterior, del cuadro de la Virgen de Guadalupe, «que regresó perfectamente». López añade que «todo el mundo está muy contento e ilusionado porque se dé tanta relevancia a esta parte del patrimonio cultural y religioso del pueblo».

Miguel Delgado detalla que hay un escrito «de puño y letra» de Marcos de Torres en el que dice que trajo el caimán para que los icodenses «se admiren de lo que se cría en los ríos de México». Existen varias leyendas, como la que cuenta que Torres, que está enterrado en la propia ermita, fue atacado por el animal en un río. Sin embargo, Delgado asegura que no es cierto: «Simplemente lo encargó para traerlo hasta Icod y mostrar algo exótico, que impresionara. Y tardó casi dos años en llegar».

«De Torres fue un hombre importante en su época, un rico hacendado que contaba con una flota de barcos fondeados en el antiguo puerto de Garachico, antes de que la erupción del volcán de Trevejo lo sepultara. Por eso tenía mucho contacto con América», explica Delgado.

Los otros dos elementos que viajan rumbo al Museo del Prado salieron de la Parroquia de San Marcos. Se trata de la Virgen de Las Angustias, de autor desconocido, y de la cruz de filigrana de plata que se encargó en Cuba en el siglo XVII. Delgado explica que es «una obra de Jerónimo de Espellosa y está considerada una de las mejores muestras de este tipo de elementos ornamentales, con 47 kilos de peso y una altura de 2,4 metros». «Lo más sobresaliente de toda la obra es el pie, donde la labor supuso un trabajo agotador. Todas las superficies están formadas por un tejido continuo de filigrana», detalló.

El cronista oficial de Icod y presidente de la Junta de Cronistas de Canarias, José Fernando Díaz, afirma que esta salida producirá «una especie de desgarro temporal», pero a la vez permitirá dar la importancia que merece a una Virgen de Las Angustias, que es «ejemplo destacado del barroco mexicano», y a una cruz de plata «simplemente única». Detalla que se hizo en un taller en la calle Obispo de La Habana, «por encargo del Deán de la Catedral de Santiago de Cuba, el icodense Nicolás Estévez Borges. Una cruz que, con buen criterio, ha dejado de salir en procesión desde el año 2016 para evitar que se pueda dañar».

José Francisco Acosta Afonso, mayordomo del Nazareno y presidente de la Junta de Hermandades de Icod, ejercerá como representante de la Parroquia de San Marcos, «con orgullo y un poco de nervios», en el procedimiento de traslado. Ayer se encargó de desmontar la cruz de plata y de colaborar con el embalaje. El día 22 estará en Madrid para verificar que las piezas llegan enteras y en perfecto estado, y que el montaje se realiza de nuevo de forma correcta. El párroco de San Marcos, Rubén Fagundo, vive esta experiencia «con una expectativa enorme, ya que se dará a conocer el gran patrimonio de Icod de los Vinos y creemos que también puede ayudar a generar economía para nuestra ciudad en el futuro». Más que nervios, el párroco siente «responsabilidad» y reconoce que «la tensión» no se le va a quitar «hasta que estén de nuevo aquí».

Para el alcalde de Icod, Francis González (CC), «este traslado es un motivo de orgullo para el municipio, que cede dos de sus joyas, junto al lagarto de Las Angustias. La relevancia artística e histórica de estas dos piezas queda en evidencia por el interés de los organizadores de esta exposición», que son el Museo Nacional del Prado y la Fundación Axa.

Segundo viaje de la cruz desde 1992

La cruz de filigrana de plata de la Parroquia de San Marcos, en Icod de los Vinos, ya salió de la Ciudad del Drago en el año 1992 para ser mostrada al mundo en la Exposición Universal de Sevilla. Tras aquel viaje a la Expo, ha permanecido en el templo y, desde 2016, no se saca en procesión para evitar el posible deterioro de una obra considerada una de las mejores cruces de filigrana de plata del mundo. Pesa unos 47 kilos y mide más de dos metros de altura. Se estima que fue elaborada entre 1663 y 1665 en el taller del artista Jerónimo de Espellosa, por encargo del icodense Nicolás Estévez Borges.

Compartir el artículo

stats