Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arona precinta la reforma de un edificio por anomalías en la licencia

La empresa propietaria emitió al Consistorio un «acto comunicado», figura que, al parecer, no ampara los trabajos detectados por la Inspección Urbanística municipal

Instalaciones precintadas por el Ayuntamiento de Arona en Guaza.

Instalaciones precintadas por el Ayuntamiento de Arona en Guaza. E. D.

El Ayuntamiento de Arona paralizó y precintó las obras de reforma que se llevaban a cabo en el edificio situado entre la TF-66 y la carretera general de la localidad de Guaza, en el término municipal de Arona. Se trata de una construcción propiedad de la empresa Canary Islands Cars SL (Cicar), que estaba realizando trabajos no amparados, al parecer, por los trámites urbanísticos registrados en el Consistorio, según la información facilitada por la Administración.

La empresa presentó ante el Ayuntamiento un «acto comunicado» –documento en el que se informa del interés por acometer obras y reformas que no precisan de un proyecto técnico–. La inspección urbanística realizada por el Consistorio detectó que la envergadura de las obras que se llevaban a cabo «no tenían cobertura» mediante esa figura.

En la actualidad, el área de Urbanismo procede a estudiar y evaluar pormenorizadamente el estado de la obra para determinar qué parte de la misma puede estar sujeta al acto comunicado y las condiciones necesarias para establecer qué otra parte puede estar sujeta a legalización.

El edificio afectado se encuentra a la entrada de la localidad de Guaza, en las inmediaciones de la autopista del Sur. Se trata del inmueble que durante muchos años albergó las instalaciones de una empresa concesionaria de la multinacional Renault, que cesó la actividad a raíz de la crisis de 2007. La edificación estuvo sujeta a embargo por parte del Banco Santander, siendo adquirida posteriormente por un empresario radicado en la zona, quien lo vendió a la propiedad actual.

Interés del Consistorio

A mediados de la década pasado, el Ayuntamiento de Arona hizo público su interés por adquirir estas naves. El gobierno del momento, formado por Coalición Canaria (CC), hizo pública (al inicio del año 2015) la existencia de conversaciones en tal sentido. El propósito era emplazar en este edificio una nueva sede de la Policía Local, así como el depósito municipal de vehículos, los talleres del servicio de mantenimiento y las dependencias de Protección Civil.

Sus dimensiones y su emplazamiento junto a la autopista y las TF-66, así como su equidistancia de los núcleos turísticos más poblados de Arona hacían del inmueble un espacio idóneo para emplazar el complejo de seguridad del municipio. Una situación que tampoco pasó desapercibida para el alcalde actual, José Julián Mena, quien llegó a plantearse la posibilidad de avanzar en esa línea. Medida que descartó, finalmente.

Compartir el artículo

stats