Arona mantiene activo desde 2011 el servicio de gestión de los residuos textiles y de calzado, así como el de aceite vegetal generado en los hogares. El área municipal de Medio Ambiente adjudicó, por 16.474 euros, el nuevo contrato que lo reforzará con contenedores fijos, que permitirá a los ciudadanos depositar los residuos en cualquier momento. Hasta ahora disponía de los ecopuntos móviles, para la separación y reciclaje de textil y aceite, así como de todas aquellas fracciones de residuos provenientes del hogar.

Con la puesta en marcha de este complemento, se trata de «alcanzar la máxima eficiencia y responder a los objetivos de calidad y sostenibilidad», facilitando a la ciudadanía la separación para su reciclaje. Con ello, Arona se adelanta en tres años al plazo máximo de la directiva marco de residuos, que establece el límite para su implantación el 31 de diciembre del 2024, recuerda el concejal del área, Leopoldo Díaz Oda. «Arona apuesta por la economía circular, reciclando textiles y calzado para que puedan ser reutilizados y reduciendo los residuos no procesados, para una mejor calidad del medio ambiente», señala.

A partir de noviembre, según la estimación inicial, en las calles aroneras habrá dos nuevos tipos de contenedores. Cincuenta, de color beige, serán para textiles y calzado, donde se podrán depositar ropa, mantas, sábanas, edredones, colchas, cortinas y complementos como cinturones, corbatas, bufandas, guantes y bolsos, entre otros. Otros 35 contenedores, de color naranja, se destinan a la recogida de aceites vegetales.

La empresa adjudicataria será la responsable de su depósito en condiciones de seguridad, así como de la adecuada gestión medioambiental en cuanto a su recogida y transporte. Igualmente, será la encargada de su recuperación, valorización o regeneración que evite su eliminación directa.

Para el alcalde de Arona, José Julián Mena, este es otro paso más del Ayuntamiento en su compromiso con el medio ambiente y la sostenibilidad, «pilares clave de nuestra personalidad como municipio». Destaca que con los contenedores para el reciclaje del aceite vegetal se facilita a la ciudadanía «deshacerse cómodamente de un residuo altamente contaminante, con la consiguiente repercusión en el cuidado medioambiental». Con los dedicados a textiles y calzados, explica que «impulsamos la economía circular, dándoles una nueva vida. Afortunadamente, los aroneros están cada vez más concienciados sobre la trascendencia vital del reciclaje». Para ello, desde el Ayuntamiento «también realizamos acciones continuas para mejorar día tras día en materia de sostenibilidad».