Con la finalidad de gestionar la protección, salvaguarda y trasmisión a las generaciones venideras de los valores patrimoniales del municipio, a la vez que regular toda actividad urbanística que se lleve a cabo en la zona declarada Bien de Interés Cultural (BIC), comienza la elaboración del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico de San Miguel de Abona.

Se trata de un instrumento que está destinado a «garantizar la tutela» del conjunto declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en el año 2013 por el Gobierno de Canarias. El mismo ocupa una superficie de 95.000 metros cuadrados, espacio que incluye lugares muy emblemáticos del casco urbano sanmiguelero situados entre la Plaza de la Parroquia Matriz de San Miguel Arcángel y, siguiendo por la calle de La Iglesia, y el Museo de Historia Casa de El Capitán.

Uno de los aspectos en los que hace hincapié al alcalde de San Miguel de Abona Arturo González, se refiere a que este Plan Especial de Protección incluye un proceso de participación ciudadana. A través de ella, explica que se trata de favorecer la implicación de los vecinos en un documento que contará con el personal técnico municipal, los colectivos socioculturales y los agentes políticos. Se trata de «para conocer de primera mano las propuestas de las personas que viven, trabajan o realizan algún tipo de uso de este conjunto histórico».

Arturo González aclara que Gestión y Planeamiento Territorial y Medioambiental (Gesplan), empresa pública adscrita a la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, «está empezando a trabajar en una primera toma de contacto con los vecinos para definir los espacios de participación, así como detectar a aquellos agentes clave necesarios para el desarrollo de todo el proceso». De esta manera, el regidor destaca que «se dan los primeros pasos para escuchar a las personas implicadas en el conjunto histórico y a los profesionales expertos, entre otros.

Reuniones y talleres

El proceso de participación ciudadana contempla, además, reuniones de trabajo –cuyo desarrollo está previsto para las próximas semanas– y entrevistas, con el fin de recabar el máximo número de opiniones que se impliquen en la toma de decisiones en relación al Plan Especial de Protección. Además, el gobierno municipal también planifica la realización de talleres presenciales y virtuales cuya temática se centrará en la identificación de las problemáticas que afectan en la actualidad al Conjunto Histórico de San Miguel de Abona.

La declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de Conjunto Histórico, del núcleo urbano de San Miguel de Abona data de principios de 2013. Con ello, se reconoce que es el núcleo histórico mejor conservado y con mayor riqueza patrimonial del sur de la Isla. Sin tener la antigüedad de Adeje, Vilaflor o Granadilla de Abona, sus habitantes han mantenenido la configuración urbana original, alrededor del antiguo camino real de la comarca de Abona.