El alcalde de Arona, José Julián Mena, anuncia su propósito de buscar el debate y el consenso acerca de definir alternativas al Puerto de Fonsalía «que pasen por modernizar Los Cristianos». Para ello, impulsará encuentros con los actores relacionados con la conectividad marítima de Tenerife y el resto de Islas Occidentales, con el puerto aronero como «epicentro de esas comunicaciones». Lo plantea teniendo en cuenta que el puerto isorano es un proyecto concebido hace 25 años, en Zona Especial de Conservación, de alto valor, y con la declaración de impacto ambiental caducada.

Explica que esa premisa «nos aboca a un escenario de bloqueo de años o décadas en una tramitación que no ofrece ninguna garantía, puesto que los valores sociales y los criterios de la Unión Europea son radicalmente distintos a los de hace 25 años». Se afronta un tiempo «de parálisis» que «ni Los Cristianos, ni Tenerife ni las Islas Occidentales se pueden permitir», con el agravante de que los problemas de movilidad Los Cristianos «irán a peor, mientras tanto».

Mena aboga porque «se impulse un diálogo constructivo y realista, que debe pasar por una inversión en Los Cristianos que permita que el tráfico circule de manera subterránea por la avenida Chayofita hasta casi la autopista, generando una moderna avenida peatonal en la parte superior con un intercambiador de transporte». Otro punto que destaca el regidor es que tal obra es posible con 40 millones de euros, frente a los al menos 200 millones que se requieren para Fonsalía. Mena asegura que hubo «importantes avances» en este sentido con el equipo de gobierno del Cabildo de Tenerife en el mandato anterior.

Diálogo constructivo

El alcalde de Arona planteará «una agenda de reuniones y encuentros» con el Gobierno de Canarias, los cabildos de Tenerife, la Palma, La Gomera y El Hierro, la Autoridad Portuaria, municipios, asociaciones y organizaciones sociales y la Universidad de La Laguna. «Es fundamental generar un diálogo constructivo en el que encontremos soluciones sostenibles, respetuosas con el medio ambiente y que sea realista: la declaración de impacto ambiental se encuentra caducada. Y eso cierra una parte muy importante del debate», sostiene.

Mena ha recordado que Los Cristianos es uno de los cinco puertos construidos en 25 kilómetros de litoral, además del de Granadilla. A su juicio, «no parece sensato hacer un nuevo daño, irreparable, a una zona en la que hay alternativas y enclavada en plena Zona de Especial Conservación, con un alto valor ambiental y paisajístico, como lo es el lugar de Guía de Isora que se propone, una joya natural».

Desde el Partido Popular, los diputados Ana Zurita y Sebastián Ledesma piden al Gobierno central que informe de sus «planes de futuro» respecto a Fonsalía. Lo hacen preguntando a la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana que aclare si ese proyecto sigue siendo una infraestructura estratégica, si hay coordinación en materia ambiental con los distintos departamentos implicados, si han realizado los trámites para la adscripción de los terrenos al Dominio Público Portuario y si el Estado ha estudiado el traslado de tráfico desde el puerto de Los Cristianos hasta el de Granadilla, aspecto del que es partidaria. La diputada tinerfeña exige, en una proposición no de ley, «que no se abandone el proyecto».

Zurita acusa al Gobierno canario de «estar tardando» en elaborar la nueva Declaración de Impacto Ambiental para adaptar la obra a los requerimientos de la ZEC Rasca-Teno. A su juicio, es «absolutamente necesaria una mayor implicación de la Autoridad Portuaria» con la elaboración de un documento estratégico que «ponga en valor» las infraestructuras portuarias y su necesidad para la economía de la Isla y la racionalización del uso y la gestión de los puertos.