La Junta Universal de Metropolitano de Tenerife ha aprobado la emisión de los denominados bonos verdes (emitidos por empresas cien por cien sostenibles) para «reorganizar la estructura económica de la empresa pública dependiente del Cabildo y afrontar una refinanciación que permita acometer nuevos objetivos». Entre ellos podrían estar las líneas del tranvía hacia zonas como el Aeropuerto Tenerife Norte Los Rodeos, la playa de Las Teresitas o Añaza y La Gallega, en el suroeste de Santa Cruz. Sería a medio y largo plazo, en principio, nunca durante la actual legislatura. Además, acordó incorporar al Consejo de Administración a dos profesionales de la auditoría, como condición de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para acometer estas modificaciones.

El quinto punto, referido a los bonos, ha salido adelante con los votos a favor de PSOE, CC y Cs; en contra de Sí Podemos Canarias y la abstención del PP. Se ha dado cuenta del cese de Tomás Félix García como vocal y del nombramiento de María José Parrilla Toribio y Javier Álvarez Cabrera como consejeros independientes, a propuesta del Consejo de Gobierno. 

José León, director insular de Movilidad, explica: «La CNMV plantea la protección de los bonistas y obliga a nombrar a consejeros independientes, en el sentido de no estar vinculados a los partidos políticos y con perfil financiero». Respecto al cambio de estructura financiera, advierte de que «era muy compleja, con varios préstamos sindicados (de distintos bancos). Proviene de 2007, antes de la crisis anterior, con unas condiciones bastante onerosas que obligan a mantener bloqueadas cantidades para el pago de intereses que, además, crecen cada año. De siete millones del ejercicio anterior hasta la previsión para 2033, de doce millones. Tensiones de tesorería que complican la disposición de liquidez. Incluso obligaba a endeudarse pese a tener ese dinero».

Por eso, añade León, se emiten los bonos verdes. «Hay inversores interesados y, tras este primer paso, la semana próxima lanzaremos el folleto de emisión para colocarlos. Ha sido posible porque la última certificación de Standard and Pool ha determinado un elevado nivel de solvencia. Ahora debe ratificarlo el Consejo de Administración». Aclara que «hay muchas opciones de inversión, entre ellas la ampliación de líneas. Lo cierto es que el dinero inmovilizado hasta ahora estará disponible para el futuro». La operación financiera se hace, entre otras cosas, para darle mayor solvencia y liquidez a la empresa, así como para asumir nuevas infraestructuras en la expansión de la compañía.

Cabe recordar que esta no es la primera vez que se convocaba la Junta con este fin. Anteriormente, fue rechazado el punto quinto, más por cuestiones formales que de fondo. Toda la oposición votó en contra entonces al insistir en aceptar el nombramiento de esas dos personas independientes, pero sin necesidad de ampliar el número de consejeros. Había una vacante y la renuncia dejó dos. 

La abstención del PP. Manuel Fernández, consejero del PP, valora: «El cambio de criterio, del no a la abstención, se debe a que una vez producida la anterior junta, el equipo de gobierno reconsideró parte de nuestras propuestas». Insiste sobre posibles nuevos proyectos, incluido el tren del Sur, para decir que «el grupo de gobierno no ha sido claro por cobardía política con su socio, Sí Podemos Canarias, que ha manifestado su rechazo». Y explica que «el PP se abstiene porque no sabemos hacia donde vamos. Hemos preguntado sobre esa hoja de ruta con la callada por respuesta». Sin embargo, argumenta, «nos abstuvimos y no bloqueamos esta operación». Reitera: «Una vez más, es la oposición, CC y PP, la que desbloqueamos los principales asuntos de Tenerife. Se demuestra la fragilidad de este equipo de gobierno». Concluye: «Enrique Arriaga, al principio del mandato, anunciaba que el tranvía llegaría a Los Rodeos en 2022 y ya ni nombra este proyecto para no molestar a Sí Podemos y al alcalde de La Laguna».

El rechazo. Sí Podemos Canarias denuncia «la urgencia del grupo de gobierno por aumentar la deuda pública del Cabildo». Critica la aprobación de «una nueva operación especulativa, encubierta a través de la empresa pública Metropolitano, que obligará a la población a pagar la deuda arrastrada durante más años». Esta formación reprocha «las prisas y la obcecación de Cs, con el apoyo del PSOE, por sacar adelante esta propuesta». María José Belda, portavoz, incide en «la urgencia con la que el equipo de gobierno prioriza esta cuestión, convocando el día antes una Junta General Extraordinaria para aprobar con urgencia una operación especulativa que permitirá al Cabildo aumentar su deuda pública mediante la emisión de bonos». Belda reprocha las prisas de esta convocatoria, «máxime cuando el día 25 se celebra el pleno mensual, en el que se podría haber convocado esta Junta previamente». Concluye: «Hemos votado en contra puesto que el incomprensible argumento del equipo de gobierno es el afán de expandir esta empresa pública, cuando no se nos ha explicado en el Consejo de Administración cuál es el proyecto planificado, pese a que se tiene tanta prisa».