El regreso de la gran alfombra del Corpus a la plaza del Ayuntamiento de La Orotava permite que la Villa recupere una parte fundamental de la esencia y el esplendor de sus fiestas mayores. Poder visitar, aunque de manera restringida y organizada, el gran tapiz de tierras del Teide, ha significado dar un paso más hacia la vieja normalidad. Con la pandemia aún activa y bien presente en el diseño de este año, las fiestas villeras celebran hoy un atípico día de la Infraoctava del Corpus con sólo cuatro alfombras, una procesión claustral y misas con aforo limitado.

La alfombra de 2021 volverá a ser histórica. Por regresar a la plaza tras confinarse en 2020 en el interior de la Parroquia de Nuestra Señora de la Concepción. Por mezclar con la arena dos grandes corridos de flores que son un homenaje a tantas alfombras que hoy no podrán vestir las calles de la Villa. Por recordar tapices del pasado, con la ce que diseñó Felipe Machado hace 100 años, y también a las víctimas y los héroes de la pandemia. O por contar, por primera vez, con una parte móvil, que anoche se trasladó al interior de la parroquia.

De sus 400 kilos de arena y sus 8.000 varas de flores, que ocupan unos 800 metros cuadrados de la plaza, se recordarán para siempre las imágenes de una señora mayor y una niña, ambas con mascarillas. O la mano que ayuda al enfermo intubado. Un año más, la parte social destaca, junto a lo religioso, que se representa con la estampa de la Sagrada Familia, en la que San José cobra protagonismo en el 150 aniversario de su patronazgo respecto a la Iglesia.

La Villa recupera parte de la esencia y el esplendor de sus fiestas mayores

La alfombra quiere recordar momentos duros vividos desde marzo de 2020 con imágenes como la abuela que se puede acercar por fin a su nieta, sin dejar las omnipresentes mascarillas, o con la persona hospitalizada, pero acompañada, con una mano que representa «el esfuerzo de todo el personal sanitario y de los voluntarios». Una representación de «la fe y de la confianza en los profesionales de la salud para salir de esta pandemia y tener, mientras, esa necesaria resiliencia», según subraya el Ayuntamiento villero.

La alfombra de 2021 vuelve a estar llena de detalles, como «la cruz que se forma por una cenefa de flores que representa la tierra y el espacio de encuentro de esa cruz, que recuerda al mar y al cristianismo, a través de ese pez geometrizado utilizado por los primeros cristianos. El mismo pez que anoche se desplazó hasta el interior del templo, donde los alfombristas de flores confeccionaron a su alrededor la alfombra que conectará la procesión claustral con las viejas y anheladas tradiciones villeras.

Junto a la ce de Felipe Machado destacan otras dos letras en el lado opuesto: la ele y la o, realizadas con tierras para evocar el nombre de La Orotava. Y otros motivos, como un personaje de color rojo que es un guiño a la alfombra de 2022 o el recuerdo al acto solidario de donar sangre.

El negro muestra la oscuridad y la incertidumbre en tiempos de pandemia, donde pequeños círculos blancos subrayan que ya se ve la luz al final del túnel. Las cañas en forma de cruz, con un pequeño círculo de carozo de piña de millo dentro, son otro homenaje a las víctimas del coronavirus, así como un recuerdo a la aún necesaria distancia social.

La Villa recupera parte de la esencia y el esplendor de sus fiestas mayores

Visita regulada

El Ayuntamiento de La Orotava puso en marcha este martes por la tarde un sistema de visita controlado y regulado para poder contemplar el tapiz de la plaza. El acceso se realiza desde la calle Nicolás Ponte para poder ver la alfombra desde el pasillo central del Ayuntamiento, donde hay pantallas que muestran una vista panorámica de la obra. La salida debe realizarse por la calle Tomás Pérez. Ayer miles de personas la visitaron hasta las 00:30 horas y hoy será posible hacerlo desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche. El acceso a los balcones del Consistorio villero no está permitido.

Durante el día de hoy, jornada de la Infraoctava del Corpus Christi, se podrán visitar un total de cuatro alfombras. La de la plaza, hasta las 21:00 horas; la que se elaborará en el zaguán de la Casa Monteverde, cuya familia inició esta tradición a mediados del siglo XIX en este inmueble situado en el número 6 de la calle Colegio; la del patio del Centro de Arte Efímero de Las Alfombras de La Orotava, junto a la Casa de los Balcones, y la del interior de la Parroquia de Nuestra Señora de la Concepción.

La del antiguo museo de las alfombras será un homenaje a las zaragatas y se elaborará, a partir de las 10:30 horas, de una forma absolutamente colaborativa. Las personas que lo deseen, respetando el control de aforo, podrán acercarse para «aportar su pétalo o su fisquito de brezo», según explica el presidente de los alfombristas villeros, Leo Rodríguez.

Acceso al templo

La visita a la alfombra de la Parroquia de la Concepción se ha organizado también con un circuito seguro «fuera de los horarios de las celebraciones religiosas». Se podrá acceder al templo por la plaza Patricio García y salir por la calle Inocencio García. En la iglesia estará el fragmento de la alfombra de tierras del Teide y una pequeña representación de alfombras de flores, que se elaboró anoche para repetir la experiencia de 2020.

Durante la jornada habrá tres misas. Tras el tradicional repique de campanas, a las 8:30 comenzará la eucaristía de ofrenda de los alfombristas; a las 12:00 será la de adoración y bendición con el santísimo sacramento, y a las 18:30 horas comenzará la solemne eucaristía de la Infraoctava del Corpus, presidida por el obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez. El aforo se ha limitado y será retransmitida en directo por Mírame Tv, Canal 4 Tv, Canal 10 Televisión y Ahora Tv, así como a través del perfil de Facebook de Prensa Ayuntamiento La Orotava. Será una misa concelebrada por el párroco de la Concepción, Óscar Guerra, y por «los sacerdotes hijos de la Villa de la Orotava». La ofrenda de los alfombristas de flores y del colectivo Artearena permitirá que el Santísimo pise las alfombras, como en 2020, en una solemne procesión claustral (por el interior del templo) y la posterior adoración, bendición y reserva de Jesús sacramentado.

La Villa recupera parte de la esencia y el esplendor de sus fiestas mayores

Vino y redes sociales

A lo largo de la jornada de hoy, que es día festivo local, también se presentarán a través de las redes sociales el mapa interactivo de las alfombras de 2021 (10:00 horas), una muestra con las alfombras elaboradas en los patios del casco histórico villero en días previos (17:00 horas) y un vídeo resumen del proceso de elaboración de la alfombra de la plaza del Ayuntamiento (21:00 horas). Además, regresarán las turroneras a las calles del casco de la Villa y los cochitos a la plaza de la Constitución o del quiosco y, a partir de las diez la mañana, se celebrará el XXXVIII Concurso de Vinos de la Villa de La Orotava, en las instalaciones de la Sociedad Liceo Taoro.

Un pregón lleno de loores y olores

Sebastián Estévez Pérez, licenciado en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid, catedrático de Enseñanzas Medias y docente, fue el encargado este martes de dar lectura a un pregón, titulado Loores y olores de las Fiestas de La Orotava, en el que hizo un llamamiento a la participación responsable en los actos programados: «Aunque el Covid-19 suponga un cambio radical en nuestras vidas, haya impuesto, como llaman ahora, una nueva realidad y se ha entrometido, con no poco protagonismo, en nuestra cotidianidad, les invito a participar activamente en los actos programados y, pese a las limitaciones y mutilaciones del calendario festivo, les convido a que asuman, con ejemplar deportividad, este período sombrío, y cada uno de ustedes se convierta en anunciador puntual de nuestras queridas Fiestas, para que de esta forma, no pierdan ni un ápice de brillantez y originalidad». Para Estévez, estos festejos merecen numerosas loas, a las que hace referencia el vocablo del título loor, que significa alabanza, elogio o enaltecimiento público. Y también se caracterizan por su peculiares olores: los de la buena comida típica de estas fechas, el brezo picado y tostado, las flores de las alfombras o el ganado. Y «el más auténtico de todos»: el olor a romería, que se espera que regrese en 2022.

La letra ce de Felipe Machado

El historiador José Maza resalta que la famosa letra ce de la alfombra que Felipe Machado elaboró hace un siglo haya vuelto a la plaza del Ayuntamiento de la mano del equipo de Domingo Expósito. Una letra que, según recuerda Maza, «contenía en su interior una hostia y el resto de la palabra corpus, es decir orpus», y generó una anécdota curiosa: «Un forastero dijo a algunas personas que parecía mentira que don Felipe y los que hace tantos días están viendo confeccionar la alfombra, no se hayan percatado de que le falta la ce a Corpus».