La reforma del Teatro Cine Realejos está en proceso de licitación, por una cuantía de 2,1 millones de euros, y las empresas pueden presentar sus ofertas hasta el próximo 29 de junio. Se trata de la primera fase de una actuación que contará con un segundo concurso para el equipamiento escénico, por valor de otros 600.000 euros. El Cabildo de Tenerife financia el 80% del coste de los trabajos y el Ayuntamiento realejero aporta el 20% restante.

La inversión total en esta infraestructura cultural superará los 2,7 millones de euros, de los que el Consistorio norteño asumirá 542.000, mientras que el Cabildo de Tenerife, a través de su Plan Insular de Infraestructuras Culturales 2016-2021, aportará 2.170.000 euros. La administración municipal se ha encargado de contratar la redacción del proyecto técnico y de su licitación pública.

Para el alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez (PP), esta obra es «un claro ejemplo de colaboración entre administraciones públicas, con la utilización de fondos de manera compartida, para aprovechar la oportunidad histórica de invertir en esta infraestructura cultural que demandaba una rehabilitación urgente y cuyo importe, por encima de los 2 millones de euros era imposible de asumir de manera unilateral por el Ayuntamiento». El mandatario agradece al Cabildo de Tenerife «su predisposición y buena sintonía en las negociaciones mantenidas con este proyecto en los últimos años».

La concejala de Urbanismo, Laura Lima (PP), añade que «en el planteamiento realizado de pliegos técnicos y administrativos se ha hecho un laborioso análisis que garantice tanto la ejecución de los trabajos de obra edificatoria, como lo referido a todo el equipamiento necesario que ha de disponer un inmueble cultural de primer nivel, esperando que el resultado final cumpla los objetivos marcados desde el primer minuto».

Para la concejala responsable de Cultura y Patrimonio Histórico, Isabel Socorro, «es de agradecer la colaboración mantenida con el colectivo Dimensión Siete, gestores de esta infraestructura durante más de 30 años, a la hora de asesorarnos en los primeros momentos para definir necesidades reales del recinto, avalados por su dilatada experiencia como programadores culturales en el municipio y fuera de él y especialmente en este recinto cultural».