La pandemia del coronavirus ha obligado a suspender la mayoría de festejos y tradiciones populares desde marzo de 2020. La Villa de La Orotava ha cumplido las restricciones sanitarias a rajatabla, pero se ha resistido a cancelar por completo su tradición más conocida: las alfombras de flores y tierras del Teide en honor al Corpus Christi. El año pasado, estas alfombras se confeccionaron en la intimidad de los hogares y en el interior de la Parroquia de La Concepción; en 2021, la tradición ha florecido en los patios de inmuebles del casco histórico que durante dos fines de semana han permitido recuperar olores, sensaciones y encuentros, de una forma segura y controlada.

Una tradición que florece en los patios

Una tradición que florece en los patios Raúl Sánchez

La iniciativa Arte Efímero en Los Patios, puesta en marcha por la Asociación de Alfombristas de La Orotava con la colaboración del Ayuntamiento villero, ha permitido que unos 250 alfombristas, en grupos de seis, hayan confeccionado hasta ahora un total de 22 alfombras de flores, en una veintena de localizaciones. Se calcula que más de 2.000 personas han pasado, de forma ordenada, por estos lugares en los cuatro días de exposición.

Una tradición que florece en los patios

Una tradición que florece en los patios Raúl Sánchez

Ha sido una oportunidad para que los grupos de alfombristas se hayan reencontrado para emprender un proyecto artístico efímero y común en honor al Corpus Christi. También ha sido el esperado momento para que vecinos del municipio y visitantes hayan podido disfrutar de nuevo de un recorrido, distinto e histórico, para contemplar el trabajo en directo y la obra final de estos colectivos.

Una tradición que florece en los patios

Una tradición que florece en los patios Raúl Sánchez

La primera semana participaron el la Asociación de Vecinos La Florida y Ángel Baute, en el Centro de Interpretación de Arte Efímero; Riquelme Toste y colaboradores, en el antiguo convento de San Francisco; Javier Trujillo, en la Casa Lercaro; amigos de Eustaquio Bello y funcionarios, en la casa de la familia Altamirano; el IES Orotava Manuel González Pérez, en la Casa de la Juventud; el IES Villalba Hervás, en la Casa de la Cultura de San Agustín; Jesús Rodríguez y amigos, en la casa Benítez de Lugo y Vergara, y amigos de Leonardo Ruiz y amigos de Pedro Eustaquio Pérez, ambas en la Sociedad Liceo Taoro, y Antonio Pérez Bethencourt y Antonio Martín, en la casa de la familia Bethencourt, en el callejón Rodapalla.

Una tradición que florece en los patios

Una tradición que florece en los patios Raúl Sánchez

Once grupos participantes

El pasado fin de semana le tocó el turno al colegio salesiano San Isidro, que elaboró su alfombra en el centro educativo; Liborio Valencia y colaboradores, y José Luis González y amigos de la Cruz Roja, ambas en el Centro de Interpretación de Arte Efímero; José Enrique Trujillo, en el antiguo convento de San Francisco; Juan Pérez Domínguez y amigos, en la Casa Lercaro; la Unión Cultural El Canario, en la casa de la familia Altamirano; la Asociación de Vecinos de La Perdoma, en la Casa de la Juventud; Isaac Valencia Domínguez, en la casa Benítez de Lugo y Vergara; Francisco Domínguez Castilla y Amigos del Molino, en la Casa de la Cultura de San Agustín; Felipe Hernández, en la Sociedad Liceo Taoro, y los colaboradores de Manuel Reyes, en el patio de la Ferretería Orotava, en la calle Carrera Escultor Estévez.

Una tradición que florece en los patios

Una tradición que florece en los patios Raúl Sánchez

El presidente de la Asociación de Alfombristas de La Orotava, Leo Rodríguez, hace un balance muy positivo de esta experiencia «increíble», que ha permitido a mucha gente retomar el contacto con la fiesta más esperada del año en la Villa. «El primer fin de semana ya había sido bueno, con mucha gente que se encontró con la iniciativa de sopetón. En el segundo ya la gente estaba concienciada y preparada. Fue casi como un día de fiesta. Hasta colocamos una turronera dentro del museo para que la gente tuviera ese sabor de la fiesta también disponible. Calcular el número de personas que han pasado por las alfombras es muy difícil, pero teníamos dos mil dípticos y se agotaron enseguida», resalta.

Una tradición que florece en los patios

Una tradición que florece en los patios Raúl Sánchez

La afluencia de visitantes obligó, incluso, a cerrar temporalmente las visitas tanto en la Casa Lercaro como en el Centro de Interpretación de Arte Efímero Alfombras de La Orotava, el antiguo museo. Según Leo Rodríguez, «los alfombristas han podido reencontrarse, recuperar el contacto y retomar la tradición aunque no fuera en un jueves del Corpus, que es nuestra razón de ser». Entre las anécdotas de la jornada, destaca que «hubo incluso gente que, como es tradición en la fiesta, estrenaron ropa nueva».

Una tradición que florece en los patios

Una tradición que florece en los patios Raúl Sánchez

La tradición no para y continuará este sábado 29 con el Día del Niño Alfombrista, y el día 5 de junio con la alfombra por la diversidad, que se elaborará con los 40 menores inmigrantes no acompañados que viven en la actualidad en La Orotava, «porque ellos también son nuestros vecinos». Para el día 10 de junio, cuando se celebra la Infraoctava del Corpus, la familia Monteverde elaborará una alfombra en el zaguán del número 6 de la céntrica calle Colegio, y el museo de las alfombras será escenario de una alfombra «que se elaborará entre todos los que acusan». Los alfombristas darán la oportunidad a la personas que se acerquen al centro de que coloquen «al menos un pétalo cada uno, siempre respetando las medidas de seguridad y controlando el aforo». En el interior de la Parroquia de Nuestra Señora de la Concepción se confeccionará una pequeña alfombra de flores, junto a la parte de tierras del Teide que se trasladará desde la plaza. Así se permitirá hacer realidad, un año más, la ofrenda al Santísimo durante una breve procesión en el interior del templo.

Una tradición que florece en los patios

Una tradición que florece en los patios Raúl Sánchez

Flores en la plaza

Por primera vez, los alfombristas de flores también colaborarán, con dos corridos de unos 60 metros cuadrados, en la elaboración del gran tapiz de la plaza del Ayuntamiento de La Orotava. Su objetivo es que esté complemento esté terminado miércoles 9 de junio por la mañana. El Ayuntamiento villero también sigue adelante con su intención de habilitar un sistema de visita ordenado y regulado para poder contemplar la gran alfombra de tierras del Teide y flores en la semana grande de los festejos.

Una tradición que florece en los patios

Una tradición que florece en los patios Raúl Sánchez

Pese a que la iniciativa Arte Efímero en los Patios ha sido todo un éxito, el colectivo de alfombristas de la Villa confía en que no sea necesario repetir este modelo en el año 2022. «Todo ha salido muy bien, teniendo en cuenta la situación que estamos viviendo, pero nuestra ilusión es que el año que viene todos podamos volver a vernos otra vez en la calle», concluye Leo Rodríguez.

Día del Niño Alfombrista

Pese a las restricciones que aún impone la pandemia del coronavirus, la Asociación de Alfombristas de La Orotava organiza este sábado 29 de mayo una nueva edición del Día del Niño Alfombrista. Tras el parón obligado de 2020, vuelve la jornada dedicada a inculcar esta tradición a las nuevas generaciones. El patio del Museo de las Alfombras albergará 16 grupos de seis menores (96 en total), repartidos en diferentes turnos durante todo el día. Para poder participar es necesario reservar una plaza, que tendrá un horario concreto, a través de las redes sociales del colectivo o del teléfono 922 336 345. Los menores deben acudir acompañados por algún adulto.