El perfume de la retama y la explosión de color de la flora endémica convierten al Parque Nacional del Teide, con la llegada de la primavera, en un espectáculo para los sentidos único en el mundo. La campaña de floración ha comenzado este mes de mayo en todo su esplendor, especialmente con las flores blancas de la retama y las amarillas de la hierba pajonera, que predominan en todos los paisajes volcánicos del Parque Nacional más visitado de España. Pero si hay una especie que sobresale por encima de todas esa es el tajinaste. Los primeros ejemplares en flor ya se pueden ver en la cima de Tenerife, aunque habrá que esperar a la última semana de mayo y las dos primeras de junio para ver los grupos de tajinaste repartidos por todo el Parque en toda su dimensión.

Explosión de color en el Teide

Este año se prevé una floración importante del tajinaste al venir de un invierno especialmente lluvioso en el Teide, en el que se registraron dos nevadas. El Echium wildpretii o también conocido como Sangre del Teide, pues solo se da en el Parque Nacional y algunos puntos de la corona forestal, recibió este nombre científico en honor al suizo Hermann Wildpret, personaje muy importante en Tenerife ya que como botánico mayor del Jardín Botánico de Puerto de la Cruz amplió la diversidad del mismo, además de ser el promotor de otros muchos parques y jardines de la Isla. Se trata de un arbusto que desarrolla una roseta de hojas muy densa, con forma de lanza, más largas las de la base que las superiores, de tonos plateados. Las flores son de color rojo coral –motivo de su nombre– y se disponen de forma puntiaguda. Pueden llegar a alcanzar los 3 metros de altura.

Explosión de color en el Teide

Aparte de las flores, el Teide también se llena estos días de abejas, que en miles acuden especialmente a la flor de la retama. Su zumbido es otro de los protagonistas de la primavera en la cima de Tenerife. Los caminos del Parque Nacional, de hecho, están llenos de advertencias de zonas dedicadas a la producción de la miel. Y si el tajinaste es la reina de las flores, la de la retama es la reina de las mieles que se obtienen en este espacio protegido. Es una miel de color ámbar muy claro con tonalidades doradas ligeras y cristalización muy tardía, que presenta un aroma floral delicado, una de las delicias más especiales de los productos gastronómicos que se producen en el Archipiélago.

Explosión de color en el Teide

La Fundación Telesforo Bravo Juan Coello tiene un temor este año: que la afición que se ha disparado entre los tinerfeños por el senderismo y las escapadas a la naturaleza, ante las severas restricciones sanitarias, generen nuevas aglomeraciones en el Teide y provoquen daños a las especies únicas de su flora, en especial a una tan sensible como el tajinaste, que causa furor entre los amantes del postureo. Jaime Coello, representante de la Fundación, lanza un llamamiento para que losm isleños acudan al Parque Nacional «de una forma ordenada» y «no se concentrne en los puntos habituales». «Los tajinastes están diseminados por todo el Parque, por lo que es aconsejable caminar para verlos y no aparcar a un lado de la carretera. Ya hemos podido observar en redes sociales cómo algunos vehículos, al estacionar, lo hacen sobre tajinastes en proceso de crecimiento y floración, y los dañan. En el futuro, esos tajinastes no florecerán», concluye Coello.

Todavía hay muy pocos tajinastes en flor en el Teide pero serán muchos a final de mes. En las imágenes, tomadas ayer en el Parque Nacional, aparecen los primeros ejemplares de esta especie única de la cima de la Isla.