El Cabildo gestionará de manera directa el Matadero Insular de Tenerife (MIT) antes de final de año. El consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca, Javier Parrilla, anuncia “un cambio de modelo en la que, a fin de cuentas, es una empresa”. Recuerda que “la derecha liberalizó en su momento lo que es un servicio público” y que “en Europa la mayoría de los mataderos tienen esta condición y son rentables” El MIT es una empresa mixta con la mayoría de las acciones en manos privadas. El Cabildo tiene el 33,7%, el número más elevado con el resto muy atomizado ente ayuntamientos, la Asociación de carniceros o Agate, entre otros colectivos.

El consejero critica que CC “se descuelgue con la petición de la gestión directa de manera extemporánea y con base en nuestra propuesta”. Y se pregunta: “Si lo consideran un servicio público por qué no lo han hecho en los 25 años que han gobernado”. Para Parrilla, “se trata de una instalación crítica de servicio esencial a defender en este período de pandemia porque si se cierra se acaba la carne fresca de vaca y de cerdo”. La a de pollo “no porque está en manos de una empresa, Sada”.

Parrilla subraya: “Lo primero que vamos a hacer es una ampliación de capital. Ellos (en referencia a CC) nunca lo quisieron materializar y lo propuse en el Consejo de Administración”. Valora el consejero que “en el en el presupuesto de este año tenemos 824.000 euros para la subvención que ya está aprobada, Además de reservar otros 825.000 para activos financieros, una partida propia destinada a esa ampliación”. Espera que tras la preceptiva aprobación del Consejo de Administración y la Junta de Accionistas “el proceso esté culminado en el último trimestre del año”. Parrilla incide en que con la operación, el Cabildo pasará del actual 33,7% a controlar más del 90% del accionariado.

Especialización.

Anuncia Parrilla que “con la propiedad mayoritaria del Matadero, el Cabildo podrá acometer una racionalización del gasto y conseguir una mínima rentabilidad”. Aboga por la reducción del gasto corriente pero en ningún momento de la plantilla, ya que su apuesta es “la especialización en las líneas de faenado porque no es lo mismo despiezar una vaca que una cabra”. A finales del año pasado se reunión con los representantes sindicales de UGT y CCOO, junto a la gerente del MIT, Cristina Sierra, nombrada en mayo de 2020. Ahí se acordó iniciar el proceso para la nueva negociación colectiva de los trabajadores.

Precios.

Parrilla recuerda que “se ha subvencionando anualmente a la empresa con 1,5 u 1,6 millones de euros” lo cual es un déficit que se “arrastra”. Señala el consejero que “planteamos la subida de precios el año pasado porque no se había aumentado el IPC desde 2008. Apenas son dos céntimos más por kilo de faenado pero era necesario después de doce años sin subida para iniciar el camino del equilibrio presupuestario”. Apunta, asimismo, que un estudio comparativo con las tarifas de otros mataderos insulares indica que “estábamos muy por debajo de las tasas de Gran Canaria y La Palma, por ejemplo”.

Futuro.

Actualización de tarifas, ampliación del capital social, comercialización directa al mayor y compra de ganadería para aprovechamiento cárnico. Son las grandes líneas de actuación en el futuro del MIT. A nivel interno, una línea de formación profesional que garantice la calidad de los servicios y producto. En definitiva, una agroindustria viva, en movimiento y con capacidad comercializadora que ofrezca la Isla servicios de calidad y forme a los profesionales. Es el panorama que dibuja y en el que cree Parrilla.

“Hay que construir un nuevo matadero”

Antolín Bueno, responsable de CC-PNC en el sector primario, es contundente: “Hay que construir un nuevo Matadero Insular y debe ser gestionado directamente por el Cabildo”. Sería la garantía de un “servicio público estratégico para asegurar el correcto tratamiento sanitario y el bienestar animal de la cabaña ganadera de Tenerife”. Aclara que “la gestión es deficitaria porque el nivel de sacrificio en la Isla no es suficiente para llegar al umbral de rentabilidad, por lo que la aportación del Cabildo es clave para equilibrar las cuentas”. Bueno critica “la inexistencia de inversiones para garantizar una Gestión Integral de Residuos Ganaderos y Pesqueros”. Propone “desarrollar plantas para el tratamiento de residuos”. A nivel genérico plantea “incrementar las ayudas para afrontar la difícil situación de la ganadería”. Especialmente a las Agrupaciones de Defensa Sanitaria. Aboga por “facilitar y simplificar los procesos y trámites administrativos” e “invertir porque eso se traduce en un aumento de la producción local y una menor dependencia del exterior”. Por último apuesta por “favorecer que los jóvenes y las mujeres se incorporen”.