La Guancha sufre cada semana una media de una veintena de roturas o fugas en la red de agua potable, lo que obliga a los dos fontaneros municipales a trabajar en cualquier momento del día o de la noche para repararlas. La detectada este fin de semana en El Convento obligó a intervenir tres veces en la misma zona, donde se perdió una importante cantidad de agua. El alcalde guanchero, Antonio Hernández (PP), considera “una herencia envenenada” la existencia de numerosos tramos de la red secundaria de abastecimiento de agua con tuberías de polietileno con capacidad para soportar una presión nominal de 16 atmósferas (PN16), que se están rompiendo con demasiada facilidad y frecuencia.

Este fin de semana hemos tenidos tres averías en apenas 60 centímetros de tubería. Arreglábamos una rotura y al rato se reventaba un poco más adelante. Son tuberías de mala calidad, o material defectuoso, que nos están causando muchísimos problemas”, explicó Hernández a EL DÍA. Su intención es ir sustituyendo poco a poco las tuberías PN16 por tuberías con una presión nominal de 25 atmósferas (PN25), que tienen paredes más gruesas y soportan mejor la presión del agua.

Felipe Rodríguez y Antonio Hernández (derecha) en un depósito municipal. | | D. P.

Redes secundarias

“Curiosamente, la red primaria, que es la más antigua y que tiene en algunos casos más de 40 años, se encuentra en perfecto estado”, indica el alcalde, quien añade que “los problemas los estamos teniendo con las redes secundarias que se colocaron en las últimas décadas”. Uno de los mayores puntos negros del municipio se localiza en la urbanización La Peña, que se construyó después del año 2000 a través de Gestur. “Allí son tan reiteradas las averías que hemos decidido que lo mejor es levantar todas las aceras, cambiar todas las tuberías y volver a urbanizar. Eso será mucho trabajo y mucho dinero, así que ya hemos solicitado ayuda al Cabildo de Tenerife”, anuncia Hernández.

La antigüedad no es el problema en la red guanchera, ya que hay casos como la urbanización El Risco, levantada en la época del alcalde José Grillo (PSOE), que gobernó el municipio entre 1979 y 1999, “donde no se ha registrado ninguna fuga en este tiempo”. El 90% de los problemas aparecen en redes secundarias creadas en el siglo XXI.

Donde se han detectado fugas, las averías se repiten de forma reiterada. Las tuberías no soportan la presión y se rompen. “Hay alguna manzana en la que hemos tenido que colocar más de 20 collarines, que son piezas metálicas que sellan las fugas, en apenas diez metros de tubería”, asegura el alcalde.

Antonio Hernández también lamenta que “haya partidos de la oposición que han gobernado durante 16 años”, en alusión a CC, “que son corresponsables de lo que estamos viviendo y ahora pretenden hacer política con esto”. Este Ayuntamiento gestiona su servicio de abastecimiento de agua de forma directa y, recientemente, ha logrado incorporar a un segundo fontanero. “Es algo histórico para La Guancha, ya que durante mucho tiempo, todo el trabajo recayó en un único fontanero, don Esteban, que hizo una gran labor que hoy continúan dos nuevos trabajadores. Ellos están disponibles de lunes a domingo, de día y de noche, para atender una red con más de 22 kilómetros de conexiones”, informa Hernández.