El Jardín de Aclimatación de La Orotava, más conocido como Jardín Botánico de Puerto de la Cruz, reabrió ayer sus puertas tras más de dos meses de reformas. Los trabajos han incluido la adecuación de las rampas de la entrada, la remodelación de los aseos femeninos y la construcción de un baño adaptado acorde con la normativa actual, así como otras labores de mantenimiento del muro y la verja perimetral.

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno canario señala que también se ha intervenido en la pintura exterior e interior, una nueva taquilla de mayores dimensiones que la anterior y la reparación de las escalinatas y del paseo del estanque superior, entre otras acciones. “Se trata de una de las obras de rehabilitación más importantes realizadas en los últimos 20 años”, según la citada Consejería, que ha asumido todo el coste de los trabajos, valorados en unos 200.000 euros.

La consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, Alicia Vanoostende, subraya la importancia de que la “joya botánica y turística del Puerto de la Cruz” haya adaptado sus instalaciones para que “las personas con diversidad funcional puedan realizar el recorrido con garantías”.

El Jardín Botánico mantiene el cumplimiento de las medidas sanitarias para frenar la propagación de la Covid-19 con la ordenación de la entrada y salida mediante señalética, la colocación de dispensadores de gel hidroalcohólico, la prohibición de circular en ambos sentidos por paseos estrechos, o la limitación de aforo. Pese a las limitaciones impuestas por el estado de alarma y el confinamiento, el jardín registró en 2020 un total de 71.460 visitantes.