El riesgo de desprendimiento detectado por un estudio técnico en el talud situado en Las Bajas obliga al desalojo de este poblado situado en el litoral de Güímar. En el lugar residen de forma permanente ocho familias, si bien este caserío lo forman una veintena de casas, cuevas y casas cueva que son habitadas de forma esporádica al ser utilizadas como segunda residencia o lugar de descanso y de vacaciones.

Las ocho familias que tienen su único lugar para residir en este núcleo serán realojadas por el Ayuntamiento de Güímar, que asume el coste de dicha operación durante el tiempo en el que se desarrollarán los trabajos para asegurar la ladera al tratarse de familiares en situación de vulnerabilidad. Obra que financiará la propia Corporación municipal güimarera con 345.000 euros.

Mañana es el plazo dado, inicialmente, para culminar el desalojo voluntario al que se comprometieron vecinos y autoridades locales en el encuentro que mantuvieron y en el que el alcalde, Airam Puerta, anunció la urgencia de esta actuación, teniendo en cuenta la existencia del informe multidisciplinar encargado por el Consistorio y que advierte del riesgo de desprendimiento. Sin embargo, ese plazo puede prolongarse hasta el viernes.

La medida inicial consistirá en cerrar los accesos a Las Bajas, tanto la carretera que llega al lugar desde El Puertito de Güímar como el camino que permite comunicar esta localidad con La Caleta por el lado Sur del barrio. Este acceso peatonal es utilizado por quienes peregrinan desde el sur de la Isla con motivo de la fiesta de la Virgen de Candelaria.

El papel de Costas

Ayuntamiento y Cabildo cometerán la obra para asegurar el talud y para adecuar la carretera. Además, valoran en la actualidad la posibilidad de completar una actuación que optimice el estado de la vía a fin de que sea una alternativa para el tráfico, en el caso de un cierre eventual de la Autopista del Sur en este punto de su trazado. Cabe reflejar que Las Bajas está situado a la altura de los túneles del Sureste en la TF-1.

La autorización de la Dirección General de la Costa y el Mar es imprescindible para poder afrontar la obra que se precisa, ya que Las Bajas está afectado por un expediente de recuperación posesoria del espacio de dominio público marítimo-terrestre, cuestión que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha comunicado a los vecinos.

Airam Puerta recuerda que con el proyecto “no se trata de asegurar las viviendas de Las Bajas, sino que se pretende asegurar a sus habitantes y a las personas y vehículos que utilizan ese camino”.