El casco urbano de Güímar contará con 70 nuevas viviendas de promoción social en régimen de alquiler y con dos calles más. El rescate, rehabilitación y finalización del edificio Los Aguacates promovido por el Ayuntamiento dará respuesta a una de las peticiones que trasladan los vecinos y “facilitará un hogar a familias que lo necesitan y que son demandantes de vivienda protegida”, señala el alcalde güimarero, Airam Puerta.

El inmueble, cuya edificación quedó paralizada en torno al año 2010, coincidiendo con la crisis económica que comenzó dos años antes, está situado en el margen Sur del casco urbano del municipio, en la esquina de la calle La Laguna con la avenida Tomás Cruz, en la carretera de El Puertito. El Ayuntamiento se incautó en su momento de la fianza depositada por la empresa que comenzó el edificio, entonces destinados a viviendas de titularidad privada.

La Alcaldía anuncia que en las próximas semanas darán comienzo los trabajos para la recuperación, mejora y finalización de lo que está construido. Para ello, La inversión que aporta la promotora, que cuenta con un aval bancario, y la financiación municipal comrpometida permite al gobierno municipal disponer de 527.000 euros. Ello permitirá, asimismo, crear dos nuevas calles en el casco urbano, vías que conducirán hasta este complejo de 70 viviendas en régimen protegido, con plaza de garaje y trastero –se contempla que puedan habilitarse algunas locales que estarán destinados al uso comercial–, que estarán en el mercado en régimen de alquiler, cuya cuantía se cifrará en torno a los 300 euros mensuales.

El alcalde de Güímar presentó el proyecto urbanístico del entorno del edificio Los Aguacates, el el que, asegura, el Consistorio lleva un tiempo trabajando con la finalidad de facilitar la construcción de estas viviendas protegidas para las familias del Valle de Güímar, así como para materializar la creación de nuevas vías que favorezcan la accesibilidad y el tránsito fluido por esta zona del casco urbano.