El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín (PSOE), anunció ayer que la carretera TF-5 se cerrará a partir de mañana al tráfico, en principio de 7:00 a 18:30 horas entre Los Realejos y La Guancha, para actuar ante el grave riesgo de desprendimientos detectado en la zona de la gasolinera y cafetería El Mirador y, literalmente, “evitar una tragedia”. Los trabajos de vigilancia de los taludes más peligrosos han permitido detectar la existencia de piedras inestables, de grandes dimensiones y peso, que amenazan con caer desde muchísima altura sobre esta vía clave para los 7 municipios del Noroeste de Tenerife, donde residen 51.000 tinerfeños.

Martín, quien compareció ante los medios junto al vicepresidente primero y consejero de Carreteras Enrique Arriaga (Cs), subrayó que esta decisión se ha tomado ante “un nuevo episodio de desprendimientos en la TF-5”, que ya estuvo cortada en ambos sentidos durante 22 días el pasado mes de mayo. “Las labores permanentes de control de los taludes que realiza el área de Carreteras han permitido comprobar la existencia de un peligro de desprendimientos importante en un punto bastante elevado del acantilado, lo que podría generar una tragedia. De lo que se trata es de que nos adelantemos para evitarla”, remarcó Pedro Martín.

Esta zona de elevado riesgo se sitúa en el entorno de la citada gasolinera y cafetería, en el kilómetro 43 de la TF-5, cerca de la salida del túnel del mirador de La Grimona, donde dos desprendimientos seguidos obligaron a cerrar completamente la vía del 7 al 29 de mayo de 2020, y a trabajar con un único carril abierto hasta el 15 de junio. Martín recordó que el Cabildo hizo una intervención completa allí: “No solo se limpió el talud y se quitaron las piedras, sino que se aseguró la zona para que no volviéramos a tener problemas y, en el caso de que cayera alguna roca, no aconteciera ninguna tragedia”.

El problema se ha desplazado ahora unos cientos de metros hasta otra zona con las mismas características orográficas y geológicas. Según explicó Martín, se trata de “unos acantilados muy escarpados, con grandes pendientes con más de un centenar de metros de altura respecto a la vía y de un terreno donde hay riesgo de que se desprendan piedras que en algunos casos pesan más de una tonelada. Tenemos que tomar decisiones lo antes posible y ya hemos mantenido una reunión con los responsables de los ayuntamientos para explicarles la propuesta e intercambiar opiniones”.

El operativo de transporte de material comenzará hoy y el corte de la vía, en ambos sentidos, comenzará mañana sábado 30 a las siete de la mañana. Está previsto que el corte se mantenga hasta las 18:30 horas. Antes y después de esa franja horaria, la TF-5 estará abierta al tráfico. Este horario de corte se mantendrá el sábado, el domingo, el lunes y el martes, que es festivo. Existe la intención de establecer una ventana horaria, que se negociará hoy con los municipios, para permitir el paso de los vehículos pesados estos días y el resto de la próxima semana.

Los puntos de los cortes

Como ya ocurrió en mayo y parte de junio de 2020, todo el tráfico de la TF-5 se desviará a través del casco de Los Realejos, la carretera de Icod el Alto, La Guancha, la TF-342 y la TF-352. Los dos desvíos se situarán en la salida 39 de la TF-5 (punto kilométrico 39+500), en Los Realejos, y en el cruce de la TF-5 con la TF-352 (Punto kilométrico 49).

La previsión de los técnicos es que los trabajos para asegurar la zona duren solo una semana. Se trabajará también el sábado, el domingo y el martes, que es festivo, para acelerar la conclusión de las obras y “tratar de solucionar el problema lo antes posible”. Hoy se celebrará una nueva reunión con la Guardia Civil de Tráfico, el área de Carreteras y las policías locales y ediles de seguridad de los municipios implicados para tratar de concretar las condiciones de los cortes de tráfico y las ventanas de paso también a partir del miércoles 3 de febrero.

Enrique Arriaga añadió que “la TF-5 en esa zona es una carretera que nos preocupa muchísimo por los continuos desprendimientos que hay y, por eso, se hace una inspección permanente de los taludes. Como consecuencia de esas inspecciones preventivas, hemos podido detectar esas piedras de grandes dimensiones que están sobre tierra suelta y que en un momento determinado pueden llegar a caerse. Por eso se hace necesario intervenir, cuanto antes, y hemos concluido que este fin de semana de puente se podría generar un menor impacto en el tráfico, ya que no habrá colegios y la actividad descenderá mucho. Eso nos permitirá acelerar el trabajo”.

Las medidas para el miércoles, jueves y viernes de la próxima semana se consensuarán hoy, pero la intención del Cabildo es que se programen al menos dos ventanas horarias, una por la mañana y otra por la tarde, para el tránsito de vehículos pesados que transporten mercancías.

En esta infografía de la zona afectada por los cortes de tráfico, entre Los Realejos y La Guancha, pueden verse las zonas de corte de la circulación en la TF-5

En esta infografía de la zona afectada por los cortes de tráfico, entre Los Realejos y La Guancha, pueden verse las zonas de corte de la circulación en la TF-5 E.D.

Arriaga expresó su confianza en que “los trabajos duren lo menos posible”, pero recalcó que “son labores peligrosas que, obligatoriamente, se tienen que realizar de día, ya que son escaladores que están trabajando en una pendiente muy elevada y peligrosa, lo que impide el trabajo nocturno”. El consejero confía en que se puedan cumplir los plazos y no aparezcan nuevas dificultades: “Se han detectado varias piedras peligrosas, pero al comenzar los trabajos pueden aparecer complicaciones. Esperamos que no y que los trabajos concluyan lo antes posible para causar los menores perjuicios a la población por este corte que es inevitable”.

A juicio de Arriaga, la solución definitiva para este tramo sólo llegará con el cierre del anillo insular. Pedro Martín añadió que mientras se concreta esa gran obra “se están tomando medidas importantes, no como se hacía antes, que simplemente se quitaban las piedras caídas. Se retiran las piedras que generan el peligro, se sujetan las zonas inestables y se colocan mallas de protección para tratar de evitar daños a las personas. Vamos actuando allí donde las inspecciones nos dicen que hay que hacerlo”.

Para Martín, el trabajo en la zona es complejo porque “no estamos hablando de un tramo de 100 o 200 metros ni de un kilómetro ni dos. Son muchos más en los que, en cualquier lugar, se puede producir un desprendimiento. Vamos a continuar con la vigilancia permanente mientras llega la solución definitiva a este problema en forma de una nueva carretera que tenga en cuenta la peligrosidad de estos acantilados y la existencia de espacios naturales”.

La reacción de los alcaldes

Ezequiel Domínguez (PSOE), alcalde de San Juan de la Rambla, considera que “los cortes de tráfico son inevitables porque debemos priorizar la seguridad”, y valora que exista un periodo apertura de la vía sin restricciones, así como las ventanas de paso para vehículos pesados y vecinos. El mandatario realejero, Manuel Domínguez (PP), entiende la necesidad, pero ha recibido la noticia de los nuevos cortes con cierta indignación porque asegura que el Cabildo no ha consensuado las medidas con su localidad, que debe asumir todo el tráfico por vías interiores, y advierte de que repetirá lo que hizo en mayo: “Me imagino que tendrán claro que por las vías del municipio no pueden circular vehículos pesados como señalan los informes técnicos. E imagino que habrán pensado en una solución porque no vamos a permitir que todo el tráfico pesado pase de nuevo por nuestras calles”.