El alcalde de Tacoronte, José Daniel Díaz (Nueva Canarias), reconoce que el exceso de visitantes pone en riesgo la conservación del bosque de Agua García, un emblemático reducto de laurisilva incluido en el Paisaje Protegido de Las Lagunetas, y advierte de que tras el final del confinamiento domiciliario por la pandemia, el pasado verano, “el número de visitantes se ha multiplicado por seis o por siete en la zona y esto está generando muchos problemas también en los accesos, que son vías municipales”.

Tras la denuncia del Club Montañeros de Nivaria respecto al creciente deterioro de la zona, Díaz subraya que los vecinos de la calle Madre del Agua son los que más sufren las molestias causadas por el aumento del tráfico en la zona, sobre todo los fines de semana, y por los vehículos mal aparcados. “Instalamos nueva señalética en las zonas donde está prohibido aparcar, pero lamentablemente alguien arrancó las nuevas señales y hemos pedido a la Policía Local que intensifique el control de la zona en los días de mayor afluencia de gente”, informa el alcalde.

Primer sendero adaptado

José Daniel Díaz recuerda que los accesos al Lomo de la Jara y al sendero adaptado de los Guardianes Centenarios son a través de vías municipales, “aunque se trata de un paisaje protegido”. El Ayuntamiento trata de controlar los accesos y de evitar que los visitantes actúen de forma desordenada, “pero necesitamos que el Cabildo de Tenerife también se implique en cuestiones como la vigilancia o la instalación de elementos que impidan, por ejemplo, el acceso de vehículos a motor a los senderos peatonales”.

El número de visitantes ha crecido de forma exponencial en los últimos meses de 2020 y en lo que va de 2021 y, a juicio de Díaz, “eso implica que entre las personas que acuden al bosque de Agua García también haya quien se comporta como si estuviera en la ciudad y se olvida de que está en un espacio natural protegido”.

El mandatario tacorontero echa en falta sobre todo un mayor control del uso de la red de senderos, “donde es habitual que se metan bicicletas o motos, en ocasiones a gran velocidad, cuando se trata de senderos en los que está prohibida la circulación de este tipo de vehículos. Nosotros trataremos de ayudar a controlar hasta donde podamos llegar. Sin embargo, es imprescindible coordinarnos con el Cabildo de Tenerife”.

Daniel Díaz, que se suma a la alerta lanzada por la sección de medio ambiente del Club Montañeros de Nivaria, pide a los visitantes más respeto para un reducto de laurisilva “que ha llegado en buen estado hasta nuestros días gracias al esfuerzo de generaciones de vecinos de Tacoronte que entendieron que era importante conservar este bosque, que les ayudaba a tener agua para vivir. Sería una pena que lo que ha sobrevivido durante tantos siglos lo fuéramos a destruir ahora, en apenas unos años, por falta de conciencia y de respeto al medio ambiente”.

El Cabildo se desmarca

El área de Gestión del Medio Natural y Seguridad del Cabildo se desmarca de la situación del bosque de Agua García, incluido en el Paisaje Protegido de Las Lagunetas, y responde que “no corresponde al Cabildo el control de las actividades humanas, ni los botellones ni nada similar, sino al Ayuntamiento y a la Guardia Civil”.