El vivero del Teide protege semillas de más de 200 especies, muchas de ellas en peligro de extinción. El presidente del Cabildo, Pedro Martín, visitó estas instalaciones del jardín botánico del Teide y afirmó que “gracias al trabajo de las personas de este servicio se ha podido reforzar y proteger especies que estuvieron a punto de desaparecer y que ahora gozan de un excelente estado de salud, como el rosal de guanche o el cardo de plata”.

El jardín botánico del Parque Nacional del Teide, ubicado en El Portillo, es un centro de investigación biológica que recopila semillas de más de 200 especies nativas de la alta montaña que luego se destinarán a la restauración de paisajes degradados y afectados por incendios, así como para la recuperación de la biodiversidad en peligro de extinción. El presidente también recorrió los viveros donde se siembran estas semillas y las distintas etapas por las que pasan las plantas que, después de un año de cultivo en interior, se trasladan a mesas de cultivo a la intemperie.