El Cabildo de Tenerife y el Consejo Insular de Aguas de Tenerife (CIATF) ya tienen sobre la mesa las propuestas básicas de los defensores de la depuración natural en la Isla Baja. La plataforma ciudadana que rechaza la red comarcal de saneamiento intensivo y el uso del emisario submarino de Los Silos ha pedido una depuradora con Sistema de Depuración Natural y Resiliente (SDNR) en la costa para “tratar las aguas que desde hace décadas se vierten sin depurar al océano e, incluso, asumir las que vengan de Garachico temporalmente”. El Ayuntamiento de Buenavista del Norte completó ayer el puzle al anunciar que el CIATF ya ha recibido su propuesta para incluirla en el tercer ciclo de planificación del Plan Hidrológico de Tenerife: seis depuradoras naturales que completen el tratamiento de aguas negras como se realiza ya en Masca, Los Carrizales y Las Lagunetas.

La alternativa a la gran depuradora comarcal que defiende el Cabildo son seis nuevas depuradoras naturales en Buenavista del Norte; una gran depuradora natural en la zona costera de El Polvillo, en Los Silos, y, a medio plazo, otra depuradora comarcal en Las Cruces, en Garachico.

El Gobierno de Buenavista (SSP-CC) recuerda que el actual Plan Hidrológico de Tenerife contempla la ejecución de una depuradora comarcal en su municipio para tratar, “mediante tecnologías convencionales, las aguas del municipio, Los Silos y Garachico”. Esta gran infraestructura ha sido rechazada tanto por el ayuntamiento como por movimientos vecinales. “En contraposición a este macroproyecto, Buenavista ha propuesto al CIATF la ejecución en el municipio de seis sistemas de depuración natural que se sumarían a los tres con los que ya cuenta el municipio”, recalca el gobierno de Antonio González Fortes (SSP).

“Puede parecer excesivo”

“Aunque en principio pueda parecer excesivo instalar nueve depuradoras para una población que no alcanza los 5.000 habitantes”, reconoce el gobierno local, “cabe recordar que este municipio cuenta con núcleos de población dispersos y, gracias a la instalación de estas infraestructuras, se atendería a todos los barrios”.

En la actualidad el municipio ya tiene sistemas de depuración natural en Masca, Los Carrizales y Las Lagunetas. La nueva propuesta prevé instalar otras dos en los núcleos de El Palmar y Teno Alto, y otras cuatro que “se desarrollarían en las infraestructuras de tratamiento de aguas residuales con las que ya cuenta el municipio en Las Canteras, El Tejar, el campo de golf y Los Barqueros”.

La idea del Ayuntamiento prevé construir dos sistemas de depuración natural en Teno Alto y El Palmar y reconvertir cuatro infraestructuras existentes. Se trata de estaciones de tratamiento primario, de bombeo o de depuración de aguas residuales que se pretenden transformar en sistemas de depuración natural.

El gobierno buenavistero reconoce que el proyecto aún debe desarrollarse y que “será necesario estudiar las actuaciones concretas y su coste”. De momento se ha realizado el estudio previo para convertir la estación de bombeo d El Tejar en un sistema natural de depuración y se estima que la obra “tendrá un coste de 90.000 euros, suficiente para rehabilitar la estación de bombeo existente y crear un humedal anexo”.

El Consistorio apuesta por este tipo de depuración por “el escaso mantenimiento que requiere, y porque no genera residuos ni malos olores y se adapta perfectamente a la distribución de la población local”.

Principio de acuerdo

El alcalde de Buenavista, Antonio González Fortes (SSP), considera que en la última reunión celebrada con las autoridades insulares se atisbó “un principio de acuerdo” con el CIATF para incluir en el Plan Hidrológico de Tenerife la propuesta de depuración natural de la Isla Baja. Considera prioritario “seguir trabajando en esta materia para resolver, lo más pronto posible, los problemas de la gestión de aguas residuales en el municipio”, y recuerda que con esta propuesta local se ahorrarían muchos recursos económicos: “Se evitaría la construcción de la depuradora comarcal de la Isla Baja y, además, no sería necesario ejecutar obras complementarias como colectores, estaciones de bombeo, impulsiones y emisarios para garantizar el traslado de aguas negras a través de varios kilómetros de tuberías soterradas”.