En el origen fue el PSOE el que promovió la propuesta. Y no hay sospechas de que no fuera con buena intención. Sin embargo, la idea inicial se fue complicando y enrevesando, con complejas permutas, permisos, multimillonarios créditos, préstamos hipotecarios y pactos políticos. Lo cierto es que la operación urbanística para la compraventa de los terrenos de Geneto, destinados a la ciudad deportiva del CD Tenerife, ocho años después de su ejecución, la investiga la Fiscalía por presuntos delitos de administración desleal, prevaricación, malversación y responsabilidad contable. En esta fase inicial no hay todavía ni investigados ni denunciados tras recibir en octubre la fiscal un informe del interventor del Cabildo de Tenerife. Cargos socialistas y de CC avalaron desde 2009 a 2012 en un acuerdo plenario y cuatro consejos de administración de Parque Científico y Tecnológico de Tenerife SA, una empresa del Cabildo sobre la que pivota toda la operación, la controvertida compraventa, justificada para crear una red de centros de investigación y salvar al CD Tenerife.

Fue el socialista José Luis Delgado, exconsejero del Cabildo y ahora director general de Infraestructura Viaria del Gobierno de Canarias, el que planteó hace once años la iniciativa, aprobada por unanimidad, al pleno de la institución insular. Pleno respaldo para el desarrollo del Parque Científico y Tecnológico de Tenerife en la zona de Geneto. El proyecto, en posteriores fases, fue respaldado en consejos de administración por el propio Delgado y el socialista Julio Pérez, ex primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y hoy consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias; Ricardo Melchior, expresidente del Cabildo, ahora retirado de la política; y Carlos Alonso, también de CC, entonces consejero de Economía, Competitividad y Turismo del Cabildo y hoy consejero insular en la oposición.

La propuesta del PSOE de adquirir esos solares se aprobó en un pleno del Cabildo de 2009 por unanimidad y el aval de nacionalistas y socialistas se produjo, también por unanimidad, en los consejos de administración de Parque Científico y Tecnológico de Tenerife SA celebrados entre 2011 y 2012 en los que se preparó y aprobó el proyecto de crear una red de centros de investigación e innovación en la Isla. Parque Científico y Tecnológico de Tenerife SA es la empresa pública del Cabildo a través de la cual la Corporación insular llevó a cabo la adquisición el 24 de enero de 2012 de las dos fincas de la sociedad anónima deportiva y el NAP ( Network Access Point) de África Occidental Islas Canarias SA una empresa mixta cuyo capital se reparte entre el Cabildo y un grupo de inversores, que ocupan una superficie total de 30.700 metros cuadrados y por las que el Cabildo pagó 18,9 millones de euros para ubicar allí uno de esos polos de innovación.

Las presuntas irregularidades en esta operación urbanística fueron denunciadas por el interventor general del Cabildo, Antonio Messía, en un informe del pasado 9 de octubre. Según el encargado de la fiscalización del Cabildo, gobernado hoy por PSOE y Ciudadanos, la administración insular incurrió en 2012 en un “menoscabo de los caudales públicos” al comprar esos terrenos, que se encuentran en la Ciudad Deportiva del CD Tenerife en Geneto (La Laguna), por el quíntuple de su valor. Por esta y otras supuestas ilegalidades, Messía remitió su escrito a la sala de lo penal de la Audiencia Provincial, la Fiscalía, el Tribunal de Cuentas y la Audiencia de Cuentas de Canarias.

El informe Messía detalla que la compraventa se hizo sin una causa que la justificara –según él, el centro científico ya estaba previsto en Cuevas Blancas (Santa Cruz de Tenerife) y no en Geneto, cuando en realidad el proyecto no se basaba en una sola instalación, sino en varias– y con una tasación que, además de estar inflada, había caducado, siempre según el interventor. Se cerró durante un mandato, el 2011-2015, en el que CC gobernó en el Cabildo en un pacto con el PSOE. En el momento en que se ejecutó la operación –2012–, el presidente era Ricardo Melchior, quien abandonaría por voluntad propia la Presidencia un año después –septiembre de 2013– para ser relevado por Carlos Alonso. La operación la propuso el PSOE, partido que respaldó los procedimientos para ejecutarla de forma definitiva en 2012.

Si bien el PSOE tinerfeño atribuye en exclusiva a CC la responsabilidad de todas las decisiones del caso Geneto, un repaso a todo el expediente revela que los socialistas jugaron un papel fundamental para que la compraventa frutificara. El 30 de octubre de 2009, el consejero José Luis Delgado presenta una moción en el pleno, en nombre del Grupo Socialista en el Cabildo –que en ese momento estaba en la oposición–, en la que propone que el centro científico se construya en los mencionados terrenos de Geneto. A partir de 2011, cuando el Cabildo preparó y ejecutó esta iniciativa, Delgado se convirtió en consejero insular de Carreteras por el pacto para gobernar el Cabildo firmado por CC y PSOE tras las elecciones locales del 22 de mayo de 2011, en las que los nacionalistas se quedaron a un consejero de la mayoría absoluta y necesitaron el apoyo de los socialistas para gobernar.

La moción de 2009, aprobada por unanimidad, insta al Cabildo “a iniciar los trámites que posibiliten el desarrollo del proyecto de Parque Científico y Tecnológico de Tenerife en la zona de Geneto y Los Baldíos”, que las obras comiencen “en el menor plazo posible” y que la elección de las fincas por debajo del aeropuerto de Los Rodeos obedece al “interés mostrado por la Universidad de La Laguna (ULL) de disponer de un polo científico que complemente su oferta del campus de Anchieta”.

En el primer punto, la moción de José Luis Delgado expone: “Instar a la sociedad Parque Científico y Tecnológico SA (PCTT), entidad dependiente del Cabildo, a la adquisición del suelo disponible en la zona de Geneto del municipio de La Laguna –que formó parte del lote de 99.000 metros cuadrados adquirido por el CD Tenerife para construir la Ciudad Deportiva– en aquellos ámbitos que estén previstos en el nuevo Plan General de Ordenación de La Laguna como espacios destinados a la futura instalación de un parque científico y tecnológico y en concreto la parcela en donde se tenía previsto instalar el Punto de Acceso Neutro y parcelas colindantes”.

La propuesta del PSOE de adquirir esos locales se aprobó en un pleno del Cabildo de 2009

CC y PSOE también respaldaron todo el proceso posterior que concluyó con la compraventa planteada por José Luis Delgado con algunas modificaciones. Los pasos se dieron en cuatro consejos de administración de Parque Científico y Tecnológico SA entre los años 2011 y 2012. El primero se celebró el 19 de mayo de 2011, según la documentación a la que ha tenido acceso este periódico. Ese día, los nacionalistas Ricardo Melchior –preside el consejo– y Carlos Alonso, junto a responsables de otras instituciones involucradas –Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER), Dirección Insular de Innovación del Cabildo, Universidad de La Laguna–, acuerdan por unanimidad desarrollar la actuación propuesta por el PSOE y aprobada en el pleno de octubre de 2009 con algunos matices. La idea en ese momento, como aparece en un certificado de la reunión y en el acta, pasaba por adquirir los terrenos de Geneto y permutarlos por los del Hogar Gomero de La Cuesta, de tal forma que el centro de investigación se ubicase en La Cuesta y los solares de Geneto pasaran a la Universidad de La Laguna.

El segundo consejo de administración –25 de julio de 2011–, que vuelve a estar presidido por Melchior y a contar con la presencia de Alonso, ratifica los acuerdos del anterior para la compraventa de los terrenos de Geneto y da el visto bueno a una opción de compra sobre la parcela del CD Tenerife, tasada en 13 millones. El tercer consejo de administración de la empresa pública Parque Científico y Tecnológico de Tenerife SA aborda de nuevo el acuerdo plenario de adquisición de las fincas. El 28 de diciembre de 2011, Melchior, Alonso y los socialistas José Luis Delgado y Julio Pérez participan en esta reunión que avala la compra de los dos solares de la Ciudad Deportiva al CD Tenerife y la empresa público-privada NAP de África Occidental Islas Canarias SA por 18.992.460 euros, un precio que según denuncia ahora el interventor general del Cabildo quintuplica su valor real.

En el momento de esta reunión, el socialista Julio Pérez, actual consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias, era vicealcalde del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, administración que entonces gobiernan CC y PSOE en pacto, y que está involucrada en el proyecto pues una de las parcelas que va a acoger uno de los centros de investigación propuestos por Delgado está situada en el término municipal capitalino, concretamente en Cuevas Blancas. Allí se termina de construir hoy el Parque Tecnológico de Tenerife.

El certificado notarial y las actas de ese tercer consejo certifican que participaron, además de Melchior, Alonso, Delgado y Pérez, los siguientes cargos: Juan Antonio Núñez, en ese momento consejero delegado de Parque Científico y Tecnológico de Tenerife SA; Antonio García Marichal, consejero de Innovación del Cabildo de Tenerife por CC; María del Pino de León, consejera de Planificación del Cabildo por CC; Luis Antonio Martínez, en representación del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC, dependiente de la Universidad de La Laguna); y Sergio Alonso, hermano de Carlos Alonso y entonces director-gerente de la Fundación Empresa Universidad de La Laguna. La presencia de estos nueve miembros del consejo “representa un quórum suficiente sobre el total de 10 consejeros que conforman ese órgano en dicha fecha”, asegura el certificado y el acta de la reunión, que concluyen que “se adoptó por unanimidad” la adquisición de las dos fincas en Geneto a NAP SA y Club Deportivo Tenerife SA. También se aprobaron las condiciones de los créditos hipotecarios para la ejecución de la compra.

En dicho consejo de administración, Julio Pérez preguntó si los acuerdos previos del consejo de 25 de julio de 2011 se ajustaban a la ley pues Melchior y Alonso dirigían el Cabildo en funciones debido a que dos meses antes se habían celebrado las elecciones locales. El letrado de PCTT aclaró que ambos estaban legalmente facultados para hacerlo. Pérez y Delgado también pusieron objeciones a que esos terrenos de Geneto a adquirir se permutaran por los de la Universidad de La Laguna situados en el Hogar Gomero. De tal manera que el segundo punto del acta especifica que se suspenden los acuerdos de los anteriores consejos sobre esta fórmula de permuta con la ULL. En un momento de la reunión, el acta oficial hace constar que el socialista Julio Pérez se ausenta pero se aclara que el entonces primer teniente de alcalde de Santa Cruz delega su voto en su compañero de partido y consejero insular del Cabildo José Luis Delgado, quien da su aprobación a la compraventa. Es decir, ambos avalan la compra.

Hubo un cuarto consejo, celebrado el 16 de enero de 2012, en el que estuvieron Melchior, Alonso y Delgado como principales cargos públicos, que acuerda dar por cumplimentada la operación de endeudamiento y las aportaciones del Cabildo –alrededor de 20 millones de euros– que garanticen la viabilidad del Parque Tecnológico para poder hacer frente a la gran inversión que iba a suponer la red de centros de investigación de Tenerife.

Tiempo después de la operación que ahora investiga la Fiscalía, Julio Pérez, que también fue secretario de Estado de Justicia en el Gobierno de Rodríguez Zapatero (2007-2011), fue asesor jurídico del mismo Parque Científico y Tecnológico. Su bufete, Abogados Asociados Viera y Clavijo 62, ganó un concurso pero el contrato fue rescindido tras varios años trabajando para la empresa pública que se hizo con los terrenos de Geneto.

Julio Pérez (PSOE), como vicealcalde de Santa Cruz, votó a favor de la operación urbanística en un consejo de Parque Tecnológico.

Carlos Alonso (CC), como consejero del Cabildo, estuvo en los 4 consejos de Parque Tecnológico que avalaron la operación urbanística.

Ricardo Melchior, como presidente del Cabildo (CC), estuvo al frente de los 4 consejos de administración que aprobaron la compra.

José Luis Delgado, como consejero (PSOE), propuso la compra de terrenos y avaló la operación en dos consejos de administración.