Cinco de los seis concejales afines al alcalde de Arona, José Julián Mena, lanzaron graves acusaciones contra Jorge González, secretario de Organización de su partido, el PSOE de Canarias, en plena intervención de las direcciones insular, regional y nacional para acabar con la crisis política en el grupo de gobierno socialista del municipio sureño. Raquel García, Leopoldo Díaz, Ruth Lorenzo, Julia Morales y José Alberto Delgado reprocharon a Jorge González querer imponer una moción de censura a Mena, así como filtrar datos al periódico EL DÍA, darles un trato "intimidatorio", comportarse con ellos "con una falta total de educación y diálogo" e ir "en contra de la Ley".

Son algunos de los términos con los que estos cinco ediles se refieren al secretario regional de Organización en un escrito que remitieron el pasado 7 de octubre al Comité de Ética y Garantías del PSOE de Canarias, durante la tramitación del expediente de expulsión abierto por la formación política al alcalde de Arona. Los hechos denunciados por estos cinco concejales que forman parte del gobierno municipal ocurrieron en una reunión celebrada el pasado 21 de septiembre en el Hotel Escuela de Santa Cruz de Tenerife, a la que también asistieron los seis ediles socialistas de Arona que apoyan por contra a Luis García, el responsable de Urbanismo destituido en junio por el alcalde: José Luis Gómez, Juan Sebastián Roque, Dácil León, Pura Martín, Elena Cabello y Yurena García. No acudió Francisco Marichal, edil que apoya a Mena, al estar fuera de la Isla -es posible que por eso no firmara este escrito- y no fueron convocados José Julián Mena y Luis García al estar expedientados -al segundo también se la abrió expediente, al igual que a Mena, por no acatar la orden de entregar el acta-.

En este escrito, los cinco concejales favorables a Mena aseguran que Jorge González les explicó en ese encuentro que los pasos del PSOE eran "resolver el expediente de expulsión del alcalde y hacerle una moción de censura" -lo que supone que el PSOE se haría una moción de censura a sí mismo en Arona-, para lo cual debían firmar un documento. "Nuestra incredulidad es total al observar cómo el secretario regional de Organización nos comunica en qué términos va a resolverse un expediente que se acaba de iniciar al alcalde y que el siguiente paso es que el PSOE presentará moción de censura y determinará los posibles pactos con otras fuerzas políticas sin esperar a la resolución del expediente y al uso de las garantías y recursos reconocidos estatutariamente a Mena como afiliado del PSOE", aseguran los concejales.

"Farsa de justicia"

Raquel García, Leopoldo Díaz, Ruth Lorenzo, Julia Morales y José Alberto Delgado tildan este proceder de "farsa de justicia" con "órganos de enjuiciamiento no independientes, sino dependientes, y sujetos a la voluntad de los órganos ejecutivos". También aseguran que la actitud de González fue antidemocrática al no permitirles leer el documento referido. "No nos deja ninguna posibilidad de diálogo o debate, algo que atenta contra las bases de cualquier organización que se preste de democrática", enfatizan, para matizar: "Su respuesta a nuestra petición de estudio del documento es: o lo firman o se van y doy por terminada la reunión".

La dirección del PSOE, harta de los fracasos en su mediación en el cisma político del gobierno municipal de Arona, pese a que los socialistas consiguieron mayoría absoluta en las elecciones de 2019, decide cortar por lo sano. El primero de agosto no solo crea una gestora que sustituye a José Julián Mena y Agustín Marichal como secretario general y presidente de la agrupación local, sino que abre un expediente de expulsión al propio alcalde por no acatar la orden, dictada el 11 de julio, de entregar el acta de concejal. Los órganos de mando del PSOE consideran que Mena y Marichal -contructor y hotelero al que también han abierto un expediente de expulsión por duras acusaciones contra funcionarios y compañeros de partido- han actuado de forma coordinada y han hecho todo lo contrario de lo que se les pidió. En vez de diálogo, sigilo e inteligencia para tratar de reconducir la situación, Mena y Marichal responden con desafíos e indisciplinas, y el segundo incluso con insultos y amenazas a dirigentes locales, regionales y nacionales.

La comisión gestora ya trabaja para enderezar la situación cuando se produce esa reunión en el Hotel Escuela. En el escrito posterior de los cinco concejales que apoyan a Mena estos aseguran que propusieron que los 12 ediles del PSOE de Arona -aparte de Mena y García-, pese a su irreconciliable relación, firmaran un compromiso de "mantener el grupo y gobernar hasta 2023, momento en el cual el partido podrá elegir un nuevo candidato". "El otro grupo [los seis concejales que apoyan a Luis García] abuchea la oferta y no se valora en ningún momento por la gestora", exponen al Comité de Ética y Garantías.

Pero la denuncia contra el secretario de Organización de los socialistas canarios en ese encuentro en la capital tinerfeña va más allá. "Nos corta una y otra vez, nos eleva la voz, intimidándonos con su actitud. Nos dice que únicamente respondamos sí o no. Es una falta total de educación, de diálogo, coartando desde el minuto uno nuestra respuesta a la pregunta que él mismo nos hace y obviando que no nos formula ninguna resolución en concreto, con ningún contenido concreto", se quejan en el escrito.

Los cinco concejales, además, consideran que la intervención del PSOE de Canarias de poner en marcha una gestora, expulsar a Mena y "tomar la dirección política del municipio", según interpretan, supone que "están asumiendo competencias que son del alcalde y del pleno, así como de órganos municipales, por lo que la propuesta es contraria a la Ley". Asimismo, estos cinco miembros del gobierno aronero acusan a la Comisión Ejecutiva Regional -"o a alguno de sus miembros"- de realizar "una serie de filtraciones" a EL DÍA. "A la entrada del hotel nos esperaba un fotógrafo, pese a la advertencia de no hacer pública la convocatoria. Dichas fotos fueron usadas para sacar una noticia por parte del periódico EL DÍA en la que se cuestionaba a los firmantes y su compromiso socialista". Por todo ello, Raquel García, Leopoldo Díaz, Ruth Lorenzo, Julia Morales y José Alberto Delgado solicitan al PSOE de Canarias que "abra los expedientes de investigación que correspondan, así como se dé amparo a los firmantes".

Las direcciones insular, regional y nacional, que han actuado en este proceso para poner fin a la crisis del Ayuntamiento de Arona de forma coordinada después de que el alcalde haya perdido el control del pleno, afrontan en este momento la última fase de los expedientes de expulsión de José Julián Mena, Luis García y Agustín Marichal. Los tres han presentado alegaciones en el plazo que les dio el partido y que concluyó el pasado viernes. Ahora el instructor de los expedientes disciplinarios elevará la propuesta de resolución a la Comisión Ejecutiva Federal para su validación. Una vez validada, se trasladará a la Comisión Ejecutiva Regional para que de su conformidad. Será en los próximos días cuando se anuncie la decisión sobre una crisis que ha causado graves perjuicios al Ayuntamiento de Arona en un momento tan delicado como este, marcado por la pandemia de la Covid-19.