La empresa pública Cartográfica de Canarias S.A. (Grafcan), la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias y el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria, con la colaboración del Ayuntamiento y la Policía Local de Garachico, trabajan desde finales de 2018 en un novedoso sistema de alerta temprana de inundaciones costeras que ya es capaz de predecir de una forma fiable los riesgos del oleaje con tres días de antelación.

Este sistema, que está en constante actualización, comenzó con una ardua labor de documentación para obtener un inventario histórico de los principales episodios de inundaciones sufridos por Garachico en los últimos 50 años. Esta información se cruzó con la base de datos del estado del mar en cada uno de los días del último medio siglo que conserva la Universidad de Cantabria y que ofrece datos claves como la altura, dirección o periodicidad del oleaje en cada zona.

Gustavo Herrera, de Grafcan, destaca que este proyecto piloto de detección temprana cuenta con la participación clave del Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria, "que es la cuarta institución del mundo y la primera de Europa en producción científica en ingeniería marina y oceánica".

A esos datos históricos se han unido en los últimos años los derivados de la observación real recogidos por un sistema de medición de oleaje y corrientes, la cámara de alta definición y ultra sensibilidad (para visión nocturna) y los colaboradores del proyecto. Herrera detalla que este sistema se sumerge en las épocas de más riesgo, en otoño e invierno, para recoger datos durante varias campañas "pero no se queda fija". Este sensor nos ha permitido calibrar el sistema obteniendo datos muy precisos del mar en el municipio.

El modelo de predicción se retroalimenta con observación en campo y a través de la cámara lo que permite que sea cada vez más fiable y ofrezca un grado de acierto alto, tal y como se demostró en el último episodio de inundaciones leves en la zona.

"Ahora contamos con un sistema capaz de advertir, con 72 horas de anticipación, en qué zonas hay riesgo de inundación", subraya Herrera, quien avanza que la siguiente fase del proyecto será la incorporación de la inteligencia artificial: "Queremos que la cámara instalada sea capaz de detectar las inundaciones en tiempo real y de recabar datos de interés que, en el futuro, nos permitirá incluso obtener parámetros que sólo podríamos conseguir con la instalación de un equipo de medida de oleaje de manera permanente. Los modelos se irán perfeccionando y la predicción será cada día más fiable. Además, se trata de un sistema muy replicable que se podría trasladar a otros lugares".

Las observaciones se centrarán ahora en determinar, mediante trabajo de campo y observación directa, hasta donde llegan las inundaciones y en qué medida, para que en el futuro se pueda saber con antelación qué calles podrían verse afectadas e, incluso, con qué altura de agua.

El sistema implantado en Garachico está en constante evolución y tiene un elevado margen de mejora con iniciativas previstas como la incorporación de una batimetría más detallada.

Las predicciones meteo-oceanográficas basadas en los modelos numéricos, así como información instrumental de los parámetros de oleaje obtenidos mediante un equipo de medida, "permiten contar con un sistema de alerta temprana para la predicción de alta resolución de eventos de inundación en el corto plazo, a partir de una estimación fiable de los parámetros meteo-oceanográficos y de los procesos de interacción oleaje-costa".

Con los últimos fenómenos costeros, los promotores de la iniciativa han podido contrastar la fiabilidad y precisión del sistema de alerta temprana para la predicción de eventos de inundación costera en Garachico. El frente marítimo se ha dividido en 14 tramos sobre los que se calcula el riesgo de inundación. Esto se consigue combinando técnicas estadísticas y numéricas que transfieren la predicción del oleaje en el océano, proporcionada por el Organismo Público de Puertos del Estado, hasta cada uno de los 14 puntos situados en el frente marítimo. Para una reproducción fiable de los eventos de inundación se han ajustado formulaciones productivas tramo a tramo, considerando la heterogeneidad del frente marítimo. Esto es muy relevante, debido la complejidad del modelado de la hidrodinámica y su interacción con la costa.

La Villa y Puerto deja atrás gracias a esa iniciativa los tiempos en los que sólo la experiencia y la observación directa permitían prever condiciones de riesgo para el tránsito peatonal y de vehículos.