La Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias había declarado la prealerta por fenómenos costeros en Canarias para este jueves y puso el foco en el Norte de Tenerife, donde localidades como Garachico, Los Realejos, Puerto de la Cruz, Tacoronte o La Laguna recibieron un fuerte oleaje que, pese a dejar imágenes espectaculares, no generó daños de importancia.

La prealerta se basó en la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología y auguraba olas de entre 3,5 y 4,5 metros, sin descartarse algunas más grandes al tocar tierra, tal y como se pudo comprobar especialmente en el núcleo de Bajamar, en el municipio de San Cristóbal de La Laguna.

Las grandes olas se dejaron notar con mucha fuerza en el espigón de Bajamar, que superaron de forma reiterada durante buena parte de la mañana.

El Lago, cerrado. Las olas obligaron a cerrar, por precaución, el complejo de Ocio Costa Martiánez, en Puerto de la Cruz, donde se registraron algunos pequeños desperfectos. Fuentes del gobierno local aseguran que esto no impedirá que el Lago Martiánez reabra hoy sus puertas.

En la zona del muelle viejo, las olas también saltaron con fuerza el espigón e, incluso, se llevaron alguna letra del cartel con el nombre de la ciudad turística.

Playa del Socorro. La playa del Socorro, en Los Realejos, también presentó una estampa poco habitual: completamente engullida por el oleaje, sin un metro de arena a la vista y con las olas chocando con fuerza contra el muro del paseo, llegando incluso hasta la carretera cercana. Esta situación obligó a la Policía Local a cerrar de forma temporal el acceso hasta la playa.

Oleaje en Bajamar, octubre de 2020

Garachico llevaba toda la semana preparándose para la llegada de este primer temporal marítimo del otoño de 2020. Se prohibió el aparcamiento en la avenida desde el lunes y la vía se cerró completamente al tráfico desde las 22:00 horas del miércoles.

Las olas comenzaron a invadir la avenida marítima de Garachico a media mañana de ayer, pero sin excesiva fuerza y sin causar daños de importancia al mobiliario urbano ni a bienes públicos ni privados. Como es habitual, inundaron la piscina y el polideportivo. Pese a que inicialmente estaba previsto mantener el cierre de la avenida marítima hasta la mañana de hoy, el Ayuntamiento de Garachico decidió adelantar su apertura a las 19:00 horas de ayer, tras comprobar la mejoría del estado del mar.

Buena predicción de la boya. El alcalde del municipio garachiquense, José Heriberto González (CC), celebró que las olas no hayan producido daños ni incidentes de gravedad, y valoró el buen funcionamiento de la boya de control del oleaje, que había previsto con bastante exactitud lo ocurrido durante la jornada, incluso las zonas donde se producirían pequeñas inundaciones, entre el castillo de San Miguel y el antiguo campo de fútbol. "La boya detectó lo que pasaría. Cada vez predice mejor", aseguró González.

Este primer temporal del otoño en Garachico sirvió además para comprobar que, al menos con este tipo de oleaje, la nueva rampa de acceso a la playa del muelle ha podido resistir sin sufrir ningún daño en su estructura de madera.

Oleaje en Garachico, octubre de 2020