21 de septiembre de 2020
21.09.2020

Mena y el PSOE buscan una nueva mayoría en Arona por separado

Los contactos del alcalde excluyen a CC, por ahora, mientras nacionalistas y populares se reconocen mutuamente necesarios

20.09.2020 | 22:23
José Julián Mena Pérez, alclade.

La división por la mitad del Grupo Municipal Socialista a raíz del conflicto que protagonizan el alcalde, José Julián Mena, y el concejal destituido de Urbanismo, Luis García, causó la consiguiente pérdida de la mayoría absoluta que el PSOE logró el 26 de mayo de 2019, al ser secundados por seis ediles cada uno. Con un expediente disciplinario de expulsión abierto por la Ejecutiva Federal de su partido y la suspensión cautelar de militancia de ambos, los 14 integrantes del equipo gobernante permanecen en el Ayuntamiento de Arona bajo las siglas del PSOE.

Los órganos de dirección supramunipal de los socialistas buscan mantener la Alcaldía para el partido, lo mismo que su titular, cada cual por su cuenta. Los votos los tienen que pescar en una oposición en la que CC (4) y PP (3) se saben imprescindibles y se reconocen necesarios mutuamente para formar esa mayoría gobernante.

Aunque los pronunciamientos públicos hasta ahora niegan la existencia de contactos, lo cierto es que el Partido Popular ya ha sido tentado para su incorporación al grupo de gobierno, al menos en el caso de Mena. El contacto con el PSOE tendrá lugar durante la semana que hoy comienza, para lo que sus órganos insulares han citado a sus homólogos del PP. De momento, según las fuentes consultadas, los populares se limitan a escuchar conscientes de que el conflicto en el socialismo aronero genera "incertidumbre" y "parálisis" en el Consistorio, como ya ha manifestado su portavoz local, Águeda Fumero.

Aunque su partido decida expulsarle -medida probable-, José Julián Mena ha dejado claro, por activa y por pasiva, que se mantendrá como alcalde con el respaldo de los seis concejales que hoy le secundan (Raquel García, Francisco Marichal, Leopoldo Díaz, Ruth Alexandra, Julia Morales y José Alberto Delgado). Las dificultades para ello están en que necesita los seis votos que suman PP (3), Ciudadanos por Arona (2) -su socio en el mandato anterior- y Ciudadanos (1), cuyo concejal es aquél a quien relevó en la Alcaldía, Francisco Niño, quien fuera el último regidor de Coalición Canaria -sustituyó al histórico y condenado José Alberto González Reverón-, formación que parece excluida de cualquier posible pacto con Mena por decisión de ambas partes. De hecho, no ha habido contactos entre ellos.

El PSOE pone sobre la mesa la Alcaldía para sí aportando siete concejales (Luis García -aunque termine expulsándolo, pero el acta es personal-, José Luis Gómez, Juan Sebastián Roque, Dácil León, Pura Martín, Elena Cabello y Yurena García) y con el nombre de Dácil María León -número dos de la candidatura y actual concejala de Promoción Económica, Sector Primario y Empleo- como la primera alcaldesa aronera.

El cambio de alclade pasa por una moción de censura a Mena, previa expulsión. Para ello, deben sortear la interpretación de la legislación vigente al respecto puesto que hay expertos la considera imposible con la configuración actual del Pleno, y los hay que opinan lo contrario. Otra dificultad es que tanto Coalición Canaria como Partido Popular pedirán para sí la Alcaldía, conscientes de la debilidad del PSOE en el tercer municipio de la Isla y el quinto de Canarias por población, con un papel relevante en el PIB regional por su relevancia como destino turístico.

CC y PP hacen frente común en esta negociación, por el momento, conscientes de que esa alianza les hace fuertes ante la oportunidad de tratar de "liquidar" la marca Mena, que infringió a los nacionalistas una derrota histórica y humillante (CC pasó de tener 13 concejales a obtener cinco, en 2015, mientras el PSOE pasó de cinco a 12). Los populares tratan de sacar rédito de la situación en un municipio donde siempre han sido comparsa y a CC le llega la oportunidad con un partido "descabezado" (José Ramón Roríguez, su portavoz, ocupó el cuarto lugar de la candidatura). En esa línea trabajan ambas direcciones.

El complejo escenario político del Ayuntamiento de Arona hace que ningún partido descarte que José Julián Mena siga en la Alcaldía obligado a buscar apoyos para gobernar y teniendo que utilizar la vía del decreto al máximo que le otorga la ley. Mientras, todos quedan a la espera de la vía jurídica, a la espera de la decisión de la Fiscalía sobre los documentos y grabaciones presuntamente comprometedoras que le trasladó Luis García, con la cuestión urbanística de fondo. Así, hasta el final de un mandato que empezó con la mayoría absoluta (13) del PSOE (14), dilapidada en menos de un año.

En este escenario, parece claro que el voto de Antonella Aliotti, única concejal de Sí Podemos Arona, se mantendrá al margen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España