El Cabildo de Tenerife destinará 1,6 millones de euros a la contratación durante cuatro años de un equipo técnico experto que se encargará de asesorar al área de Infraestructuras de Tenerife 2030, que dirige Enrique Arriaga, en la redacción y ejecución de las obras del Complejo Deportivo del Centro Insular del Motor de Tenerife. El objetivo es que estos técnicos velen porque la infraestructura cumpla todos los requisitos impuestos por las Federaciones Internacionales de Motociclismo (FIM) y Automovilismo (FIA), para después poder llevar a cabo la explotación comercial de esta instalación.

Según la memoria justificativa de la contratación, el equipo técnico deberá estar conformado por seis personas, un ingeniero senior especialista en circuitos, dos ingenieros junior, un ingeniero industrial, un ingeniero técnico industrial y un auxiliar administrativo. Parte del equipo deberá desplazarse una vez al mes hasta la Isla para controlar el avance del proyecto.

El coste del presupuesto de licitación se ha establecido teniendo en cuenta los cuantiosos salarios que perciben los profesionales especializados en esta materia. El documento especifica que los sueldos del ingeniero senior especializado en circuitos y de los ingenieros junior superarían los 14.000 euros mensuales, mientras que el salario del ingeniero industrial se quedaría entorno a 7.700. El sueldo base del ingeniero técnico industrial superaría los 5.100, mientras que el del auxiliar administrativo alcanzaría a su vez los 3.100 euros mensuales.

Unas altas retribuciones que la Institución insular se encargará de abonar de forma parcial a través del contrato que se va a licitar, ya que en la empresa que resulte adjudicataria los técnicos no se dedicarán a jornada completa al proyecto del Circuito del Motor. Además, el área que dirige Enrique Arriaga prevé que las compañías que se presenten al concurso público formulen ofertas que rebajen el presupuesto base de licitación y finalmente la cuantía sea menor.

Aún así, las cantidades estipuladas suponen un desembolso importante en un momento de crisis económica con el objetivo de homologar un circuito, en el que no está previsto que se celebren ningún gran premio, sino que se utilizará solo para la realización de entrenamientos, carreras menores, la presentación de vehículos y el alquiler de coches de alta gama en circuito.

El documento señala que el Cabildo de Tenerife no cuenta entre su plantilla de personal con ninguna plaza que pueda ejecutar estas funciones y justifica estos altísimos salarios al considerar que se trata de profesionales "con una alta especialización", en un sector en el que los "parámetros económicos, no son comparables con los sectores tradicionales de la ingeniería y arquitectura". Añade que la búsqueda de empresas cualificadas en el diseño, dirección y ejecución de obras de circuitos profesionales de competición trasciende no solo el ámbito insular y nacional, sino que dentro del territorio de la Unión Europea, las opciones también son escasas. Además, la memoria indica que a todo esto se une "la dificultad de que la prestación de los servicios pretendidos tienen que ser ofrecidos particularmente en la Isla de Tenerife".

De esta manera, se estipula que parte del equipo deberá realizar visitas a la Isla de forma mensual. El documento insiste en que deberá ser el consultor senior ingeniero de caminos, canales y puertos y el ingeniero civil senior con especialización en diseño de circuitos de competición los que se trasladen hasta Tenerife para controlar el avance del proyecto. El coste de los billetes de avión, el alojamiento y las dietas se encuentra incluido en el coste total del contrato. Así como los viajes que uno de los ingenieros deberá realizar una vez al año a París y Roma, donde están las sedes de las federaciones internacionales.

En total, el presupuesto base de licitación será de 1,6 millones de euros, que se abonarán repartidos en cuatro años. En esta cantidad están incluidos tanto los salarios de los cinco miembros del equipo, así como el pago a la seguridad social, los costes indirectos, el beneficio para la empresa y el IGIC.

La memoria señala que el motivo para sacar ahora esta contratación es "adelantar el coste de esta infraestructura", con el objetivo de "posteriormente sacarla nuevamente al mercado mediante la figura del contrato de la concesión de obra pública mediante el derecho a explotar la obra ejecutada por esta Corporación". De esta manera, el equipo técnico se encargará de revisar los proyectos que ya están avanzados y después supervisará la realización de las obras.