El Cabildo de Tenerife repartirá cestas con productos básicos de alimentación a las familias con dificultades económicas de 7.473 menores de la Isla. Lo hará gracias al convenio acordado con la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, que permitirá entregar en 189 colegios tinerfeños cajas con comida, que irán destinadas a las familias de niños y niñas con cuota cero y uno en los comedores escolares.

El objetivo es paliar las carencias de alimentación que puedan sufrir estos menores tras el cierre de estos recursos, ya que en muchas ocasiones la comida que realizan en el comedor es su único acceso a una dieta equilibrada, ya que pertenecen a familias con graves problemas económicos que además pueden haberse visto agravados durante la crisis.

El convenio, publicado ayer en el Boletín Oficial de Canarias (BOC), expone que a través de este acuerdo, el Cabildo también busca canalizar los excedentes del sector primario, que se ha visto muy afectado por la paralización de la actividad debido a la pandemia y que ha sufrido dificultades para comercializar sus productos.

Por eso, la Corporación tinerfeña adquirirá parte de estos excedentes agrícolas y ganaderos, para después repartirlos en estas cestas de comida. De esta manera, a través de estas entregas se prevé repartir 359 toneladas de alimentos frescos de origen local.

El convenio estipula que el reparto se realizará en dos entregas en las instalaciones de los centros educativos, la primera se hará en el mes de julio y una segunda entre septiembre y octubre.

Cada cesta tendrá un peso aproximado de 24 kilos y contará con un valor de 30 euros. En cada una de ellas se incluirán 30 huevos, un paquete de gofio, un queso blanco, 12 litros de leche, dos kilos de papas, un kilo de cebollas, tomates y calabacines, un kilo y medio de col verde o roja, medio kilo de pimientos, así como algo más de dos kilos de fruta de temporada.

Para llevar a cabo el trabajo de reparto de las cestas de alimentos se contará con 28 entidades de voluntariado que estarán coordinadas por la Sociedad Insular para la Promoción de las Personas con Discapacidad (Sinpromi). Ellas serán las encargadas de entregar las cestas a las familias en los propios centros educativos, garantizando la distancia social y su privacidad.

Por su parte, la Consejería de Educación se encargará de abrir los centros en los momentos en el que se vaya a llevar a cabo el reparto y deberá comunicar a cada beneficiario el otorgamiento de la ayuda y la fecha y el horario para su retirada en el colegio. Asimismo, también comprobará la identidad de los padres, madres o tutores legales del alumnado beneficiario y se lo comunicará a las entidades colaboradoras del Cabildo que hayan sido designadas para que la ayuda se entregue a la persona adecuada.

El reparto se realizará en centros educativos de los 31 municipios de la Isla. De esta manera, Santa Cruz lo hará en 35 colegios, en La Laguna se llevará a cabo en 29 colegios, otros cinco en Tegueste, tres en El Rosario, siete en Tacoronte, dos en El Sauzal y otros dos en La Victoria. La Matanza suma dos colegios más, Santa Úrsula cuatro, La Orotava cuenta con 13 y Puerto de La Cruz con seis. Siete colegios de Los Realejos se beneficiarán de la medida, otros dos en San Juan de la Rambla, uno en La Guancha, ocho en Icod de los Vinos, uno en Garachico y otro en El Tanque. En Los Silos el reparto se realizará en tres centros, la misma cifra que en Buenavista del Norte.

En la comarca sur, el municipio de Candelaria suma cinco colegios, otro más en Arafo, cinco en Güímar, uno en Fasnia, tres en Arico y diez en Granadilla. En San Miguel la acción se llevará a cabo en cinco centros, en Vilaflor en uno y en Arona en diez. Cinco colegios de Adeje también se beneficiarán de la medida, seis en Guía de Isora y tres en Santiago del Teide.