11 de mayo de 2020
11.05.2020
Crisis del coronavirus La Orotava

La Orotava: la nueva normalidad se parece bastante a la de antes

La fase 1 de la desescalada permite la apertura de terrazas y comercios y propicia el regreso de los problemas de aparcamiento y hasta de las colas en la TF-5

11.05.2020 | 17:07

La fase 1 de la desescalada trajo hoy a La Orotava una nueva normalidad que se parece bastante a la de antes. De nuevo es casi imposible aparcar en el centro, se ven muchos coches en doble fila, la gente pasea, se vuelven a llenar las terrazas y numerosos negocios han vuelto a abrir sus puertas. En la calle, los villeros se reencuentran y comentan que parece un día de los anteriores al 14 de marzo, si no fuera por las mascarillas, los carteles que advierten de restricciones y las colas para acceder a algunos comercios.

La flexibilización de las restricciones ha permitido el regreso de los desayunos y almuerzos fuera de casa; el reencuentro entre amigos que bridan por la primera etapa superada, y la mezcla entre miedo y esperanza de los empresarios que reabren sus puertas y los clientes que salen a buscar eso que tenían pendiente.

Se ven grandes colas en el exterior de mercerías, como Doña Carolina, donde volvieron a repartirse números y largas esperas, hasta de una hora, para reponer el arsenal de hilos y otros elementos de costura. Y es que en el confinamiento se ha comido y se ha cosido mucho. También en otros comercios de moda y artículos del hogar, como 'El 99', llegaron a juntarse más de una veintena de clientes en busca de ropa, toallas o sábanas.

Las terrazas del 'Deyfe', 'El Tapias', 'El Gomero' o 'El Fariña' han vuelto a dar vida a la calle, donde ya es posible comprar en una floristería, una tienda de moda, un comercio de ropa deportiva, un bazar, una joyería, una tienda de artículos de pesca, un 'compro oro' o el típico comercio oriental, como el de Lu, quien pide disculpas a sus clientes por atender con mascarilla.

Muchos villeros salían de sus casas para realizar gestiones pendientes desde el 14 de marzo: Orlando buscaba una relojería para renovar la pila de un reloj que se paró en medio de la cuarentena para luego pasar por la iglesia que hace casi dos meses que no visita; Darkley se pasó el confinamiento esperando para recoger unas gafas que había encargado antes de que el coronavirus pusiera todo patas arriba, y Juan cogía sitio en la terraza de 'El Gomero' para tomarse algo y, sobre todo, para "volver a ver a la gente". Rita agradecía que "se vuelva a comprar en el pueblo" y que los clientes de siempre estuvieran esperando, antes de la hora de apertura, para volver a buscar complementos y calzado deportivo. Toca atender de uno en uno, con nuevas precauciones, "pero incluso los vamos a atender mejor que antes, con más paciencia y dedicación". Ha sido un día de reencuentros, pero también de temores. Nadie esconde la preocupación ante la posibilidad de una indeseada vuelta atrás.

Comerciantes y restauradores se debaten entre la esperanza y el miedo. El bullicio de las calles ha regresado, pero todos se preguntan: ¿será solo flor de un día? ¿el volumen de negocio será sostenible? ¿vendrá alguien mañana? Sólo los 'compro oro' esperan hacer su agosto en las próximas semanas. La crisis promete el empeño de las joyas del pasado para llenar la despensa o tapar agujeros que nadie esperaba antes del 14 de marzo.

La fase 1 de la desescalada ha permitido recordar, a ratos, la vida de antes. Hasta la Policía Local ha vuelto a multar coches mal aparcados. Si no se analizan los detalles, parece que es La Orotava de siempre. El Norte de siempre. Por volver, hasta han vuelto las colas a la TF-5.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España