El Cabildo trabajará con la Sociedad Estatal para la Gestión de la Innovación y las Tecnologías Turísticas (Segittur), dependiente de la Secretaría de Estado de Turismo, con el objetivo de establecer las líneas estratégicas para el desarrollo de la Isla como destino inteligente. Ello incluirá, además, la elaboración de un protocolo de actuación en el contexto del Covid-19, que será de utilidad para el destino durante el proceso de reapertura, tras el "cero turístico".

El consejero insular de Planificación del Territorio, Patrimonio Histórico y Turismo, José Gregorio Martín Plata, ha asegurado que este acuerdo, cuyas bases se firmaron en Fitur, "permitirá impulsar la isla como un espacio turístico innovador, consolidado sobre una infraestructura tecnológica de vanguardia, que garantizará el desarrollo sostenible del territorio turístico".

Martín Plata añade que "con el inicio de este trabajo conjunto, que llega, además, en un momento crucial para el futuro del sector del que depende un tercio de nuestro PIB, se promueve la accesibilidad universal y facilita la interacción e integración del visitante con el entorno e incrementa la calidad de su experiencia en el destino".

Por su parte, el consejero delegado de Turismo de Tenerife, David Pérez, ha expuesto que este trabajo implicará "la mejora del posicionamiento turístico del destino como tal y de los microdestinos que lo conforman". Todo ello se llevará a cabo en varias fases que pasarán por un análisis previo y el establecimiento de una hoja de ruta, un trabajo de campo y unas conclusiones y líneas estratégicas a poner en marcha. El objetivo: "que Tenerife se convierta en modelo de Destino Turístico Inteligente (DTI)".

Para el presidente de Segittur, Enrique Martínez Marín, el diagnóstico que elaborará la entidad para ayudar a la isla permitirá "responder a los retos más urgentes a los que se enfrenta Tenerife con medidas muy concretas".