20 de febrero de 2020
20.02.2020
Carnaval de Santa Cruz de Tenerife

Sedomir Rodríguez revalida el cetro de Carnaval

La Reina: Sara Cruz, con 'Sentir', creación de Sedomir Rodríguez para Alcampo. La gala fue un desfile de candidatas en medio de un festival de galardonados

20.02.2020 | 00:48
Sara Cruz, de Alcampo, reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2020.

Sara Cruz, con la fantasía Sentir, de Sedomir Rodríguez de la Sierra, en representación del Centro Comercial Alcampo, fue designada Reina del Carnaval, lo que supone que el diseñador ganador revalida el cetro que ya cosechó el pasado año. La corte de honor la integran como primera dama María José Chinea, de Jorge González Santana, de Fuentealta; segunda dama, Laura García Repo, de Borja Abreu, para Ron La Indiana; tercera dama, Judith Miguélez, de Dani Pages, para McDonald's y EL DÍA, y cuarta dama, Elizabeth Ledesma, de Santi Castro, para Carrefour.

La gala fue un desfile de reinas en un festival de galardonados, donde el mayor éxito fue el protagonismo de las 16 candidatas y que acabara en menos de tres horas, lo que evitó un momento más amargo. Pinceladas de Carnaval e intentos por levantar un espectáculo con dos caras. La prmera, desfile, y luego intento por despegar a ninguna parte, porque la coronación volvió a parar el espectáculo. Lo mejor, ya hay reina.

La gala comenzó a las 21:30 horas, en plan Marilyn Monroe, con la cara de Soraya -que parecía un emoticono- en tres pantallas en una versión lírica del 'Santa Cruz en Carnaval', himno compuesto por el maestro Agustín Ramos, para la cantante descender por unas escalinatas ubicadas en la boca del escenario para dar un giro y sacar orgullo de tradición.

Así, mientras la Orquesta Filarmónica estaba colocadada a izquierda y derecha del escenario, tomaron el protagonismo las rondallas y luego, momento glamour y llegó la reina saliente, Priscilna Medina, que pareció con su fantasía, para luego desprenderse el traje que le diseñara entonces Sedomir Rodríguez de la Sierra y protagonizar un baile propio de la década para, un nuevo giro... y todas las murgas del Carnaval en una gran formación, con trompeta en ristre entonar el 'Santa Cruz en Carnaval' que despertó los aplausos del público mientra las murgas desbordaba el recinto: salían por las pasarelas laterales y también por la escalinata central del escenario. Momento ballet, con el arrope de varias parejas de las comparsas, cambio de registro musical del 'Santa Cruz en Carnaval' de la mano de un pletórico Alexis Hernández, que entonó el himno con la misma soltura y naturalidad que quien lo hace desde en la ducha y de colofón, lluvia de globos para dar paso a los maestros de ceremonia: el propio Alexis Hernández -que se le hizo chico el escenario- junto a la Marilyn Monroe Soraya y Pedro Rodríguez, con una aburrida alegría, que saludó a la alcaldesa de la capital, pero no obvió que estaban los presidentes del Gobierno de Canarias y del Cabildo de Tenerife, entre otras autoridades.

La gala se parte para dar paso a la actuación de Cherry - The Ladies, que recrearon un momento de los años 50. Sigue el parón mientras Alexis Hernández peleaba por ganar tiempo para que Zeta-Zetas pudiera prepararse, pues interpretaba el tema en directo, si bien anoche interpretaron el tema de "Monumentos" con una calidad de CD gracias al magisterio de Carlos Mas y la actitud de la murga que se presentó ante el público explicando Santi Martel que "ojalá nunca tuviéramos que cantar" un tema para lamentar la desigualdad de la mujer con Javi Lemus alfrente de la dirección de la murga.

La obertura había tocado el corazón con el 'Santa Cruz en Carnaval' y las murgas y comparsas, pero la gala se había parado, y esa sensación la prolongó Zeta-Zetas con una canción de casi 8 minutos. Sobre el escenario un robot... que parecía propio de a murga 3D, pero era una cámara de la Canaria. El tema parecía eterno. Y la gala ya tenía ritmo. Ahora tocaba presentar al jurado, con Pedro Rodríguez en la mesa para dar paso a los encargados de elegir a la reina del Carnaval y su corte de honor. Eran tantos miembros de jurado... que parecía un bloque mas de aspirantes, y no había comenzado. Pero este momento jurado tuvo su momento emotividad, cundo se anunció que entre los encargados de emitir el veredicto estaba Mónica Raquel Estévez, la reina del Tajaraste, proclamada en 1987.

Y se hizo la voz del Carnaval, la de Alexis Hernández, para ir nombrando a las candidatas a reinas. Primer bloque, lo abrió la representante de Fedola, con dos caballos a los lados y una máscara detrás; siguió la candidata de Tin Quintero, con un homenaje al Carnaval de ayer y hoy, que se tornó en un payaso murguero-. En tercer lugar, 'Tajinaste', del diseñador palmero José Yeray Díaz en una apuesta por levitar mientras en la parte de atrás florecían tres grandes tajinastes que daban nombr la fantasía y, cerrando el primer bloque a cuatro, el regreso de Miguel Angel Castilla, el diseñador decano, con el que recreó un ambiente oriental a ritmo de mambo. Y de vez en cuando aparecia corriendo el robot con la cámara de la tele que se había convertido en lo más espectacular de la gala hasta ese momento.

Si se quería tomar la agilidad a la gala valía con escuchar el entusiasmo de Pedro Rodríguez, que marcaba el inicio del segundo bloque que abrió la representante de de Diario de Avisos y Alteza, con unas llamativas fresas y adornos en gomaeva,una creación de Santi Castro, que protagoniza un mano a mano con el otro creador de trajes de reinas que también presentaba dos candidatas: Daniel Pagés con una reina de novela: "Mararia", de Rafael Arozarena, con el que representó a McDonal's y EL DÍA. En tercer lugar, la propuesta de Sedomir Rodríguez de la Sierra para revalidar su primer y único cetro. Su diseño para Alcampo incorporaba un efecto, cuando la jóven parecía salir de una flor al caer unos pétalos y el llamativo contraste plateado sobre gamas de azules y Anaé con su versión de 'Santa Cruz en Carnaval'. El nivel del bloque contrastó con la candidata que cerraba el segundo pase, y eso que el traje era un diseño diferentes, pero antes había sido una exhibición de creatividad. De nuevo, carrusel con las protagonistas del segundo bloque. En este momento la gala era un desfile de reinas. Parecían que eran minutos para la publicidad y apareció la rondalla Valkirias, primer premio de rondallas, en un numero histórico al ser la primera vez que una formación lírica de mujeres ganaba el concurso genuino del Carnaval.


Y comenzó el tercer bloque de candidatas. Propuesta de Daniel Pagés para Dimurol con unas serpientes en una colorida creación; en segundo puesto, Ana Benavides, que revolucinó el desfile al reivindicar el protagonismo de la canidata sobre la fantasía, ella reinaba sobre el traje de Alexis Santana, que en ese momento estaría pensando si el primer triplete de reinas (infantil, de mayores y adulto) lo tenía a tiro. Siguió la candidata de Ferrertería Araya, fantasía que defendió la capitaba del club de lucha. Y cerrando el bloque un traje con el que Juan Carlos Armas se reivindicó en su estilo. En el carrusel del tercer bloque permitía ver a las cuatro candidatas; la grandeza de Ana Benavides quedaba diezmado si se comparaba con las otras tres.

Y antes de enfilar el último pase y tal vez para dar paso a la publicidad. Momento Fufa Travota...

Lo más parecido a Carnaval, la música con el que Jonathan Suárez abrió el cuarto y último bloque de aspirantes a reinas, una fantasía en tres tonalidades de rosas, para seguir con el 'puñetazo' que dio Jorge González Santana, para Fuentealta, reindicando que naranja y violeta combinan. Y de ahí a la candidata de Ron La Indiana, un elegante arlequín de Borja Abreu. Y cerrando el cuarto bloque y el desfile de candidatas la segunda propuesta de Santi Castro con la que aspiraba al cetro. De nuevo, el robot de la cámara de televisión alimentaba el espectáculo; era la 'rumba' de la 'gala' de María Díaz y Marco Marrero.

Casi habían trascurrido dos horas y los diseñadores que ganaron las reinas del Carnaval de 1993 a 1995 y que anoche dirigieron la elección tenían el difícil reto de inyectar ritmo y vértigo a una gala. Y llegó la Fufa, tres estrofas del Cubanito y pasacalle de Diablos Locos con una nutrida representación murguera cantando todos el himno trónico mientras Burlona hacía el cartel viviente de su canción. Sin duda, Diablos cantó "sacúdete" y despertó el recinto. En ese momento, la gala estaba en manos de Alexis Hernández, que despertó al público cuando se coló entre el público con un ramo de flores y fue arrollador, hasta el punto de hacer cantar el cumpleaños por el 50 aniversaario de los trónicos, y los 25 de Maxi Carvajal... testigo que hoy recoge Tomi Carvajal... De ahí, a las agrupaciones musicales, con Caña Dulce. Recuperaba ritmo la gala con las agrupaciones del Carnaval arrompando a Soraya que cantaba "Brindemos por el Carnaval", en "playback", que parecía recrear en las pantallas el conocido anuncio de fin de año.

Alexis Hernández intentaba sacar la cabeza y revindicar la historia de los grupos del Carnaval: 50 años de Bohemios, o los 40 de Chaxiraxi... Y llegaron las comparsas del Carnaval. De nuevo, el robot con cámara de televisión era de lo más llamativo. Y pasaron Tropicana, Joroperos y Cariocas en un intento por reivindicar el ritmo del Carnaval en la calle. Hasta que llegó Gala de la Reina, Reina del Carnaval, Reina Carnaval que parecía haber tenido la canción ideal para responder ¿qué tal la gala?: 'Ni una sola palabra'. El saludo de Paulina Rubio, de quien por la mañana se había dicho que Fiestas habría pagado poco menos de 100.000 euros por dos canciones en play-back y que no aclaró. Y su segundo tema... "Y yo sigo aquí esperándote". Dos canciones y... adiós por la puerta grande. Y parón para colocar a las ocho finalistas y proceder a una gala que fue un desfile de aspirantes con pinceladas de Carnaval.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España