09 de febrero de 2020
09.02.2020
Arona

Mena: "No vamos a esperar soluciones para el Sur con los brazos cruzados"

"Arona perdió muchos trenes, pero creo que los hemos ido recuperando", afirma el alcalde de Arona

08.02.2020 | 17:28
José Julián Mena es alcalde de Arona desde 2015.

"Llevamos demasiados años esperando y reivindicando", asegura el regidor aronero cuando reclama actuaciones y no palabras que resuelvan los problemas de una comarca que suma casi tanta población de derecho como el área metropolitana, con este municipio como su capital.

¿Por qué el Sur está tan callado ante los avances casi nulos registrados en los proyectos pendientes y esenciales?

El Sur nunca ha estado callado, al menos desde que yo soy alcalde. Hace escasas semanas respaldábamos a entidades como el Círculo de Empresarios y Profesionales del Sur de Tenerife (CEST) o Fepeco exigiendo medidas de choque para solucionar los graves problemas de movilidad que sufren Arona y la comarca, una zona de la Isla que cuentan con las mismas infraestructuras de hace veinte años, pero con el doble de población. Y no solo en cuestiones como la movilidad, sino sociales y sanitarias, como el Hospital del Sur, y educativas. Pero hay una realidad: No tienen la misma responsabilidad quienes no planificaron adecuadamente ni atendieron al Sur durante treinta años, y me refiero directamente a Coalición Canaria (CC), que quienes llevan poco más de seis meses, especialmente cuando ha habido un evidente cambio de sensibilidad. Mire, en medio año han pasado por Arona, y se han reunido con este alcalde en visita oficial, los presidentes de Canarias y del Cabildo, así como consejeras y consejeros autonómicos e insulares. ¿Qué querían? Simplemente, conocer las propuestas de Arona y comprometerse con colaborar en aplicar soluciones; además de p Para hablar de sanidad, de educación y de movilidad, entre otras cuestiones. Eso no es lo que ocurría antes.

¿Por qué los alcaldes de la comarca no se han reunido en lo que llevamos de mandato?

Lo deseable es que exista unidad entre quienes, dejando las siglas a un lado, tienen la obligación de proponer, exigir y reivindicar los asuntos esenciales para la comarca Sur en temas como la sanidad, los asuntos sociales o la educación. Mire, en estos momentos, los municipios más poblados del Sur, con Arona a la cabeza, cuman tanta población como Santa Cruz de Tenerife. Es decir, somos un área metropolitana, sin lugar a dudas. Lo somos con las necesidades que conlleva constituir un área metropolitana. Tenemos experiencias de colaboración con ayuntamientos de diferentes colores políticos, a través de organizaciones como la Asociación de Municipios Turísticos. Arona y este alcalde nunca hemos mirado las siglas cuando se trata de buscar soluciones que mejoren la vida de sus vecinos.

Transcurrido medio año desde que el PSOE alcanzó el poder supramunicipal, el Sur sigue sin avanzar en la solución a sus problemas. ¿Cuánto va a esperar la comarca para posicionarse?
Arona se ha posicionado claramente. No vamos a esperar con los brazos cruzados soluciones para la comarca Sur. Llevamos demasiados años esperando y reivindicando sin que los gobiernos de Coalición Canaria, en casi tres décadas, se hayan ocupado de las necesidades reales de nuestros municipios. Siempre he dicho que, si alguna vez tuvieron un modelo de planificación para la Isla, fracasó. Cuando hay que levantar la voz, como lo hicimos desde este Ayuntamiento hace apenas unas semanas, lo vamos a seguir haciendo. Es cierto, no obstante, que con el cambio de gobierno se vislumbra un cambio de actitud y una apertura al diálogo que hacía mucho tiempo que no se percibía.

Siguiendo en clave comarca, ahora los paritorios y quirófanos se demoran un año. Lo de eso que llaman hospital, ¿es una pesadilla?
El Hospital del Sur tiene que ser una realidad. Es absolutamente necesario. Debería estar terminado hace muchos años. Y no, no me resigno a considerarlo una pesadilla. Es una necesidad y es un derecho de mis vecinos y vamos a seguir presionando hasta que se termine.

Hablemos de temas domésticos. Ten-Bel fue un referente turístico y hoy es desastre para el que busca una solución. ¿Es un proyecto de recuperación truncado?
Como sabe, desde el área de Urbanismo se mantiene un contacto fluido con los propietarios de Ten-Bel, que es una urbanización privada, no podemos olvidarlo. Urbamismo trata de facilitar, en un marco de absoluta seguridad jurídica, que esos propietarios realicen las inversiones que deben hacer para reurbanizar Ten-Bel y que, posteriormente, el Ayuntamiento pueda recepcionarlo.

El puerto de Los Cristianos. ¿Fuente de riqueza o un problema?
El puerto de Los Cristianos es una infraestructura estratégica y creadora de riqueza que debe transformarse y adaptarse al proceso de modernización de Arona. El puerto se ha quedado encajonado en un núcleo pujante, con una población creciente que, además, es un nodo de comunicaciones muy importante, por lo que su actividad añade problemas de movilidad a los que ya existen, incidiendo no solo en Los Cristianos, sino en los propios accesos a la ciudad turística y contribuyendo a colapsar la propia autopista. Nuestro planteamiento es, a medio y largo plazo, que el puerto de Fonsalía tome el testigo de Los Cristianos como puerto de comunicación con el resto de Islas Occidentales y que Los Cristianos se oriente hacia el ocio y al recreo, además de a la actividad pesquera. Mientras tanto, y como sabemos que no estamos ante un proyecto inmediato, ya hemos pedido la implicación del Cabildo y del Gobierno de Canarias para reorganizar el tráfico que accede y que sale del puerto, de manera que cuente con una vía de comunicación soterrada, que sería la avenida Chayofita, de forma que ese tráfico salga directamente a la Autopista TF-1, sin impactar sobre el tráfico interior de Los Cristianos. En eso estamos y es una solución menos costosa que otras que se están planteando.

Lo citaba usted hace un momento: el puerto de Fonsalía. ¿La solución para el de Los Cristianos?
Fonsalía debe ser el futuro nodo de comunicaciones marítimas entre las islas occidentales porque Los Cristianos no da más de sí. El puerto se encuentra encajonado y genera un impacto enorme en la movilidad en el núcleo y en los accesos a la propia autopista del Sur.

Con el PSOE en el Gobierno central, ¿cree posible desbloquear la playa de Los Tarajales?
Con las obras en el litoral, tanto en paseos como en playas artificiales, y desde un punto de vista medioambiental, los proyectos tienen que estar bien planteados. Ya hemos visto cómo están impactando temporales como Gloria en paseos marítimos y en playas artificiales, por ejemplo. Es decir, que la sostenibilidad debe primar también en las obras que acometamos, por lo cual, lo que parece un problema puede constituir para nosotros una oportunidad. Debemos abordar la regeneración de la playa de Los Tarajales de la manera más adecuada, con menos impacto y con mayor sostenibilidad a medio y a largo plazo.

El Mojón, ¿una solución para Los Cristianos?
Una gran oportunidad, para Los Cristianos y para el conjunto de Arona. Es una zona en la que podemos crear un ámbito de alto nivel no solo turístico, con lo que eso conlleva en cuanto a inversiones y a creación de empleo, sino con grandes parques y espacios públicos sociales y culturales. Es un ámbito estratégico para la modernización del municipio.

¿Es el tren-tram San Isidro-Los Cristianos un remedio para la movilidad?
No es un sistema de transporte que suene mal. Pero esa idea se tiene que concretar en un proyecto tangible. Que no se caiga en el mismo error que con el tren del Sur. Tiene que haber proyecto y es fundamental el diálogo, el consenso con los ayuntamientos y con colectivos como el del transporte y el comercial, porque estamos hablando de una cuestión estratégica con multitud de derivaciones.

Este es el mandato del Plan General y ya da pasos en ese camino. ¿Qué espera de la participación vecinal?
Como sabes, uno de los grandes problemas que tiene Arona es que, por los errores de gobiernos anteriores, el planeamiento fue anulado en los tribunales, de manera que, de la noche a la mañana, el municipio se vio con un Plan General de Ordenación que data de los años noventa del siglo pasado, cuando la realidad de este lugar era totalmente diferente y Arona tenía la mitad de la población. En el mandato anterior iniciamos la revisión del planeamiento, el dibujo de lo que va a ser Arona en las próximas décadas. Los plazos que nos dimos se están cumpliendo. Hace unos días elevamos a consulta pública toda la documentación que se ha generado hasta el momento, a la cual todos los vecinos o entidades interesadas pueden plantear información o sugerencias. Es una parte del proceso muy importante, porque trata de reflejar, con el máximo rigor posible, cuál es la realidad actual de Arona. Así que es fundamental la participación del conjunto de la ciudadanía. Arona es de todas y de todos y su futuro pasa por todas y todos.

¿Y de la oposición?

La oposición tiene una enorme responsabilidad en todo este proceso. Sus miembros representan también a la ciudadanía de Arona y deben estar a la altura, colaborando, tratando de apoyar la modernización del municipio y nunca obstaculizándola. El planeamiento es un asunto muy serio como para utilizarlo con motivos partidistas. Entre unas siglas y Arona, debe prevalecer Arona. Ese es el compromiso del grupo de gobierno y de la oposición.

¿Cuál es el objetivo del nuevo planeamiento de Arona?

El objetivo primario es la resolución de los numerosos problemas urbanísticos que tiene Arona derivados de no contar con un Plan General de Ordenación que refleje la realidad y que causa muchos problemas diarios a los vecinos. Pero el PGO es, sobre todo, un instrumento de futuro, de planificación. Queremos una Arona moderna, sostenible, que asuma el liderazgo que le corresponde como capital de la comarca Sur y los retos que nos van a plantear los próximos años en materia de transformación digital, movilidad, educación, sanidad y servicios sociales.

Su gobierno destina muchos recursos, económicos incluidos, a la política social, pero, ¿el problema es tal que nunca son suficientes?

En políticas sociales siempre se puede hacer más, pero la clave es poner en marcha programas e iniciativas integrales, que vayan a la raíz de los problemas. Ese espíritu fue el que nos llevó a impulsar en Canarias Housing first, un programa para apoyar a quienes llevan muchos años en la calle y hacerlo de una manera individualizada; a combatir la soledad de los mayores a través de Pequeños Momentos, a colaborar con los pacientes oncológicos y sus familias en diferentes programas, como el transporte a los hospitales del Área Metropolitana, tema del que hablábamos antes; programas de mediación en problemas de convivencia, como AronaMedia; de prevención de la drogadicción y de las adicciones a fenómenos recientes, como los juegos de azar virtuales. Todo ello construye ciudadanía.

En los últimos cinco años no se han registrado escándalos políticos en este municipio. ¿Cómo lo hizo?

Realmente lo hicieron los ciudadanos de Arona, con su voto. Nosotros constituimos un gobierno con la finalidad de centrarnos en las cuestiones clave del municipio y hacerlo con honestidad, sirviéndoles a ellos y no sirviéndonos de ellos. Al menos esa es nuestra intención desde el primer día, pasar la página a la Arona en blanco y negro y escribir una nueva en color.

Arona es la tercera ciudad de la Isla en población, pero en el ámbito económico y de empleo su puesto está por encima. ¿Está costando recuperar el rol que le corresponde en la comarca?

Han sido cuatro años y medio de avances que no dejan lugar a dudas. Hay una realidad y es que en los últimos años, Arona había ido perdiendo muchos trenes, pero creo que los hemos ido recuperando y hemos logrado ser pioneros en muchas materias, no solo en la comarca Sur, sino en toda Canarias.

En su gestión, ¿de qué se siente más satisfecho?

Hay muchas iniciativas que hemos sacado adelante y otras muchas de las que hemos puesto los pilares, pero sus resultados se irán viendo en estos próximos años. Yo no quiero sentirme satisfecho, sino seguir trabajando con la misma fuerza que el primer día.

Lleva cinco años reclamando atención para lo que llama el Área Metropolitana del Sur. De hecho, alude a ello en esta charla. ¿Predica en el desierto?

No, no creo que siga siendo una idea. Ya es una realidad. Como le comentaba, los tres municipios más poblados del Sur tienen ya tanta población como Santa Cruz de Tenerife. Esa realidad necesita ahora de una vertebración. En todos los aspectos: de movilidad, conectividad, sanitarios, educativos? Y solo terminará de comprenderse si el Sur se une bajo la misma voz. Ese sentimiento ya ha calado y ahora lo que necesitamos es que el resto de Administraciones tomen conciencia de una voz que ya late en el corazón de los vecinos del Sur.

Visto que todo parece seguir igual, ¿no le parece que el Sur se conforma con tener representantes en las administraciones supramunicipales en detrimento de políticas eficientes para eliminar los problemas de la comarca?

Yo creo que es algo positivo contar con interlocutores en las Administraciones públicas supramunicipales, con personas con sensibilidad y que conocen bien los planteamientos de los municipios y sus ayuntamientos, que han estado en ellos y entienden lo que les planteamos. No obstante, para que ese contacto sea eficaz es importante que los municipios hagamos nuestro trabajo, que contemos con planificación y con proyectos. Es la única manera de que esa combinación se concrete en beneficio de nuestros vecinos. Y es así como estamos trabajando en Arona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Mapa Coronavirus España

Mapa Coronavirus España